Seguro que alguna vez has oído hablar del sexo tántrico, que en alguna ocasión ha despertado tu curiosidad. Incluso puede que te hayas planteado practicarlo, el problema es que no sabes ni por dónde empezar. ¿Nos equivocamos? Pues bien, vamos a evitarte horas y horas de búsquedas en Google con esta guía que hemos creado, que te ayudará a comprender mejor en qué consiste el sexo tántrico y cómo iniciarte en su práctica. El tantra, y todo lo que le rodea, es una temática muy extensa sobre la que podríamos escribir miles de páginas; pero no queremos eso ahora tampoco, solo queremos darte las 5 claves que te ayudarán a iniciarte en el sexo tántrico.

¿Qué es el sexo tántrico?

El sexo tántrico es una práctica basada en el tantra, una filosofía de vida de origen oriental que utiliza la energía sexual para conseguir una conexión contigo mism@. Surgió hace más de 4.000 años en la India y el Tíbet, como una forma de protesta contra la religión, que afirmaba que para alcanzar la iluminación, debía rechazarse la sexualidad.

¿Qué busca?

El tantra busca expandir la conciencia del ser humano y conectarlo al mundo espiritual. A pesar de lo que mucha gente cree, el sexo tántrico tiene que ver con un enfoque mental más que con una técnica específica. Sin embargo, la mayoría de la gente lo percibe únicamente como una práctica en la que el acto sexual puede durar horas y horas.

¿En qué se diferencia del sexo convencional?

A diferencia del sexo tradicional, que está principalmente dirigido al orgasmo; el sexo tántrico deja la eyaculación en un segundo plano. El sexo tántrico es un viaje cuyo destino no es el orgasmo, sino disfrutar del viaje en sí mismo.

Para practicar sexo tántrico, necesitas una pareja que esté en la misma onda que tú, ya que el contacto físico es extremo, pero la finalidad es experimentar con total intensidad cada sensación mediante caricias y masajes mutuos.

5 claves para iniciarse en el sexo tántrico:

1. El ambiente

Ya que es una experiencia diferente a lo que haces habitualmente, prepara el ambiente creando un entorno superagradable y especial: luz tenue, temperatura suave, música relajante, velas aromáticas... lo que os haga sentir más a gusto. El objetivo es que todos los sentidos estén bien despiertos.


2. La importancia de respirar

Una buena respiración es una de las claves para practicar el sexo tántrico. Debéis sentaros desnud@s enfrente, mirándoos a los ojos, respirando de manera pausada hasta que vuestra respiración se sincronice.

[lead-capture]

3. La importancia de sentir

Empieza a besar a tu pareja suavemente al principio y ve subiendo la intensidad. Acompaña los besos con caricias y masajes, sin prisa alguna. Utiliza un aceite de masaje, será un gran aliado para despertar los sentidos del tacto y del olfato, ya que intensificará el placer y las sensaciones en todo el cuerpo. Al principio no os deberíais tocar los genitales. Concentraos en el momento, disfruta de las sensaciones de placer sin preocuparte por lo que viene después.

Aceites de masaje Shunga

4. La penetración

¡Llega el momento más delicado! Recuerda que la penetración es un paso más del acercamiento de los cuerpos, no una meta. Para dominar el ritmo durante la penetración, tenéis que ir descansando y respirando lentamente aunque estéis muy excitad@s. Cuando el orgasmo se acerque, la solución es dejar el pene inmóvil dentro de la vagina para evitar la eyaculación.

5. El éxtasis

Después de unas horas de caricias y masajes, vuestros cuerpos estarán en un punto de excitación altísimo que hará que os sintáis junt@s en un solo cuerpo. Cuando el orgasmo se produzca, sentiréis un inmenso placer de la punta de la cabeza hasta los dedos de los pies.

Aunque no es fácil alcanzar una duración máxima en el primer encuentro tántrico, no desistáis. Como todo en la vida, iréis evolucionando con la práctica ;)

...

Recuerda que la respiración, la concentración y la paciencia son básicas para conseguir buenos resultados. ¡Namasté!