Trucos para no morir en el intento y nuevas ideas para probar en la ducha 

Clásica tarde de desenfreno en la que quieres probar cosas nuevas con tu pareja, coges y dices “¡Vente a la ducha!”, mientras miras con ojos pícaros a tu pareja. Hasta aquí todo bien. El drama empieza cuando entráis en la ducha, os ponéis cara a cara, el agua empieza a caer desde arriba, el pelo se te pone por toda la cara y empiezas a hacer muecas con la boca para no tragar agua. Resbaláis; cuando os tocáis, el agua irrita más vuestros genitales que lo que los lubrica; no encontráis una postura cómoda y… fin de la sensualidad. Esa fantasía que parecía la mejor idea del mundo se transforma casi en una pesadilla, pero lo importante es que os peguéis unas buenas risas y salgáis sin nada roto. 

Para que la próxima sesión de ducha sexy sea un poco más exitosa, te traemos unos cuantos trucos:

Tips básicos de seguridad para tener sexo en la ducha:

  • Pon una alfombrilla antideslizante. Te salvará del mítico resbalón indeseado y cortarrollos.  
  • Busca un punto de sujeción seguro. Aquí no vale la estantería que se aguanta con ventosas en la pared ni la cortina. Necesitáis algo más estable como la barra de la ducha para sujetar vuestros cuerpos en movimiento. 
  • Agua templada o calentita. Como no sabéis exactamente cuánto va a durar vuestro encuentro bajo la ducha, mejor no tener el  agua demasiado fría para no pillar un catarro poderoso, aunque sea en verano. 
  • Usa lubricante. Aunque pueda parecer contradictorio, el agua no lubrica. Te recomendamos tener cerca un lubricante a base de silicona no se diluye con el agua y os aportará la lubricación necesaria. En el caso de que uséis juguetes de silicona, recuerda utilizar lubricante a base de agua en grandes cantidades. 
  • Protección siempre. En la ducha, como en cualquier otro espacio, sigue habiendo riesgo de contraer ITS y de embarazo. Usa la protección que más te convenga. Si usas preservativo, no utilices jabón o productos de baño que puedan hacer que se rompa.
  • Un juguetito sumergible. Vuestro mejor aliado también puede ser un juguete, muchos son aptos para jugar bajo el agua, como Mambo, Lola o Pim Pam Pum

Prueba nuevas experiencias bajo el agua de la ducha

El sexo, como ya os hemos contado muchas veces, va mucho más allá de la penetración: las caricias, los besos e incluso las palabras son sexo. Abrid un poco la mente para experimentar con todo eso bajo la ducha: 

Enjabonarse mutuamente puede ser muy placentero. Con la esponja o con vuestras manos recorred vuestros cuerpos con el jabón (dejando los genitales y orificios sin enjabonar, ya que puede producir irritaciones o infecciones). También podéis usar el cabezal de la ducha para aclarar vuestros cuerpos y jugar con el agua. La sensación cuando alguien te mima de esta manera es una maravilla. 

Distintas sensaciones. Jugad con la alcachofa de la ducha, con el frío y calor, más o menos presión del agua. Dejaros llevar por vuestra imaginación y aprovechad que estáis en un ambiente diferente. Si necesitáis alguna idea erótica, aquí os dejamos una. 

Sexo anal. Igual puede ser el momento de probar el sexo anal — siempre usando lubricante a base de silicona y siguiendo los pasos necesarios. Estar bajo el agua puede ser una buena excusa si os da miedo manchar. Prueba a estimular el ano con la alcachofa de la ducha, puedes usar también los dedos y, si te apetece y estás en ese punto, puedes probar a introducir un dedo. Recuerda ayudarte de un lubricante para hacer más placentera la experiencia.

Prueba con el squirt. Otra práctica que puedes disfrutar bajo la ducha si te da apuro empapar tu cama, sofá o suelo. Si quieres saber cómo experimentarlo, pásate por nuestro artículo sobre el squirting. ¡Además, en la ducha lo podrás gozar en compañía!

Jugando con un juguete. Los juguetes sexuales, aparte de darte mucho placer a solas, son también ideales para disfrutar en compañía. Como te hemos comentado en la intro, hay muchos que son sumergibles. Te proponemos a Mambo (para vulva), Lola (para pene), Harry (para vagina) o PimPamPum (para estimulación anal). 

BSDM bajo el agua. Coge el control atando las muñecas de tu pareja a la barra de la ducha, pregúntale qué quiere que le hagas y juega con el momento en el que llega al clímax. Recuerda que en el BDSM es imprescindible que se establezcan unos límites previos a la práctica, así como una palabra de seguridad para que se pueda parar la práctica en cualquier momento.

Posturas del Kamasutra para disfrutar bajo la ducha 

Si aparte de todo lo que te hemos explicado, en algún momento os apetece experimentar con la penetración, te dejamos unas cuantas posturas para que lo disfrutes más: 

De pie

Por detrás

kamasutra sexo ducha

Para esta postura, poned una pierna en el borde de la bañera, la otra en el suelo y las manos en la pared. La persona que penetra lo hace por detrás, ya sea vaginal o anal.

En el suelo de la ducha o bañera

Flor de loto 

kamasutra sexo ducha

La persona que penetra se sienta en el suelo, y la penetrada se sienta encima rodeando a la primera con las piernas. Es una postura que permite mucho contacto y conexión emocional, ya que os permite miraros directamente a los ojos. 

La “V” o vaivén

kamasutra sexo ducha

La persona que penetra se sienta en el suelo con las piernas rectas, y la otra se pone encima, mirando hacia su pareja y con las piernas estiradas hacia delante. La primera toma a la pareja por la cintura acercándola y alejándola. La penetración es bastante profunda en esta postura. 

Dale una oportunidad al sexo en la ducha, aumentarás la intimidad, os daréis muchos mimos y, sobre todo, saldréis de la rutina. Eso sí, no os olvidéis de los trucos de seguridad para no tener un buen susto. Y si aún así no lo conseguís, esperamos que al menos os echéis unas buenas risas.