“Es un misterio de la química humana y no lo entiendo: algunas personas, en lo que sentidos se refieren, simplemente se sienten como estar en casa” (Nick Hornby, Alta Fidelidad)

¿Te has preguntado alguna vez por qué alguien “te pone”? ¿O por qué sientes mariposas en el estómago cada vez que aparece SU nombre en el móvil? ¿O por qué te resulta imposible concentrarte cuando tienes a esa persona especial cerca? 🥴

¿Preparades para aprender de amorología?

No, no es Cupido ni la magia ni los astros. Todo esto se explica con la amorología. ¿Y esto qué es? Tal vez no hayas oído hablar de ella antes, pero es uno de nuestros grandes aportes a la humanidad. Conoce la ciencia que hemos creado en Platanomelón para entender esta cosa loca llamada amor.

Según la amorología, aquello que nos ocurre cuando alguien nos gusta o nos enamoramos tiene que ver, casi siempre, con el cerebro y sus movidas.

¡Bum! El cerebro tiene la culpa

Es precisamente en este órgano (poco sexy para algunas personas a simple vista) donde un ejército de hormonas que parece haber salido directo del Sónar hace de las suyas y provoca no solo los sonrojos, sudores y palpitaciones; sino también el enamoramiento 🥰

Pero vayamos por partes para entender qué pasa cuando nos enamoramos (o creemos estarlo). Gracias a las investigaciones de la amorología, hemos identificado tres etapas cuando nos referimos al amor: deseo, atracción y apego. ¡Conócelas!

El deseo o el “Hoy tengo ganas de ti”

Cada vez que sientes arder en deseo por alguien, hay dos hormonas que están haciendo de las suyas: la testosterona y el estrógeno. ¡Pero no lo hacen mágicamente!

Es el cerebro, concretamente un área llamada hipotálamo, quien estimula la producción de estas hormonas que avivan nuestro apetito sexual; eso que conocemos simplemente como “las ganas”.

Hormonas haciendo lo suyo

Nuestros cálculos en amorología concluyen que esta fase de deseo desenfrenado dura como mucho tres meses. ¿Demasiado o muy poco?

A ver, no te estreses: el cerebro envía las señales, pero nosotres también podemos acortar o prolongar esta sensación de… digamos, desenfreno.

Este fuego interior -o incendio, dependiendo de la intensidad de tus pasiones- puede avivarse y reavivarse una y otra vez.

Body Escote V de Leg Avenue

Siempre es buen momento para estrenar lencería VER MÁS ❯

Hay rituales de seducción que podemos poner en marcha y que no requieren complicarse demasiado: llevar una lencería sexy bajo un look “normalito”, encender unas velas aromáticas que (¡sorpresa!) también sirven para una sesión de masajes o estrenar ese juguete del que no dejas de leer las mejores reseñas, ¡ya sea a solas o en compañía!

Bala vibradora Mona de Platanomelón

Te presentamos a Mona VER MÁS ❯

La atracción o el “Hola, me pones”

Pasar de este deseo casi animal a sentir atracción hacia alguien es un proceso en el que participan nuestras hormonas (y no, no es el corazón; aunque las tarjetas de San Valentín te digan lo contrario).

Por ejemplo, si te sonrojas, te sudan las manos o sientes que el corazón se te va a escapar del pecho es porque estás generando norepinefrina. Y esto pasa porque el cerebro así lo ha ordenado 🤪

El cerebro en acción

Durante esta fase de tonteo, que dura como máximo seis meses según nuestros estudios de amorología, puedes llegar a generar tal cantidad de esta hormona que sientas euforia, te invada la energía y te resulte difícil comer o dormir.

Pero no es algo malo, porque también gracias a la norepinefrina recordamos detalles de esa otra persona que nos hacen reír a solas cuando vamos por la calle (y hacen que parezca que se nos ha ido un poco la pinza, pero bah 😊).

Otra variable importante en esta fórmula del amor es la dopamina, un neurotransmisor que se encarga de nuestro sistema interior de recompensas.🏆

¿Lo repetimos?

