De la misma manera que en otras ocasiones hemos desmentido mitos sobre el sexo, hoy vamos a hablar de prácticas que tal vez te parecerán surrealistas pero que están más al día de lo que crees. Y es que, aunque puedan parecer de Marte, los fetiches nos ayudan a conocer nuestros límites y a disfrutar del sexo de una manera distinta a la que conocemos. ¿Te apuntas? 😏

Fetiche sexual. ¿Y esto qué es?

En la cama hay cosas que te gustan más y otras que no tanto, ¿no? Pues un fetiche sexual también consiste en sentir una excitación muy fuerte por algo. Con la diferencia de que ese 'algo' es una parte del cuerpo supuestamente NO erógena, como pueden ser los pies👣; o bien un comportamiento socialmente NO reconocido como excitante, como por ejemplo compartir ropa íntima o sentir dolor.

Pero, precisamente por el hecho de ser algo poco conocido, o supuestamente poco practicado, los fetiches resultan aún más excitantes para quienes los practican.

Fetiches sexuales

Llevar los fetiches en secreto resulta más excitante

La filia o parafilia, primas hermanas de los fetiches

Ojo, no debemos confundir fetiches con filias o parafilias, ya que, aunque la relación entre estos es muy estrecha, son dos cosas muy distintas:

Explicado de manera sencilla, hablamos de filia o parafilia cuando alguien necesita el fetiche (lamer un pie, por ejemplo) para excitarse. Es decir, que si la persona que padece esta filia no lame el pie de su pareja sexual, no se va a excitar. Como ves, la diferencia no es menor.

Ahora que ya está todo más claro, ¡vamos allá! 👇

5 tipos de fetiches

Aunque la lista de fetiches puede ser interminable porque la imaginación es el límite en el sexo, hemos seleccionado aquellos que creemos que pueden inspirarte y conseguir excitarte como nunca. Y es que no conocer estas prácticas no es un argumento suficiente para no probarlas.

Pero, antes que nada, debes saber que para llevar a la práctica cualquier tipo de fetiche solo tienes que dejarte llevar, no juzgar a tu pareja sexual ni, por supuesto, a ti mism@. Es más, probarlo será una muestra de confianza que os unirá aún más. ¡Una aventurilla!

Fetiches sexuales parejas

Probar fetiches en pareja no significa que deje de quererte

1. Juego de roles y BDSM

El clásico juego de roles y el BDSM son los fetiches por excelencia que con el tiempo van ganando popularidad. Es más, no es nada raro encontrarte con alguien que quiera practicarlos en el primer encuentro sexual. Así que no te asustes si te pasa y disfrútalo.

Además del placer de sentirte dominante o que te dominen, otra ventaja de los roles de dominación/sumisión es que para llevarlos a la práctica no necesitas nada más que tu imaginación. Si se hace bien, puede ser muy excitante, pero para ello es importantísimo no tener vergüenza y concentrarse en el papel🤓

Para este último requisito, concentrarse en el papel, es mucho más fácil hacerlo con juguetes pensados para ello, como por ejemplo un látigo o unas pinzas para pezones para castigar a quien se porte mal 😠; una mordaza para cerrarle el pico a quien hable demasiado 🤐... O directamente aprovechar un kit bondage que lo tenga todo y se adapte a cualquier escena sexual en la que tú seas protagonista 🎬

Mordaza Mut de Platanomelón

Ciérrale al pico a quien hable demasiado VER MÁS ❯

2. Tickling o fetichismo de cosquillas

Puede ser que te creas lo que dicen por ahí que las personas adultas no tenemos cosquillas. Eso es MENTIRA. Y es que, ¿a quién no le gusta un suave lamido o caricia que le ponga los pelos de punta? 🤤 Las terminaciones nerviosas serán tus aliadas principales para conseguir erizar la piel de tu pareja sexual.

Las orejas, el cuello, los labios, las manos, el abdomen, las nalgas, los pies... Recorre estás zonas tan sensibles con tu boca y tus dedos mientras inmovilizas a tu pareja con unas cuerdas de restricción o unas esposas. ¡Será mucho más divertido!

Esposas para la cama Ted de Platanomelón

¡Cosquillas al ataque! VER MÁS ❯

3. Lamer los pies es más placentero de lo que parece

Los pies son una de las partes del cuerpo con más terminaciones nerviosas. Es más, ¿sabías que hay estudios que demuestran que podemos excitar cualquier parte del cuerpo a partir de los pies? 😱 Pero por desgracia, los pies son los grandes olvidados en el sexo. Y es que el pudor nos impide disfrutar del placer que pueden llegar a darnos.

Para que puedas darle placer a tu pareja sin tener que pasarlo mal 🤢 te recomendamos hacerlo en la ducha o justo después. O bien usar un aceite para masaje comestible del sabor que más te guste que también podrás usar por otras partes del cuerpo. ¿De qué lo quieres: coco, fresas con cava, chocolate...? ¡Tienes hasta 11 sabores para elegir!

Aceite masaje comestible de Shunga

Cierra los ojos y lame sus pies sin apuros VER MÁS ❯

4. Compartir ropa interior

El tacto y el olor son los sentidos que priman en este fetiche. El tocar unas bragas usadas o ponerte los calzoncillos de tu pareja es muy excitante. Y es que tener una prenda de tu compi sexual es perfecto para darle juego a tu imaginación y fantasear tanto como quieras. ¡Si cierras los ojos parecerá que está a tu lado! 🙈

Nota: si tienes una relación a distancia no dudes en intercambiar ropa interior (o ropa en general, como por ejemplo un jersey), ¡os encantará!

Fetiche ropa íntima

Si pueden ser más sexys que la braga-faja de Bridget Jones, mejor

5. Jugar con líquidos

En el sexo sudamos, desprendemos líquidos viscosos al eyacular... Por lo que ensuciarnos, a veces, es inevitable. Pero si eres de esas personas a las que les gusta explorar y jugar con estos líquidos, este fetiche te va como anillo al dedo.

Saliva, semen, flujo, sudor... Si no lo has probado nunca y te da un poco de vergüenza, puedes dar el primer paso tirándole un hilito de saliva en la boca mientras estáis en la cama, tú arriba. Y si a amb@s os gusta, probad en otras zonas y con otros fluidos 😋

...

Como en la vida, también en el sexo podemos probar y aprender cosas nuevas cada día. Que la vergüenza no te impida disfrutar de tu sexualidad.