Aunque no sepamos muy bien por qué, tenemos una obsesión por llegar a la vez al orgasmo. A lo mejor es porque lo vemos como un acto de amor profundo, pero la realidad es que es muy poco probable conseguirlo, y no nos aporta nada más que la posibilidad de estresarnos buscando llegar al mismo tiempo.

Además, el 75% de los hombres y persona con pene consigue llegar al orgasmo, mientras que solo el 30% de las mujeres y personas con vagina lo consigue. Son números que, en las parejas heterosexuales, no... no cuadran.

Fingir orgasmos

 

Y por si fuera poco, tampoco tardamos lo mismo en ponernos a tono. Es decir, tenemos diferentes tiempos de cocción, como las verduras: los hombres cis son mucho más visuales, lo que les permite excitarse más rápidamente. Por otra parte, las mujeres cis somos más de sensaciones, es decir, respondemos más fácilmente ante estímulos físicos (que nos toquen, nos acaricien, nos besen...).

Distintos tiempos de cocción

 

En definitiva, hay muchos factores que dificultan el hecho de llegar al mismo tiempo a ese orgasmo tan deseado y, por eso, muchas veces lo que sucede es que el chico/persona con pene llega y su compi con vagina – para evitarle preocupaciones, para complacerle o simplemente para terminar el acto sexual – finge su orgasmo.

Y ahí están ellas, con el pelo alborotado después de fingir algo tan maravilloso, pero sin haber disfrutado de esas increíbles sensaciones.

Es por eso que esto debe terminar. Los días de fingir orgasmos se han terminado. Y gracias a estos consejitos, será cosa del pasado:

 

1. Primero, lo más importante: comunícate

Si alguna vez has fingido – o te han fingido – un orgasmo, lo más efectivo es hablarlo con tu pareja. Los motivos pueden ser infinitos pero lo mejor es poner las cartas sobre la mesa y entender que no hay la necesidad de llegar a la vez, y que el placer de las mujeres y personas con vagina es tan válido y necesario como el de los hombres y personas con pene así que ¡lucha por tus orgasmos!

Sentaros, sin móviles y sin distracciones. Hablad libremente de lo que os encanta y lo que os gustaría cambiar en la cama. Sin atacar a nadie. El objetivo es mejorar vuestros encuentros sexuales.

 

2. Una ayudita extra para comenzar a jugar

No está de más aceptar un poco de ayudita de terceros si se trata de disfrutar al 100% del sexo. Y tenemos algo que os encantará.

Y es que, en el mundo de la cosmética, no todo son labiales y cremas hidratantes, también existen maravillosas cremas estimulantes capaces de hacerte ver las estrellas con tan solo un par de gotas:

 

Esta cremita hace auténtico honor a su nombre. Y es que, con tan solo un par de gotitas en el clítoris o en el glande del pene, sentiréis unas vibraciones que os pondrán a mil y os harán disfrutar muchísimo más de vosotr@s mism@s.

Vibrador líquido – VER MÁS ❯

 

Esta es otra de las maravillas del mundo de la cosmética erótica. Un par de gotitas en vuestras zonas íntimas y estarán listas para la fiesta. Os ayudará a aumentar la sensibilidad en la zona donde la apliquéis y, además, potenciará la erección del pene y os dará un efecto frío/calor intenso muy apetecible.

Crema Dragón

 

 

3. Mientras estéis en ello, ¡estimúlate!

Si tu objetivo es disfrutar de un orgasmo de 10 en pareja, la mejor manera para subir la temperatura y disfrutar es incluir vibrantes compañeros que nos ayuden a alcanzar el clímax. Unos que, además de ser superpotentes, sean monísimos. Aquí nuestra selección:

 

Este masajeador de clítoris es ideal para añadirle unas cuantas velocidades al asunto con un toque más que placentero. A parte de ser monísimo, es superpotente y está especialmente diseñado para darle cariñitos al clítoris de la mejor manera.

Masajeador de clítoris Ivo

 

Un minivibrador tan potente y versátil como Neo puede ser justo el ingrediente que os falta para estallar de placer. Es una pequeña pero muy útil ayuda para ese empujoncito que te falta para disfrutar del mejor orgasmo.

Bala vibradora Neo

 

Y si lo que queréis es que vuestras manos estén totalmente libres para disfrutar en todo momento de vuestros cuerpos, la mejor opción es un anillo vibrador como Otto. Con sus orejitas te regalará las mejores y más vibrantes caricias en el sitio adecuado.

Anillo vibrador Otto

 

4. Y si tu compi llega, no quiere decir que se haya acabado

Y si tu compi ha llegado antes que tú y necesita descansar su herramienta, no quiere decir que el juego se haya acabado. Hay muchas maneras de seguir disfrutando en pareja sin necesidad de esperar. Así que, ¡poned vibradores a la obra!

 

Si queréis disfrutar de la penetración más vibrante, la mejor opción es nuestro rey del placer Nico. Este vibrador conejito es perfecto para que sigáis la fiesta junt@s porque con sus dos motores es capaz de ¡todo! Estimula por aquí, estimula por allá... No hay zona erógena que se le escape.

Vibrador conejito Nico

 

...

Esperamos haber podido aportar nuestro granito de arena para que se dejen de fingir orgasmos de una vez por todas. Hoy en día ya no hay motivo alguno para hacerlo, y tenéis a vuestro alcance las herramientas para disfrutar al máximo de vuestros orgasmos