Puede ser que lleves tres mil años con tu pareja y quieras darle una chispa de aventura a vuestra relación, tal vez se trate de una persona nueva a quien quieres sorprender; o simplemente que te ha dado por ahí estando a solas en tu casa un sábado por la noche tranquilamente. Sea como fuera, no es lo mismo jugar en la cama que en la cocina. Obviamente.

Que el sexo es genial ocurra donde ocurra está claro. Es una experiencia divertida, refrescante, excitante y que une mucho a sus participantes, pero absolutamente todo tiene sus pros y sus contras. Nosotr@s te los enumeramos, tú decides.

El baño

O la bañera/ducha, para ser exactos. Otro clásico, sobre todo cuando eres joven y ves muchas pelis en las que el sexo en la ducha parece fácil. Seamos realistas, el sexo en la bañera/ducha es genial, pero requiere un nivel de equilibrio superior al sexo en la cama.

Pros

  • Limpio (o al menos eso esperamos...)
  • Calentito
  • Es muy acompañable de una copa de cava bien fresquita
  • Tienes la posibilidad de culminar el acto con una ducha refrescante y ¡como nuev@!
  • El jabón
  • Puedes jugar con temperaturas

Contras

  • El agua reseca –viva la ironía –, así que ten a mano un buen lubricante a base de agua. Los preservativos pierden efectividad en el agua, así que es mejor que consideres otros métodos de barrera
  • Si lo hacéis de pie, asegúrate de usar una alfombra antideslizante, evitemos desgracias

Platanomelón recomienda: ¿Conoces a Ivo? Convertirá todos tus baños en una experiencia que desearás repetir.

La cocina

Expectativas

Estás haciendo la cena y, de pronto, tu pareja sexual te mancha la cara con un poco de harina. Sí, con harina, porque no nos engañemos, los carbohidratos son nuestros mejores amigos. Sexo maravilloso sobre la encimera de la cocina.

Realidad catastrófica

Estás abriendo un yogur, porque este año (por algún motivo que desconoces) has decidido empezar la operación bikini antes de mayo, y ves el bote de nata montada en la nevera. El sexo puede ser una excusa para terminar dándote el capricho de la nata. Llamas a tu pareja. Viene feliz de la vida. Te sube a la encimera. Muy alta. Te das continuamente contra los armaritos de la encimera de la cocina. Muy baja, tu compi no está a gusto. La nata está pegajosa. Resultado: ducha para limpiar el estropicio y, si eso, sexo en el dormitorio.

[lead-capture]

Realidad decente

Tienes una encimera normal. El resto va solo. Podéis aprovechar el tracatrá de la lavadora para darle un toque más vibrante al acto, o un anillo vibrador, que va bastante mejor, porque no tendréis miedo de romperlo con el fragor de la batalla.

La terraza/el balcón

Para los amantes del aire libre, la terraza puede convertirse en su lugar favorito para jugar. Y no nos extraña, te contamos por qué.

Pros

  • Las vistas. Disfruta de la noche estrellada, el cielo azul, toda la ciudad o lo que sea que se ve desde tu balcón
  • El morbo de poder ser visto. Seguramente sea imposible que os vean, pero oye, la posibilidad de que un dron de Amazon esté sobrevolando la zona en ese preciso instante siempre está ahí

Contras

  • Estáis a la merced de la Madre Naturaleza. Hemos exagerado un poco, lo sé, si llueve os metéis dentro (u os quedáis singing in the rain) y ya está
  • Es un enclave sexual estacional, en primavera y verano el balcón es ideal, pero en otoño/invierno o salís con un nórdico o nanai

Platanomelón recomienda: estaría bien que echaras un ojo a nuestra gama de juguetes silenciosos, para no llamar la atención de nadie en el vecindario.

El dormitorio

Terminamos con el dormitorio, un clásico. Campo de guerra por antonomasia. El lugar de juegos favorito para la mayoría de la gente. ¿También el tuyo?

Pros

  • Cómodo
  • Mullidito
  • Es muy fácil dormirse nada más terminar

Contras

  • Poco original (el lugar en sí, sabemos que ahí se pueden hacer maravillas)
  • Es demasiado fácil dormirse nada más terminar

Platanomelón recomienda: si decides quedarte en el dormitorio, te recomendamos que avives el fuego con cualquier juguete de la colección de 50 Sombras de Grey.

Por supuesto, no todas las experiencias tienen que quedarse dentro de casa, existen mil lugares donde poder tener sexo de manera cómoda y placentera. ¿Te atreves a contarnos cuál es tu lugar favorito para jugar con tu pareja? Déjanos un comentario en el blog o en nuestra página de Facebook, ¡nos encantará escucharte!