follamigos

Todo sobre las relaciones de follamigxs

¿Es posible tener relaciones sexuales con amigxs de forma sana, divertida y sin compromiso sentimental?

Imposible. Difícil. Lo mejor del mundo. Hay taaantas opiniones al respecto que no sabes ya cuál creer y cuál no. Y es que tener a follamigxs no es para todo el mundo.

Para que una relación de amigxs con derechos sea satisfactoria, tiene que haber un consenso contractual por el cual ambas partes sientan lo mismo en cada uno de los encuentros sexuales.

Ventajas de tener follamigxs

Sexo y compromiso

Tener amistades con derechos suena de lo más excitante y divertido ya que implica desvincular el sexo del compromiso. Eso es, disfrutar juntxs dejando los sentimientos de lado, preocupándote solo de tu placer y del de tu colega, sin más.

Donde y cuando queráis

Tener relaciones sin vínculos sentimentales, a veces, está mal visto con lo cual se habla muy poco de sus grandes ventajas. Pero ojo, las hay: ante todo te permite tener encuentros ocasionales siempre y cuando tu compi y tú queráis. ¡Sexo a la vuelta de la esquina! Y sin esfuerzos.

En confianza

Pero lo mejor es que es con alguien de confianza. Alguien que te haga sentir a gusto. Eso hace que estés más relajadx, que disfrutes plenamente del sexo, en un ambiente seguro, sin perder la chispa que todo encuentro sexual sin ataduras tiene...

Nuevas experiencias

Tenéis un objetivo común: pasarlo bien. En la cama. Sin ropa. Es un hecho que tener follamigxs te da la gran oportunidad de experimentar cosas nuevas, lo cual es un buen punto de partida para familiarizarte con lo que te gusta y lo que no. Let's explore!

Comunicación

Y ¿sabes para qué más es superútil? ¡Para comunicar! Así es, la mayor aliada del sexo es la comunicación. Pero no solo con tu compi de cama, sino en todas tus relaciones sexuales. Saber qué te gusta y cómo comunicarlo es fundamental para que tu pareja sexual y tú lo paséis en grande.

Autoestima

Adivina quién te lo va a agradecer... Tu autoestima: sabes cuál es tu potencial erótico y cómo sacarle provecho gracias a la práctica que has tenido con tu follamigx.

Sin exclusividad

Para acabar en grande: sin que haya exclusividad. El sexo no tiene por qué ir de la mano de alianzas o compromisos a largo plazo. Tener una amistad con derechos no implica promiscuidad o no tomarse en serio las relaciones. No te preocupes por los juicios, si a tu amigx y a ti lo que estáis haciendo os aporta más de lo que os resta, ¡disfrutad!

La clave para que funcione

Aun así, como todo en la vida, tiene pros y contras. Aunque parezca idílico, la otra cara de la medalla no brilla tanto. Y la realidad es que puede haber más de una complicación a la hora de compartir solo sexo, generando escenarios tóxicos: celos, hipercontrol, venganza...

Para disfrutar de forma sana de este tipo de relaciones es fundamental tenerlo claro desde el principio y negociar desde el minuto uno:

Valora cuánto va a afectar esta decisión a tu amistad

¿Crees que podrías estropear la amistad? No te precipites. Si no tienes clara la respuesta o si es afirmativa, quizás sea mejor dejar la idea de lado, por lo menos de momento.

La sinceridad ante todo

Ser transparente contigo mismx y con tu pareja de juegos es lo primero, ya que tus decisiones tendrán consecuencias en tu vida y en la de la otra persona. ¿Por qué lo estás haciendo? ¿Qué es lo que buscas en esta relación? ¿Cuáles son tus expectativas? Recuerda que el fin es disfrutar de forma sana del sexo, ¡nada más!

Que sea una decisión conjunta

Y sobre todo desde la libertad personal. ¿Lo haces para ti o para la otra persona? ¿Te sientes presionadx o crees que te vendría bien probar?

Definir límites

Hay que dejarlo claro desde el principio y enmarcar vuestra amistad con derechos dentro de normas que ambxs valoréis. No tienes por qué acceder a tener sexo cada vez que tu colega te lo pida. ¿Puede entrar una tercera persona en vuestros encuentros?

Puedes interrumpir esto cuando tú decidas

Sea cual sea la motivación, si te planteas parar vuestra amistad con derechos, estás en todo tu derecho a hacerlo. Si estáis en una dinámica sana, la otra persona te entenderá y nunca será un obstáculo para tus decisiones. Es más, las apoyará.

Y si no funciona...


¿Alguna vez has tenido amistades con derecho a roce? ¿Te gustaría probar?
Regresar al blog