¿Eres una persona con próstata? ¡Felicidades, acaba de tocarte el punto P!

Aún un gran desconocido para muchas personas, el punto P es una zona escondida en la anatomía humana capaz de llevarte a territorios inexplorados que nunca imaginaste. Puedes conseguir orgasmos muy intensos, distintos a los habituales.

Este artículo pretende ser un mapa para que dejes de andar (tan) perdido en este tema 🥳

¿Te apetece? ¡Vas a conocer tu propia zona G! 

¿Cómo se llega? ¿Qué es?

Buenas noticias: no hace falta que hagas las maletas. El punto P está muy cerca. También se le llama próstata y se encuentra en el interior del recto, debajo de la vejiga y delante del recto. Tiene una característica muy particular: está lleno de terminaciones nerviosas esperando a ser estimuladas

La próstata se hincha con la excitación y es la encargada de producir el líquido seminal que se expulsa cuando se eyacula.

 Si “indagas” con el dedo (mejor poco a poco y usando lubricante) alcanzarás una zona carnosa y ligeramente abultada, a unos 5 cm de la entrada. ¿Ves? Estaba al lado. ¡Ya has llegado!

Conoce tu cuerpo y sabrás cómo darle lo que le gusta 😏

Cuando sientas excitación es posible que notes la glándula si acaricias la zona del perineo (entre el ano y los testículos). Ve presionando la zona poco a poco, explorando… Cuando llegues a un punto que te causa una sensación “rara” (como si quisieras orinar), estarás sobre el punto P en su zona exterior. 

¿Por qué debería probarlo?

Antes de nada, ¡no hay garantías! Hay personas que consiguen rápidamente orgasmos mediante la estimulación del punto P, pero a otras les cuesta más trabajo.

El motivo por el que hay que intentarlo es el mejor y más básico: ¡máximo placer! Los orgasmos prostáticos son muy, muy intensos. De hecho, en algunos casos se consiguen multiorgasmos. No suena mal, ¿verdad?

¡Porque te place!

Antes de empezar, toca desinhibirse.

Puede que tengas reparos en explorarlo, ¡pero, tranqui! No te arrepentirás. Es placer para todxs (siempre que haya próstata). Estamos hablando de una sensación física que resulta tan natural como estornudar. Lo hacemos porque es placentero… y bueno por nuestra salud.

No lo decimos nosotrxs, lo dice la ciencia 🤓

¿Saludable? ¡Sí, así es! Los masajes prostáticos se recomiendan para prevenir el cáncer de próstata. Muchas personas han descubierto los orgasmos prostáticos por pura casualidad.

Mejor limpio

Uno de los motivos que pueden tirar para atrás es la zona en sí. Tiene fácil solución: lo primero, es mejor haber ido al servicio con anterioridad, para que no haya molestias ni impedimentos. 

Si quieres “máxima seguridad” (¡por si las fugas!), se puede optar por una ducha anal previa, como esta, de fácil utilización y limpieza: 

 

 

Como los chorros del orooo  VER MÁS ❯ 

Para esta primera vez usaremos nuestros propios dedos, así que mejor que estén bien limpios y sin uñas afiladas o mal limadas. ¿Quieres sentir aún más protección? Puedes ponerte un condón en el dedo, ¡y a jugar!

La primera vez

Si conoces a una persona experta en la materia, confías en ella y te apetece probarlo… ¡adelante, con ayuda es más fácil! 

De todos modos, nuestra recomendación, al menos la primerísima vez, es que empieces por experimentar a solas, a tu ritmo y relajadx, en un sitio donde estés a gusto.

Conocerte a ti mismx es la mejor baza para disfrutar al 100% en el sexo 🥳

Empieza por lubricar adecuadamente la zona. Después, busca algo que te excite y mastúrbate. La glándula prostática se hará más grande, será fácil localizarla y “le apetecerá” ser acariciada. Puedes empezar por el exterior con un leve masaje en la zona del perineo. 