Esto explica no solo por qué disfrutas tanto cada beso y cada orgasmo con esa persona especial, sino también por qué quieres repetir ¡una y otra vez! estas buenas experiencias. Y, finalmente, aumenta nuestra atención y por eso recordamos con más detalle, por ejemplo, palabras o momentos con esa otra persona 🔥

Pero como no podemos andar por las nubes todo el tiempo, nuestro cerebro nuevamente se activa y hace un poco de policía de la atracción. O sea, regula y mantiene nuestro equilibro gracias a la serotonina.

Cuanta más serotonina tengas, más te sentirás en control de este huracán de la atracción. Uf... ¡Gracias, serotonina! 🌪

Con el ánimo (y el deseo) a tope apetece experimentar, entregarse a nuevas sensaciones, innovar… ¿Centrarte en tu clítoris? Si aún no conoces la magia de Lolita Plus, aquí te la presentamos. Un vibrador pensado para el clítoris que te guiará hacia orgasmos increíbles.

Vibrador Lolita Plus de Platanomelón

Conoce a Lolita, tu nueva mejor amiga VER MÁS ❯

¿Iniciarte en el disfrute anal? Charlie es una opción estupenda, ideal sobre todo para comenzar.

Estimulador prostático Charlie de Platanomelón

Que Charlie guíe tu placer VER MÁS ❯

¿Jugar? Oh, el huevo vibrador para divertirse a distancia. ¡Toma el control del placer!

Huevo vibrador Oh de Platanomelón

Cuqui y potente. ¿Acaso no es adorable? VER MÁS ❯

El apego o el “Estamos in love

Y, de repente, ya estáis con noches de peli y manta o desayunos en la cama. El amor, amigues… El amor ha llegado a vuestras vidas, pero… ¿has notado el trabajo inmenso (y algo agotador) que hacen nuestras hormonas para llegar hasta este punto?

Además de las que hemos mencionado, hay una hormona conocida como la “hormona del amor”. Es la oxitocina, la que está dando vueltas en tu organismo cuando construyes relaciones donde hay cariño y vínculo de por medio (sí, también la sientes cuando estás con amistades y gente querida) 💕

Víctimes de la oxitocina

Esta hormona a su vez promueve que quieras pasar tiempo con esa persona y marcar fechas en el calendario para aniversarios y escapaditas románticas.

Sí, todo te parece bonito; pero ten en cuenta que, según nuestras investigaciones en amorología, el enamoramiento no dura más de un año, al menos no con la intensidad de los primeros encuentros😲

No, no queremos que te dé el bajón (en especial durante San Valentín), así que tira de imaginación y ponte manos a la obra para que esa pasión no se apague. ¿Cómo?

Ya que hablábamos de escapadas y aniversarios, ¿por qué no animarlas con algún juego de control, por ejemplo? Mete a Cala en tu bolso de viaje o, si quieres, llévatelo puesto durante la cenita de aniversario 🤭 Será tu compi quien lleve el mando y lo encienda si pronuncias alguna palabra en especial o si alguien a vuestro alrededor lo hace.

Vibrador Cala de Platanomelón

Placer a distancia VER MÁS ❯

¿Y habéis pensado en anillos? ¡No, no los de compromiso! Estos molan tanto o más. Conoce a Otto, diseñado para potenciar vuestro placer (pene-clítoris) gracias a su estimulación vibradora durante la penetración 🌟

Anillo vibrador Otto de Platanomelón

El anillo soñado VER MÁS ❯

Y si ya andáis a tope de entusiasmo, subid un poco más la temperatura con unos aceites para masajes o con pintura corporal. ¡Dejaos llevar! 👀

...

Ahora que ya conoces cómo pasamos del deseo más primario al amor más romántico; solo queda dar las gracias a la amorología por estos fantásticos aportes y, por supuesto, al cerebro por generar caos y control al mismo tiempo en nuestras emociones 💘