Has salido a la calle (o estás a punto de hacerlo) y esta vez vas al exterior porque sí, por diversión, sin ir a comprar pan o hacer deporte.

Empiezas a disfrutar de tu ocio sin tantas restricciones.

¡Viva el desconfinamiento! 🙌

Un poco más sutil

 

Por culpa del aburrimiento, durante este tiempo no ha habido medias tintas: o nos ha dado por comernos toda la despensa o hemos decidido que nos iban a fichar para los próximos Juegos Olímpicos 💪

Piensa que el resto del planeta está como tú. Tengas la forma física que tengas, sentirás las ganas de que tu vida vuelva a ser más participativa.

Te apetece socializar, tomarte algo, reírte y … ¡quieres ligar! Pero ha pasado tanto tiempo… 😦

Y es que, decimos que ligar es como montar en bicicleta, que nunca se olvida. Pero prueba a montarte en una bicicleta tras años sin usarla, ya verás qué risa. El arte del ligoteo también se oxida, sobre todo si para ligar hay que regresar a una normalidad… no tan normal 🤨

¿Estaremos a la altura? ¿Nos pondremos una mascarilla a juego con el vestuario?

¿Sabremos qué pasos seguir para lograr nuestros objetivos? 🎯

Seas como seas, te proponemos unos consejos para recuperar el sutil (o no tan sutil) arte del coqueteo 😎


¡Créetelo!

El principio de toda acción-reacción es creer en un propósito.

Sales para divertirte; pero también, ¿por qué no?, para conocer a gente que ponga un poco de picante en tu vida 🙊

No hay nada que perder… Muestra seguridad y habrás recorrido medio camino 🚀


Créetelo… pero con calma

Imagínate acudiendo a una entrevista de trabajo en la que alzas la voz y agitas los brazos como aspas de molino, mientras hablas de lo mal que está el mundo y cuánto odias al poder establecido.

¿Te contratarían? Seguramente no, a menos que el puesto sea de malabarista 🤹‍♀️

La actitud lo es todo. Calma. Eres una persona estupenda, a punto de conocer a otra persona (estupenda o no).

Lo estás haciendo por diversión, porque te apetece. Respira y sé tú 🙃

Y si cuando intentas ser tú, sobreactúas, sé tú mismx pero algo menos, al 70%. ¡Sobre todo, con tranquilidad!


Haz las cosas diferentes… o no

Recuerda aquella ocasión en la que intentaste entrarle a alguien y todo acabó en desastre. Si aquella ocasión no es un solo “aquella”, sino que hubo muchas; lo mismo es la hora de replantearte tu estrategia o tu falta de ella 🙄

¿Escoges siempre a la persona inapropiada? ¿Te comportas como si de repente te hubieras tomado 2 litros de café o, al revés, 15 tilas? ☕

Recuerda el dicho: “Si buscas resultados diferentes, haz cosas diferentes”.
Si algo no funciona, ¡cambia el patrón! 📣


¡Mira!

“Por favor, por favor, que se gire y me diga algo”. Sí, todxs lo hemos intentado. Y solo funciona en las películas del domingo por la tarde. 

Si quieres llamar la atención de una persona, a veces basta con observar con interés, pero debe haber un cruce de miradas 👀

¡Cuidado con mirar fijamente! Si tienes dudas, practica en casa delante de un espejo para evitar que parezca que estás a punto de cometer un crimen.


Y… ¡lánzate!

Pongamos que tienes que saltar un riachuelo. Si tuvieras que cubrir la distancia para no caerte dentro, ¿lo harías en dos pasitos o intentarías dar un gran salto? (y no vale usar una tirolina ni botas de agua, eh).

Siempre con empatía e interpretando las situaciones, llegará un momento en el que tendrás que dar un paso… En ocasiones, una gran zancada.

¡Todxs tenemos miedos! Pero el mundo se disfruta mucho más si dejamos de lado la timidez 🤸‍♀️

Preséntate y deja que todo fluya.


Tienes mucho que decir

Y si eres capaz de usar el sentido del humor, mejor. Hay pocas cosas tan sensuales como saber sacar una sonrisa 🤪

Si el sentido del humor no es lo tuyo, aprovecha tus mejores recursos. ¡Todo el mundo tiene una bonita historia que contar!

Quizá puedas sacar tu lado más sensual y jugar con las palabras. ¡Experimenta! Seducir hablando es muy divertido 😏


Yo-conmigo

Estás en medio de una fiesta y conoces a alguien que no para de hablar de SU casa, SU perro, SU coche, SU trabajo, SU ex (¡huye!) 😐

No te pregunta nada.

De hecho, tienes la sensación de que si en un descuido te sustituyeran por un holograma sonriente, la persona “Yoyó” seguiría hablando sin problemas.

Tú no interesas. Estás cumpliendo la función de diván.

