Hay una gran confusión general sobre la respuesta sexual “femenina”, concretamente sobre las segregaciones orgásmicas. Las personas con vulva expulsan varios tipos de fluidos durante las relaciones sexuales, que no son más que manifestaciones de excitación y de placer. Hasta hace muy poco, todo se ponía dentro del mismo saco, todos los tipos de fluidos eran llamados eyaculación “femenina”, como homólogo de la eyaculación "masculina". Sin embargo, gracias a un estudio de la Asociación Internacional de Uroginecólogos, sabemos que esto no es así.

Los fluidos de la respuesta sexual “femenina”

Podemos distinguir entre tres tipos de fluidos: la lubricación vaginal, la eyaculación y el squirt. A grandes rasgos, la lubricación vaginal se tiene de forma natural (es lo que mantiene la vagina húmeda), pero esta incrementa cuando hay excitación sexual (no es necesario que haya estimulación física), que se origina en la vagina. En cambio, el squirt y la eyaculación “femenina” son consideradas respuestas sexuales fisiológicas, en las que sí que ha tenido que haber una estimulación previa. La gran diferencia entre el squirt y la eyaculación “femenina”, aparte de su composición, es el origen. El squirt se segrega en la vejiga urinaria y la eyaculación“femenina” se debe a la estimulación de las glándulas parauretrales o de Skene, también conocidas como la “próstata femenina”.

¿Qué es el squirting?

En español no hay aún una palabra para nombrar el fenómeno del squirting. La traducción literal sería ‘chorreando’ y no se usa por qué lleva fácilmente a la confusión. Además, una de las causas por las que se confunde el squirting con la eyaculación “femenina”es porque la industria pornográfica se ha lucrado y ha espectacularizado mucho el fenómeno del squirt. Usar la eyaculación “femenina” como sinónimo era una forma de alejarse de la connotación pornográfica. Sin embargo, es una mala solución, porque el squirt y la eyaculación “femenina” son segregaciones distintas. Vamos a acabar de una vez por todas con esta confusión. 

El squirt es la expulsión involuntaria de un líquido transparente (tiene un color parecido al del agua) e inodoro que sale de la vejiga urinaria durante la estimulación sexual del clítoris, de la zona G de la vagina o de ambos. Este líquido tiene una composición química parecida a la de la orina, aunque de forma muy diluida, y el volumen de su expulsión normalmente oscila entre los 15 y los 110 ml. Depende mucho de la situación y de la persona. 


Ni es el objetivo, ni tiene que avergonzarte


A causa de la influencia de la pornografia, tanto las personas con vulva como sus parejas sexuales consideran el squirt como algo que hace que la vida sexual sea mucho mejor. Esto es un mito y lo único que hace es poner más presión en la vida sexual de la gente, como si no hubiera ya suficiente.

Hay mucha ficción en torno al squirting, por lo que si desconoces lo que es puede haber dos escenarios posibles: o bien no has experimentado el squirt (o ninguna de tus parejas sexuales lo ha experimentado), o bien lo has experimentado (tú o tu pareja sexual) sin saber lo que era y se ha producido una situación embarazosa.

Si eres del grupo de personas que nunca ha experimentado o testimoniado un squirting, no te preocupes. El squirting nunca debe ser ni un imperativo ni el objetivo del sexo. El objetivo del sexo es el placer. Hay que tener en cuenta que el squirting puede ser placentero, pero no siempre es así, igual que tampoco tiene porque ir ligado al orgasmo. 

Por otro lado, si eres del grupo de personas que sí ha experimentado el squirting alguna vez en tu vida, sea en carne propia o no, te habrás dado cuenta de que es totalmente involuntario y fisiológico. Y, sobre todo, no es nada de lo que avergonzarse.


Maneras de conseguir un squirting

1. Estimulación de la zona G

Si quieres experimentar con el squirting, ya sea a solas o en pareja sexual, lo primero es tener clara la ubicación de la zona G

La zona G suele estar situada a entre 3 y 5 cm de la entrada vaginal. Al tocarla, notarás que es una zona mucho más rugosa que las demás, parecida a la primera parte del paladar.

Podemos estimular el punto G mediante dos formas: la estimulación manual y la estimulación a través de juguetes sexuales. 

Estimulación manual

Con el dedo índice, el corazón o ambos, estimula la zona G flexionando los dedos con un movimiento similar a cuando haces un gesto a alguien para que se acerque (“Oye, ¿puedes venir aquí?”). Todo va a depender del ángulo, la profundidad y el diálogo, en el caso de que no te lo estés haciendo a ti mismx.

Para practicar el movimiento de gancho es mejor que la persona que quiere disfrutar del squirting esté tumbada boca arriba. No es por nada en especial. Simplemente es más sencillo y cómodo, y estará más relajada.

Estimulación mediante juguetes sexuales

GENIO PLUS VER MÁS ❯

 

Genio Plus, por ejemplo, está diseñado específicamente para la zona G. Tiene un tamaño ideal, es silencioso, cuenta con 10 velocidades y es completamente sumergible.

2. Estimulación del clítoris

Los succionadores han hecho que muchas personas con vulva hayan hecho squirt por primera vez en su vida. Te recomendamos probar a Mambo, el succionador más avanzado de Platanomelón, porque gracias a su tecnología de succión avanzada, las ondas expansivas no se quedan solo en la parte exterior del clítoris, sino que viajan por todo el órgano. 

Succionador de clítoris Mambo
MAMBO VER MÁS ❯

 

Mambo estimula toda la estructura del clítoris, por fuera, por dentro y profundamente. Conseguirás orgasmos más intensos, incluso múltiples y, es posible que te ayude a experimentar el squirting.

Ahora bien, hay que recordar que cada persona es totalmente diferente, por lo que el squirting se vivirá de modos muy distintos. Hay gente que vive un orgasmo espectacular, otras personas disfrutan sensaciones poco habituales, como temblor en los muslos y mucho calor. En ocasiones no existe diferencia entre la sensación del squirting y el orgasmo. En otras, puede ocurrir que se produzca el squirting y que ni siquiera se haya alcanzado un orgasmo. En todo caso, lo importante es disfrutar del sexo y del placer, y si se da un squirting, pues oye, eso que te llevas.