¿Alguna vez, teniendo relaciones sexuales, te ha apetecido ponerte encima, pero, en realidad, estabas más pendiente de esa lorcilla que se asoma o de cómo hacer que tus pechos no sigan el curso de la gravedad en lugar de dominar la situación como toda una sexy diva?

toda una sexy diva

All my single ladies, all my single ladies

Todo esto está muy relacionado con un aspecto fundamental de nuestras vidas: la autoestima sexual. Y es que de ella dependerá que estemos – o no – satisfech@s con nuestra vida íntima.

Por eso hoy vamos a aprender a querernos más, con 7 trucos para aumentar la autoestima sexual.

¿Cómo saber si se tiene la autoestima sexual baja?

Antes de entrar al detalle y ponernos de lleno con los consejitos, debemos poner nombre y cara a esas señales que pueden significar que tenemos una autoestima sexual baja, como pueden ser:

  • Rechazamos nuestro cuerpo y/o nuestros genitales: no estamos 100% a gusto con lo que tenemos y, muchas veces, nuestro físico o nuestros genitales pueden significar un problema a la hora de disfrutar de nuestra sexualidad.
  • No nos atrevemos a probar cosas nuevas en la cama o, bien, lo hacemos, pero refunfuñando que no nos gusta.
  • Tenemos tanta preocupación por dejar el listón alto que podemos tener ciertos problemas como: falta de deseo, dificultad por llegar al orgasmo y/o problemas de erección que, incluso, pueden llevarnos a evitar las relaciones sexuales.
  • Interpretamos negativamente, o como un rechazo, cualquier comentario de nuestra pareja o compi de juegos.

La aceptación como vehículo para aumentar la autoestima sexual

No vale lamentarse o vivir intentando echar el tiempo atrás. Para tener una buena autoestima sexual es primordial que aceptemos tanto nuestro cuerpo como todas las experiencias que hemos vivido hasta el momento.

Debes tener en cuenta que la cultura en la que vivimos y hemos crecido tiende a calificar al hombre y las personas con pene según su desempeño sexual, y a la mujer y las personas con vagina de acuerdo a su belleza física. Esto nos encasilla y nos pone caminos muy distintos y difíciles de igualar, que pueden afectar a su autoestima sexual.

Ten siempre presente que la percepción que tienes de ti mism@ puede no tener nada que ver con la realidad, ya que está condicionada por todo aquello que hemos aprendido de nuestros padres y madres, de la gente que nos rodea o de la sociedad en la que vivimos. Así que, vence tus temores y aprende a aceptarte y valorarte como realmente eres. Ponte ese conjunto que tanto te gusta, sin preocuparte por lo que pueda opinar tu vecina; baila en el medio del salón como si nada más importara y olvídate de la vergüenza; haz realidad tus fantasías sin miedo a lo que pueda llegar a pensar tu pareja y saca tu lado más salvaje en la cama.

Y si te encuentras con personas que no sienten atracción hacia ti, ¡no es el fin del mundo! Cada persona tiene gustos distintos, así que eso no significa que debas adaptarte para gustarle a alguien. ¡Quiérete para que puedan quererte!

7 trucos para aumentar la autoestima sexual

Y sí, que todo esto que decimos está muy bien, pero tú quieres más, quieres un plan de acción, cosas que puedes ir probando y ver cómo funcionan en ti… Pues aquí tienes los 7 truquitos para aumentar la autoestima sexual:

1. No te canses de darte cumplidos: podemos pasar mucho tiempo arreglándonos para vernos guap@s, pero no nos dedicamos ni 5 minutos delante del espejo para ver realmente lo guap@s que somos. Por eso, añade un nuevo ejercicio a tu rutina matinal: ponte delante del espejo, mírate a los ojos y di: "Soy guap@. Me gusta lo que veo" y continúa con tu rutina habitual. Haz esto durante 30 días. Aunque al principio te parezca una tontería, verás cómo habrá cosas que cambiarán dentro de ti.

autoestima sexual ejercicio

Este ejercicio te ayudará a sacar lo mejor de ti

2. Aclara tus dudas y hazlo con frecuencia: nuestra conducta muchas veces se rige por información incorrecta o incompleta, así que regálate la oportunidad de resolver tus dudas y de aprender cada semana una cosa nueva, ya sea consultando blogs o vídeos que te gusten.

3. Aprende a conocer tu cuerpo: centímetro a centímetro, descúbrete. Explora tu cuerpo y conoce todos esos rincones donde tienes más sensibilidad y que más te hacen vibrar. Dedícate tiempo para ti: ponte cómod@ en tu cama, desnúdate y acaríciate. Si quieres elevar la temperatura y disfrutar un poquito más, puedes hacerte con un masajeador potente ideal para estimular tu cuerpo y, por qué no, también tus zonas erógenas, como Diva. Una vez sepas esos lugares que te hacen vibrar, compártelo con tu pareja para que también te haga vibrar.

masajeador wand diva

Se convertirá en tu mano derecha del placer

4. Actúa como si te sintieras una persona muy sexy: toma el rol dominante en tus relaciones sexuales. Demuéstrate seguridad a la hora de hacer las cosas y poco a poco acabarás sintiéndote realmente así. El primer paso para ser algo es creérselo.

5. Prueba nuevas cosas en la cama y date el permiso de fantasear y llevar tu mente a otros niveles. Y, si te sientes a gusto, comparte esas fantasías con tu pareja y proponeos llevar a cabo algunas que a amb@s os parezcan excitantes.

6. Aprende a decir que no, y a poner límites a aquellas cosas que no quieres hacer o aquellas conductas que, simplemente, no te gusten.

7. Y, por último, si no sientes deseo sexual, ¡averigua la causa! Esto podría estar provocado por alguna enfermedad, por un problema físico, por algún medicamento que estés tomando, por creencias o costumbres negativas con respecto a la sexualidad o, incluso, por alguna experiencia negativa que hayas tenido en el pasado.

Disfruta libremente de ti y de tu sexualidad. Recuerda que solamente tenemos una vida y hay que vivirla sin remordimientos ni arrepentimientos :)