Kamasutra de domingo

Kamasutra de domingo

Combate el cansancio del fin de semana con un buen Kamasutra de domingo

El séptimo día está cargado de pereza. Nos sentimos “de domingo” (aunque muchas veces no lo sea), la antesala del lunes, el descanso del sábado… ¡Vaya! Como que no apetece demasiado hacer nada o más bien no apetece nada hacer demasiado.

En casa, con nuestra pareja sexual y una buena sesión de series y ventilador (o manta, dependiendo de la época) siempre cabe la posibilidad de sacarle partido a la comodidad y disfrutar de un encuentro sexual de esos que surgen casi por casualidad, por roce…

Un juego con esfuerzos mínimos y placeres máximos.

Posturas para sacarle partido al domingo

La cucharita de sofá

Es la postura del cariño, pero también una que a muchxs nos ha servido de iniciación. ¿Cuántas veces hemos iniciado un juego al sentirnos a gusto y protegidxs? Se trata de una posición inicial ideal como dar el primer paso. Permite caricias y un roce muy suave y lento. La persona situada detrás puede empezar usando sus manos, besar la nuca, acariciar los pechos… ¡Además, facilita la penetración!

Cabalgata

Seguimos jugando. Ahora el control empieza a tenerlo la persona que se sitúa encima. Aprovechad para miraros a los ojos, besaros y acariciaros… Y es que ahora os sentís muy cerca. ¡Disfrutadlo! Jugad con el roce de los muslos. Si optas por la penetración, la posición favorece una estimulación más intensa… ¿Te apetece probar un poco más?

Sin moveros del sofá

Vamos a hacer de este domingo (real o ficticio) un séptimo día memorable. Ahora una de las personas se arrodilla y la otra se engancha a ella con las piernas. ¡Imposible estar más cerca! Puedes mirar a la cara, besar todo lo que quieras…

Flores de loto

Mantenemos una posición similar a la anterior, pero esta vez una de las personas qse sienta sobre la otra. Ambxs podréis tener el control de la situación mientras estáis cómodamente sentadxs y perdiéndoos en la mirada de vuestra pareja sexual... ¡saltarán chispas!

Hoy no me puedo levantar

Y si el fin de semana os ha dejado completametne destrozadxs y no tenéis fuerzas ni para sentaros, ¡que no cunda el pánico! Siempre podéis recurrir a la masturbación mutua en la cama o en el sofá... ¡Más a gusto, imposible! Empezad por unas caricias e id acercándoos a los genitales de vuestra pareja sexual para que la tarde de Netflix sea muuucho más interesante.

Tras esta sesión… ¿estás cansadx?

Eso es bueno, hay cansancios muy placenteros. Si sigues nuestra guía, los domingos serán totalmente diferentes. Seguro que llegarás al lunes con otros ánimos (quizás también con agujetas). Una buena dosis de sexo hará que tu mente siga divirtiéndose con los recuerdos tan calientes de lo que has vivido.


¿A que ahora el domingo no parece tan malo?
Regresar al blog