Aplícatelo. Sin querer, todxs caemos en la “mismidad”.

En ocasiones, nuestra vida nos absorbe tanto que podemos llegar a aburrir por exceso de protagonismo 🤴


Si fluye, fluye…

Aunque nos empeñemos, todo en la vida fluye… o no, y no hay nada que hacer.

Por mucho esfuerzo que pongamos en que las cosas vayan bien, quizá nos demos cuenta de que lo que parecía un flechazo, no es más que un tropezón.
Si ves que la cosa no funciona ni va a funcionar, mejor no forzarlo.

¿Para qué? El río está lleno de peces 🐟

Mejor dejar de leer una mala novela en la página 10 que llegar hasta el último capítulo.


El interés es interesante

En ocasiones la diferencia entre “Parece una persona interesante” y “Es un completo encanto” se basa exclusivamente en mostrar interés o halagar de forma sincera, siempre que no nos pasemos al extremo del peloteo cargante y descarado.

Te gusta que te valoren, ¿verdad? Al 99,9% de las personas también 👌
El 0,1% restante se ha quedado en casa, batallando en un videojuego.


El truco del misterio

Decía Groucho Marx que Es mejor estar callado y parecer tonto, que hablar y despejar definitivamente las dudas”. 

Tampoco se trata de ser la persona más inteligente.
En ocasiones no sabemos qué decir o simplemente disfrutamos de la conversación 💭

Aunque se lleva eso de dar la opinión sobre cualquier cosa (modo tertulia), también se aprende escuchando… y resulta atractivo.

Y es que… ¡todo el mundo sabe hablar, pero muy poca gente sabe escuchar!

¡Ojo! Escucha real, activa y participativa. No vale ir con el piloto automático puesto.
Nada de persona florero 💐


¡Ha funcionado!

De repente, ves que todo ha salido mejor de lo pensado o justo como pensabas y te estás yendo con quien será tu nuevx compi de juegos. ¿Qué hago? ¿Cómo me comporto? 😮

La otra persona seguramente se sentirá como tú, con el corazón a mil y la excitación de la incertidumbre.

Relájate. Usa la cabeza y disfruta de la expectativa de lo que está por venir… Te lo mereces 😉

Y si has llegado hasta aquí, quizá te interese el siguiente bonus.

 

6 tips para gestionar una “cita improvisada”

Déjate llevar, pero hasta donde quieras

Como persona adulta que eres, es el momento de disfrutar de su cuerpo… y del tuyo.

Aprovecha y pásalo genial, pero sin que después haya lugar para lamentos. “Dejarse llevar” no es igual a “Hacer algo que me apetece bastante poco”.

Ya habrá tiempo, si te apetece, para un “Sombras de Grey” 🎠

 

La comunicación, desde el primer momento

El lenguaje no verbal es maravilloso: un gesto, un guiño, una caricia, un pequeño azote… 🔥

Pero no hay nada tan elocuente como el lenguaje verbal, decir “Esto me gusta, esto no me gusta”.

Cuando vas a un restaurante, ¿dejas que te pongan lo que sea o tú decides el plato? Se vive mejor pidiendo “a la carta” 😉

 

Comunicaos, pero no hace falta hablar de ex 

Seguro que te ha pasado alguna vez. Estás en un momento fantástico, disfrutando al máximo… y de repente te hablan de otra persona que no conoces de nada (ni ganas de conocerla).

En los casos más extremos, incluso te comparan situaciones o recuerdos. Ni lo hagas ni dejes que lo hagan. Mejor cortarlo al principio, de modo suave: “Si no te importa… Somos nosotrxs los que estamos aquí y ahora” ❌


“Lo siento, es la primera vez que me pasa”

Ya seas una persona con vulva o con pene, quizá no alcances tus propias expectativas, o puede que le pase a tu compi de juegos. Quizá se llega muy rápido, no hay excitación suficiente, o… simplemente, os dais cuenta de que lo que parecía una buena idea, ya no lo es.

¡No pasa nada!
Háblalo, tomate la situación con humor y ya veremos cómo evoluciona la cita inesperada. Estáis pasando un buen rato, ¡no es una oposición! 🤗

 

Encuesta final

Podría ser, perfectamente, el título de una película de sobremesa, y el argumento sería tan malo como el título. 

Una “encuesta final” no es necesaria, pero si te apetece dar/recoger una opinión, estupendo.

Tampoco es lo mismo decir “Me ha encantado”, que ponerte en modo web de reseñas: “¿Qué te ha parecido? ¿He estado bien? ¿Cuántos orgasmo has tenido? Dime, en una escala del 1 al 10…”. 

Sí. Lo sabemos, ya lo has vivido… ¡A todxs nos pasa!

 

...

Y, por último, recuerda que ¡en Platanomelón puedes encontrar ese extra de excitación que buscas! 💣