La masturbación es la verdadera fuente de la eterna juventud


Masturbarse es genial, no solo porque es la definición del placer por el placer, sino porque tiene muchísimos beneficios para nuestra salud física y mental. Masturbarse es como comer judías verdes y que sepan a la mejor pizza que has probado nunca. La masturbación es, quizás, de las pocas cosas apetecibles que son buenas para la salud. Aquí van algunos motivos para que te masturbes aún más (y ya nos darás las gracias luego):

1. Reduce el estrés y la ansiedad  

Al masturbarnos liberamos endorfinas, nuestro sistema nervioso se relaja, quemamos energía y, por lo general, nos quedamos en un estado de calma tan agradable y placentero que, todo unido, reduce nuestro estrés. 

2. Aumenta el placer sexual y el sexo en pareja

Masturbarnos hace que nos conozcamos más y que cada vez sepamos con mayor certeza cuáles son nuestros puntos erógenos y cómo estimularlos, cómo tocarnos, cuáles son nuestras fantasías y lo que nos excita. Gracias a la masturbación, nuestro nivel de placer aumenta progresivamente, lo que nos ayudará a disfrutar mucho más con nuestras parejas sexuales.

3. Tonifica la musculatura vaginal y el suelo pélvico

Al igual que hacemos ejercicio para poner nuestro cuerpo en forma, cuando nos masturbamos no solo disfrutamos del placer de darnos placer, sino que además fortalecemos nuestra musculatura vaginal y suelo pélvico. Esto es algo que también podemos hacer con las bolas chinas y cuyos efectos son muy positivos, tanto para combatir el vaginismo y las pérdidas de orina como para mejorar nuestra vida sexual.

4. Mejora el cutis de la piel

Cuando nos masturbamos, nuestra presión sanguínea aumenta, y eso provoca que se bombee más oxígeno hacia la piel. Cuando llegamos al orgasmo, los vasos sanguíneos se abren y liberamos una hormona que se llama oxitocina. Esta hormona reduce la inflamación haciendo que mejore el aspecto de tu piel y que brille más y eliminando toxinas. 

5. Ayuda a dormir mejor

Una sesión de masturbación antes de irte a dormir mejorará la calidad del sueño. Según un estudio, “los orgasmos logrados a través de la masturbación se asocian con la percepción de una mejor calidad del sueño”. Esto se debe a la liberación de una hormona llamada prolactina, que se segrega durante el orgasmo, provoca cansancio y, como la oxitocina, hace que entremos en un estado de relajación. La próxima vez que te cueste conciliar el sueño, sustituye la melatonina por tu juguete sexual favorito.

6. Alivia el dolor, la migraña y los cólicos menstruales

Parece una fantasía, pero la ciencia así lo ha demostrado. Varios estudios avalan que tener relaciones sexuales ayuda a reducir los dolores de cabeza y las migrañas de forma considerable. Eso es debido a que, cuando nos masturbamos y, concretamente, cuando llegamos al orgasmo; nuestro cerebro segrega oxitocina, la hormona responsable del bienestar emocional, así como endorfinas, que son analgésicos naturales. Además, el estudio Mensturbation concluyó que masturbarse de manera regular reduce la frecuencia de los principales síntomas asociados a la menstruación, entre ellos los cólicos. 

7. Fortalece el sistema inmunológico

Masturbarse es salud. Según un estudio de la Clínica Universitaria de Essen, en Alemania, cuando nos masturbamos aumenta la circulación de linfocitos, un tipo de glóbulos blancos, y la producción de citoquinas, unas proteínas esenciales para el crecimiento de las células sanguíneas e inmunológicas. Tanto es así que la sexóloga clínica Gloria Brame asegura que “masturbarse es más saludable que cepillarse los dientes todos los días”, aunque, bueno, mantener la higiene bucal también es fundamental. 

8. Reduce el riesgo de tener cáncer de próstata

En 2004 se publicó un estudio que encontró que las personas con pene que eyaculaban más de 21 veces al mes reducían el riesgo de padecer cáncer de próstata en aproximadamente un 33%, en comparación con quienes lo hacían menos de siete veces al mes. 

...

 Así pues, no queda más remedio que masturbarse más. Y para masturbarse más y mejor, siempre va bien tener juguetes sexuales en tu mesita de noche, ya que te regalan muchas sensaciones placenteras distintas y sorprendentes. Para no caer en la misma rutina de masturbación, atrévete con alguna de las siguientes recomendaciones: 

  • Para pene: Lola 

  • Para vulva: Mambo y Morgan