Hemos venido a jugar

Tener sexo rutinario no es nada malo, pero de vez en cuando está bien romper con nuestra monotonía e intentar expresar que es lo que queremos en la cama con un poco de imaginación. Esta regla es útil tanto para un polvo de una noche, como para parejas estables o para una primera cita. A veces repetimos patrones, nos apalancamos y no nos dejamos llevar por nuestras fantasías. Experimentemos y pongamos un poco de picardía en nuestras relaciones sexuales. ¿Y qué mejor manera de hacerlo que a través del juego y la seducción?

Aquí van nuestras 7 propuestas para empezar a jugar en compañía: 

1. Cachitos

Muchas veces nos cuesta pedir lo que queremos de manera explícita y nos da vergüenza la reacción de la otra persona. ¿Porqué no decir lo que queréis a través de una escena de película, serie o canción que os pone y que os gustaría reproducir? Es tan fácil como mandar un mensaje, o un whatsapp con el nombre de la peli/serie o canción seguido de los minutos dónde aparece lo que queréis transmitir. Y después dejaros llevar esa sucesión de cachitos e id subiendo de tono. 

Un ejemplo de mensajes con cachitos podría ser:  

Persona 1: Canción “Galaxia” de Cupido min 0:20 a min 0:33

Persona 2: Peli “Call me by your name” min 55:50 a 56:40

Persona1: Canción “Di mi nombre” de Rosalía min 1:17 a min 1:44

2. Papelitos

La comunicación es la base de toda relación y si no se tiene se convierte en la causa de muchas incompatibilidades. Os proponemos un juego que os ayudará a soltar esas lenguas para conoceros mejor. Solo necesitaréis un boli, papel y tener una serie de preguntas que queráis conocer sobre la otra persona: 

ej:  

  • ¿Cuál es tu momento del día preferido para tener relaciones sexuales?
  • ¿Cuánto tiempo podrías estar sin tener sexo?
  • ¿Cuáles son tus zonas erógenas preferidas?
  • ¿Cuáles son tus sitios preferidos para tener sexo?
  • ¿Cuáles son tus posturas preferidas?
  • .

    Contestad por separado y luego pregunta por pregunta intentad descubrir la respuesta de la persona. Para una buena subida de tono quién falle pierde una prenda de ropa. 

    Si no queréis pensar demasiado en las preguntas y queréis un juego divertido de cartas tipo “Verdad o acción” probad con el juego de cartas Atrévete. Diversión y placer asegurados. 

    3. ¿Quién lleva hoy el mando?

    Agregar un elemento extra al puzzle tú y yo en una cita puede ser muy divertido y excitante. Os proponemos introducir en vuestro siguiente encuentro un vibrador con mando para el clítoris o el ano

    Tendréis que escoger quién lleva puesto el juguete y quién lleva el mando, y una palabra clave. ¿Lo mejor de este juego? Lo podéis llevar a cabo en cualquier sitio, en cualquier momento: en casa, en la calle, en un restaurante...dejaros llevar por la imaginación y el efecto sorpresa.  

    El juego puede tener distintas variantes:

    • cada vez que la persona que tiene el mando dice X le da al botón de encendido y así la persona que tiene el vibrador puesto sabe lo que viene a continuación
    • cada vez que la persona que tiene el vibrador dice la palabra X la persona que tiene el mando le da al play
    • la persona que tiene el mando juega con sorprender a la otra persona dándole al play en el momento que quiera, sin avisar. Aquí el efecto sorpresa es el esencial 

    4. Mensajes inesperados

    ¿Cómo subir la temperatura de tu bae a distancia? Mándale un mensaje subido de tono de imprevisto (cuando esté en una cena, en una reunión o durante un viaje). Puedes dar un extra de sorpresa mandando ese mensaje por un canal inhabitual: a través de una app, de una carta, un mail, o un sms en lugar de por whatsapp. 

    Si no sabéis qué decir, simplemente piensa en un momento excitante que habéis pasado juntxs y recuérdaselo. También puedes utilizar la técnica básica del sexting: “Me gusta mucho la manera que ... tu … encima de mi…”.  

    5. Lectura erotizada

    Leer es sexy, y leer en compañía aún más. Nos lo demostró con creces ClaytonCubitt con su obra: Hysterical Literature, donde mujeres llegaban al orgasmo mientras leían y alguién les estimulaba el clítoris. Cómo leer es muy versátil os proponemos tres opciones para este juego:  

    • compartid un relato erótico, os lo podéis regalar o para un momento de más intimidad podeís leer en voz alta vuestras partes favoritas. 
    • escribid un relato erótico, con vuestras fantasias más locas y los personajes que os inspiren. Sin filtros y con mucha imaginación. 
    • descargaros una app o podcast de cuentos eróticos y escucharlo en la habitación que más os excite. 

    6. Caja de los deseos

    Escoged una caja, un bol, un jarrón,  lo que tengáis más a mano y os haga más ilusión. Ese será el continente de vuestras fantasías. El lugar donde dejar esas cosas que queréis hacer y que os da corte decir en voz alta. Allí iréis dejando notitas con vuestros deseos sexuales, papelitos doblados de toda la vida. Seguramente al principio os dará corte y no os vendrá nada a la cabeza, pero ya veréis que cuando os vayáis soltando irán apareciendo más ideas. Poned ese recipiente en algún lugar especial y una vez a la semana sacad un papelito y dejaros perder en esa fantasía. 

    7. Masajes 

    Uno de los juegos más clásicos y gustosos para pasarlo bien en sintonía. Una de las dos personas está con los ojos tapados y la otra le da un masaje sensual. Dejad que entren en juego las manos, la lengua, los labios para estimular poco a poco todas las partes del cuerpo. Podéis utilizar un aceite de masajes o una vela de masajes para incrementar las sensaciones. 

    Si la persona que recibe el masaje tiene pene podéis hacerle un masaje con un huevo tenga, importante que no se quite la venda de los ojos para que la sensación sea más fuerte y sorprendente, y no sepa con qué le estáis masturbando. Y si tiene vulva haced lo mismo con Mambo o Neo Plus. Id subiendo poco a poco la intensidad...y a volar. 

    Extra extra: si os apetece iniciaros un poco en el BDSM pasad al siguiente nivel del masaje con la técnica “orgasmos prohibidos”:  la persona que va a recibir el masaje debe estar atada y la otra persona tiene que estimular sus partes más erógenas e ir parando cuando vea que está llegando al clímax, y así repetidamente hasta que decida que la persona atada puede llegar al orgasmo o que le suplique para que le deje llegar.  

    ...

    ¡Venga, apagad el móvil, la tablet o el ordenador y aplicad estos juegos a vuestra vida sexual! Merece mucha más atención que cualquier otro dispositivo electrónico. Que suba la temperatura y a disfrutar como nunca lo habías hecho antes.