En nuestra constante búsqueda de nuevas maneras de disfrutar y aumentar el placer, nos topamos con una técnica que – aunque es difícil de pronunciar – promete darle un giro muy placentero a los preliminares: el Kunyaza.

Originada en África Central, esta técnica llamada Kunyaza, consiste en estimular todas las terminaciones nerviosas de la vulva con el glande del pene, con los dedos o con alguno de nuestros juguetitos. ¿A que suena maravilloso? 😏

Oh, stop it... Cuéntame más

 

En el Kunyaza, la mujer/persona con vagina es la reina

En esta práctica el foco del placer es ella. Es quien recibe los cariñitos y quien le comunica a su pareja los estímulos y la intensidad de los movimientos que desea recibir. Es una oda a la mujer, a su sexualidad y a su excitación.

Se considera que con esta práctica (muy extendida en Ruanda, El Congo, el este de Uganda y el este de Tanzania) la persona con vagina es capaz de alcanzar el máximo placer e incluso experimentar el mítico “squirting”. Es una técnica muy buena para practicar en los preliminares o para aprovechar una que otra pausa en el acto sexual y elevar el placer.

 

¿Qué necesito para practicar el Kunyaza?

La clave para practicar el Kunyaza con éxito es la lubricación, que marca una gran diferencia. Para que desde un inicio el contacto sea placentero, te recomendamos usar un buen lubricante a base de agua y así disfrutarás del Kunyaza de principio a fin.

Lubricante de base acuosa

Lubricante de base acuosa Aquaglide VER MÁS ❯

 

Paso a paso para disfrutar del Kunyaza

Lo primero, y lo más importante, es que embadurnéis vuestros genitales (o vuestros juguetitos) en lubricante a base de agua para evitar fricciones molestas. Una vez tengáis este paso hecho, la persona con vulva debe estirarse boca arriba o ponerse en la postura del perrito. Para estimular los labios mayores, menores y el clítoris con el glande del pene o con un juguetito, su pareja debe sujetar el miembro con los dedos pulgar e índice y empezar a acariciar con el glande la vulva. Prueba moviéndolo de arriba abajo, poco a poco, sin presionar mucho, como si fuese una leve caricia.

Una suave caricia es capaz de elevar la temperatura

 

Luego puedes probar con movimientos circulares, tanto en el sentido del reloj como a la inversa. Ve probando y descubre cómo le gusta a tu pareja. Presta atención a su respiración, sus gemidos y sus caras.

Si quieres continuar, puedes estimular el clítoris y los labios mayores y menores mediante movimientos de zigzag. Aquí no hay límites. Podéis explorar un sinfín de movimientos hasta encontrar lo que es más placentero para vosotr@s. Eso sí, recuerda comenzar cada movimiento poco a poco, como si fuese una caricia suave. ¡Y aumenta el ritmo a medida que ella te lo vaya pidiendo!

Como truco final para que tu chica estalle de placer, podéis haceros con una crema estimulante con efecto frío/calor. No os dejará indiferentes: con un par de gotas en el glande o en la vulva, las caricias serán mil veces más placenteras.

Abandónate al placer con tan solo un par de gotas VER MÁS ❯

 

O si lo que os va más son las vibraciones podéis incorporar a Tito, un vibrador de dedo diseñado para estimular el clítoris. Esta combinación elevará el placer que puede llegar a daros el Kunyaza.

Anillo vibrador para estimular el clítoris

 

Vibrador de dedo Tito para estimular el clítoris VER MÁS ❯

...

Dadle una oportunidad a esta nueva práctica y descubrid nuevas sensaciones 😏