Sí, flipad, se puede

Siempre lo vemos en las pelis, y parece maravilloso. Facilísimo. Luego cogemos a nuestra pareja por banda y le decimos un “Házmelo aquí mismo, de pie”. Y sin replicar, con todo su vigor, te agarra y... nada, no va. No fluye. Tú te agachas, tu pareja se pone de puntillas. Y al revés. Hacéis el pino puente, pero nada, no hay manera, nada que ver con las pelis.

Luego está el clásico “Agárrame y yo te rodeo con las piernas”. O sea, ¿en serio? ¿Somos acróbatas del Circo del Sol o qué?

Así que venimos a decirte que hacerlo de pie es posible (¡bieeeeen!), quema muchas más calorías que el sexo horizontal (descubre cuántas calorías quema el sexo aquí).

Y también a indicarte cómo hacerlo, por supuesto ;)

Antes de presentarte las posturas que arrojarán luz al tema queremos decir que estas están pensadas para todo el mundo: pene y vagina, vagina y vagina, pene y pene... Solo hay que echarle un poquito de imaginación al tema y, si la ocasión lo requiere incorporad juguetes, será mucho más sencillo.

Contra la pared

La básica para quienes se inician en el noble arte del sexo de pie. Si nunca lo has probado o solo has tenido una cochambrosa experiencia que terminó con un maravilloso tirón en la ingle, esta postura es ideal. Ponte de espaldas a tu pareja y, ligeramente doblad@, déjale entrar en ti.

Lo mejor de esta postura es que tienes un soporte extra: la pared. Además, podrás controlar la velocidad y la profundidad de la penetración, ¡así tendréis acceso privilegiado al clítoris!

Tip Platanomelón: Es la postura ideal para jugar delante del espejo. O en la ducha. Eso sí, hazte con una alfombra antideslizante (el post trata de cómo hacer el amor de pie sin morir en el intento).

El koala

Es la que vemos en las pelis. Se puede hacer, pero para ello necesitamos lo siguiente: fuerza y bastante resistencia física. Es la postura ideal para comenzar a jugar, pero necesita práctica (lo sentimos, tendréis que hacerlo mucho) para llevarla a cabo durante todo el coito.

Tip Platanomelón: colocad una silla detrás de la persona de pie, para que la otra pueda apoyar las piernas. De este modo, quien sujeta a la otra persona no tendrá que cargar con todo el peso y será más fácil moverse con agilidad.

El sillón de la reina (o del rey)

Dóblate en un ángulo de 90 º, echa tus brazos hacia atrás y deja que la otra persona los agarre mientras te penetra desde detrás. Es una posición superexcitante en la que la persona que penetra marca la velocidad, el ritmo y la intensidad mientras tú disfrutas y te sientes la persona más sexy del mundo.

La carretilla

Con el cuerpo flexionado apoyado sobre una superficie horizontal y las piernas en el suelo, deja que tu pareja sexual te penetre desde atrás. El peso de tu cuerpo estará repartido entre l@s dos, se trata de una postura cómoda y muy placentera, ya que amb@s podréis marcar el ritmo de la penetración.

[lead-capture]

Teoría de cuerdas

Para l@s amantes del BDSM (o l@s amantes de dichas prácticas), os recomendamos que probéis lo siguiente: haceos con unas cuerdas como estas, y deja que ate tus muñecas en un lugar alto. Tendréis que poner un enganche en la pared para realizar esta postura, pero merecerá muchísimo la pena. Estaréis cara a cara, y ofrece mucha versatilidad en cuanto a posturas, ya que la persona que penetra no tendrá que aguantar el peso completo de la otra, sino que independientemente podrá soportar parte.

El trípode

Se llama así porque solo tres piernas estarán en el suelo. Frente a frente, coloca una de tus piernas alrededor de su cadera. De este modo, la penetración será superprofunda, y amb@s podréis controlar el ritmo del coito. Esta postura es sencilla y permite mayor intimidad.

Tip Platanomelón: es la postura ideal para llevar a cabo en la cocina. Empezad contra la nevera y terminad sobre la encimera. ¡Será una experiencia deliciosa!

El flexo

La hemos bautizado así porque en esta posición necesitas doblarte hasta tocar el suelo con las manos. Si ves que no llegas, puedes utilizar la cama como soporte. Una vez en esta posición, tu pareja sexual te penetra desde detrás (con el pene o con un juguete). Esta postura permite una penetración superprofunda; así que es recomendable que empecéis suave y vayáis aumentando la intensidad poco a poco.

De cuclillas

Ponte de espaldas, de cuclillas en la cama y dejando caer tu peso sobre su pecho, deja que tu compi de juegos sujete tus caderas mientras te penetra por detrás. Es una posición supersexy y atrevida que te permite estar en total control de la situación.

...

Así que ya sabes, sustituye la sesión de cardio en el gimnasio por una buena sesión de sexo de pie, ¡y disfruta como nunca!