Entendemos squirting como la expulsión de un líquido transparente e inoloro por la uretra. Aunque lo del chorro potente que se ve en las películas subidas de tono no es tan frecuente y es difícil de conseguir. De hecho, no todas las personas pueden hacer squirt.

Si quieres saber más sobre ello, te recomendamos que veas este artículo, donde desmontamos mitos sobre esta técnica y te enseñamos cómo conseguirlo con tu pareja. En este artículo aprenderás a provocártelo a ti mism@ 💪🏼

Pero antes debes saber que el squirt no necesariamente va vinculado al orgasmo. Por eso es importante que no tomes las películas eróticas como referencia. No te compares, lo fundamental es disfrutar del placer sexual.

Pasos para provocarte el squirt

1. Acomódate

Es superimportante que estés en un sitio cómodo, que te produzca confianza y te permita ser tú mism@. Por otro lado, debes saber que la estimulación en la zona G a veces puede hacerte sentir como si tuvieras pipí, por eso es recomendable que, antes de ponerte al lío, vayas al baño y te asegures de vaciar la vejiga. Así, si tienes esa sensación, podrás dejarte llevar porque sabrás que no se trata de orina.

2. Relájate y excítate

Lo hemos dicho muchísimas veces: cuando se trata del placer sexual, es vital estar en una situación de relajación. Tienes mil formas de lograrlo, por ejemplo, regálate una duchita con un peeling incluido, aplícate suavemente una crema hidratante por el cuerpo o pon musiquita de jazz e incienso y quédate en pijama o simplemente sin ropa, para así notar mucho más el tacto de las sábanas.

Ahora que estás relajad@, es importante que logres excitarte. Te recomendamos fantasear con tu imaginación, con esa persona que te pone a mil o con esa situación que te da tanto morbo. Pero si ese día no tienes mucha creatividad, puedes recurrir a relatos eróticos como los que tenemos en nuestro blog o a películas subiditas de tono.

3. Focalízate en el punto G

Cuando empiece la fiesta y suba la temperatura, comienza a despertar tu cuerpo: acaríciate y roza el clítoris para encenderte. Una vez estés preparad@, utiliza lubricante para introducir el dedo o dedos en el interior de la vagina e intenta buscar el punto G. Este se encuentra en la pared vaginal frontal, a una distancia de entre 3 y 5 centímetros de la entrada de la vagina.

Lo notarás porque es un área un tanto rugosa, de una textura similar a la zona del paladar más cercana a los dientes. Es ahí donde tienes que hacer presión con un movimiento parecido al de “Ven aquí”. Puedes ir cambiando de ritmo y forma de acariciarte, lo importante es que sientas placer al hacerlo.

movimiento "ven aquí"

Movimiento “Ven aquí”

4. Estimula el punto G y el clítoris a la vez

No te olvides del clítoris. Algunas personas consiguen tener squirt solo con la estimulación de su clítoris y otras con la estimulación de ambos puntos. Una vez controles la estimulación interna (que es la más difícil de localizar), roza con tu mano el clítoris, que sabemos que ya lo tienes controlado 😏 Ve cambiando de ritmos y de presión y nota cómo aumenta la excitación a medida que vas acelerando.

5. Déjate llevar

Y ahora llega la mejor parte: cuando notes que te está encantando y casi se te haya olvidado lo de hacer squirt, déjate llevar. No pienses en la sensación de ganas de orinar, relaja los músculos y disfruta del placer. La estimulación en ambos puntos provocará que hagas squirt sin darte cuenta.



Si no te sale con los dedos, no te preocupes, es muy posible que no tengas la capacidad de seguir el ritmo que le gustaría a tus genitales. Prueba con un juguetito como Mila, que hace el movimiento interno de “Ven aquí, por lo que presiona el punto G. Por otra parte, su forma de conejito está destinada a acariciar el clítoris de forma externa 🐰 Es perfecto para la estimulación simultánea que te permitirá lograr el squirt.


Encuentra tu punto G con el “Ven aquí VER MÁS ❯

Ahora que ya conoces todos los pasos (y hasta el compañero perfecto), es momento de dejar todo lo que estés haciendo y ponerte a investigar. Consigue estimularte a ti mism@ hasta que logres hacer squirting. Aunque no te salga la primera vez, sigue probando, podría ser cuestión de práctica y paciencia 😌 Y si no es el caso, ¡no te preocupes!

...

¡Lo importante es que disfrutes de tus orgasmos, no hace falta manchar las sábanas! 💦🔥