Hazlo poco a poco y en una posición lo más cómoda posible. Si te sitúas en cuclillas, por ejemplo, tus músculos estarán más relajados y te será más fácil jugar. Ahora que estás preparadx, introduce tu dedo índice o corazón en el recto. Es posible que al principio resulte incómodo o incluso que duela un poco. ¡A fin de cuentas es algo nuevo para nuestro cuerpo!

Cuando llegues al lugar (una especie de nuez carnosa), prueba a estimularlo. Hay dos técnicas que suelen dar buen resultado:

  • El botón. Toca repetidamente, como si quisieras que te abriesen la puerta. Se trata de que encuentres el ritmo adecuado para ti
  • “Ven aquí”. Flexiona el dedo apuntando hacia el ombligo, como si estuvieras indicando a alguien que se acercara a ti. Empieza muy lentamente y ve incrementando la velocidad. 

Con el tiempo, tú mismx sabrás la presión que debes ejercer y el tipo de caricia que más te gusta. ¡Todo es probar!

 

¿Ejercicios Kegel? También para personas con pene

Quizás hayas oído hablar de los ejercicios Kegel. Se suelen usar para fortalecer la musculatura del suelo pélvico tras el parto y también para prevenir pérdidas de orina y prolapsos y mejorar los orgasmos y la lubricación. Las personas con pene también se pueden beneficiar de este tipo de ejercicios, ¡y la estimulación de la próstata te servirá para este propósito!

¿En qué te beneficia? Además de evitar pérdidas de orina, aumenta la resistencia sexual y disminuye la eyaculación precoz 😊

Quizá “los músculos del suelo pélvico” suena algo abstracto. ¿Sabes cuando estás orinando y, a voluntad, decides parar el chorrito? ¡Pues estás usando estos músculos! 

Todo es cuestión de autocontrol 🙊

De hecho, si repites esta operación varias veces, estarás haciendo un ejercicio Kegel. Lo mismo sucede cuando aprietas el esfínter a voluntad, como si estuvieras haciendo flexiones en la zona. ¡Estarás musculándote por dentro!

Para que veas lo sencillos que son, te proponemos lo siguiente: puedes probar a sentarte en una silla todo lo rectx que puedas. Pon las manos en las rodillas y separa las piernas. Ahora, contrae como si quisieras cortar la orina. Aguanta unos segundos y repítelo varias veces.

¿Ves? Son ejercicios fáciles que podemos realizar en cualquier momento y lugar del día para mejorar nuestra salud sexual.

La técnica te ayudará

Ahora que has empezado a experimentar, ¿quieres la ayuda de todo un experto? Tenemos la solución.

Primero, si tienes miedo de que duela, puedes probar a usar un lubricante específico para la zona anal. Tiene la densidad justa para que permanezca en su sitio y, al tener una base de agua, es compatible con el uso de preservativos.

Esta vez, Charlie será tu ángel 🤩 VER MÁS ❯

Después empieza con los dedos y, una vez te apetezca, prueba con Charlie, un estimulador prostático que te ayudará a alcanzar el máximo placer. Tú solo tienes que hacer ligeros movimientos circulares con la muñeca 😉 

Lucky Luke versión Platanomelón 😜 VER MÁS ❯

Aunque si quieres algo más avanzado, hemos diseñado a Luke para que llegue directamente al punto P. Es completamente seguro, sumergible y con un diseño especial, ¡la punta se mueve hasta 30 grados! Imagina las posibilidades… Y para que solo te concentres en el placer, sin pensar en nada más, tienes un mando a distancia para cambiar sus nueve velocidades. Además puedes utilizarlo tanto a solas como en pareja... ¿te lo habías planteado?

... 

¡Esperamos que disfrutes de tu “nueva” zona G, con letra y sensaciones propias!

 El punto P te espera para que le saques el máximo partido. Un pequeño punto para ti, un gran paso para tu placer… 😉