¿Qué beneficios tienen las bolas chinas? Hoy compartimos contigo La guía definitiva de las bolas chinas, para aprender los múltiples y positivos efectos que las bolas chinas, también denominadas bolas de geisha o Ben Wa, nos otorgan al entrenarnos con ellas. Aprenderemos a utilizarlas, para qué sirven, en qué posición es mejor llevarlas, los tiempos recomendados, sus diferentes tipologías y por qué nos ayudan a tonificar nuestro suelo pélvico y musculatura vaginal, incrementando así la intensidad de nuestros orgasmos y ayudándonos a evitar esas pérdidas de orina que suceden a veces en estornudos o risas espontáneas. El complemento ideal para cuidarnos y disfrutar de nuestra salud y vida sexuales todavía con más alegría.

 

¿Qué son son las bolas chinas?

Las bolas chinas son dos bolas unidas por un cordón, aunque también existe la modalidad de una sola bola china para principiantes, jóvenes o para casos particulares como el de personas con descenso de la matriz. Siempre van unidas a un cordón de extracción que debe quedar por fuera de la vagina. Las bolas chinas se colocan en el interior de la vagina, un músculo que necesita tonificación y estar fuerte, ya que una de sus funciones más importantes es sostener la vejiga de la orina.

 

¿Cuál es el mecanismo de las bolas chinas?

Interior bolas chinas

Este punto es muy importante para entender sus beneficios. Las bolas chinas contienen a su vez unas pequeñas bolitas, o una sola bolita, cuyos movimientos rotatorios se activan y se combinan con nuestros propios movimientos corporales. Los músculos vaginales son pequeños y fáciles de trabajar y con estas pequeñas vibraciones, que no nos suponen ningún esfuerzo, conseguimos mejorar el tono muscular de una manera sorprendente. Una tonificación que ayuda a prevenir la incontinencia urinaria y a mejorar la sensibilidad e intensidad de los orgasmos al poco tiempo del entrenamiento.

 

¿Cuáles son las características físicas de las bolas chinas?

El diámetro medio de cada bola es de 3,5 cm y su peso medio es de 83 g, variando según el modelo de cada firma. Hay que tener en cuenta que cuanto más pequeña es la bola más puede costar retenerla, sobre todo si tienes bastante lubricación natural. Recuerda que a mayor tamaño más fácil es sujetarla y sentir sus vibraciones en nuestras paredes vaginales. Si no sabes por qué tamaño comenzar, existen kits de bolas chinas como el Kit Ada Trio, de Platanomelón, que te permite ir aumentando gradualmente el peso con el que trabajas, lo ideal para un entrenamiento progresivo. Las bolas chinas suelen estar fabricadas de ABS/Silicona médica, un material hipoalergénico, muy respetuoso con la piel, superhigiénico, fácil de limpiar (ya que no es nada poroso) y de textura ultrasuave, por lo que te ayuda a una cómoda inserción y extracción.

¿Cómo se colocan las bolas chinas?

Es muy sencillo. Relájate y del mismo modo que te colocas un tampón puedes introducir las bolas chinas en el interior de tu vagina empujando con el dedo hacia arriba y dejando que su cordón de extracción sobresalga. Para hacerlo aún más cómodo puedes acompañar la inserción con un poco de lubricante de base de agua, nunca de silicona ya que este podría dañar su material, o aprovechando tu propia lubricación natural.

 

[lead-capture]

¿Cómo las combino con lubricante?

Solo tienes que impregnar de lubricante a base de agua la primera bola así como la entrada de la vagina e introducir lentamente la primera bola y después la segunda. Entran perfectamente y tienen que quedar encajadas arriba, como cuando se utiliza un tampón. Es recomendable ponerlas en casa las primeras veces para experimentar la sensación y lentamente ir ganando seguridad. Lo importante es andar con ellas, moverse. Las bolas chinas son efectivas cuando la pequeña bola del interior se mueve y vibra.

Ver lubricantes a base de agua

 

¿En qué posición debo llevarlas puestas?

De pie, ya que debido a la fuerza de la gravedad y al propio peso de las bolas chinas sentirás que estas siempre intentan ir hacia abajo, un efecto que nuestros músculos vaginales corrigen de manera automática (contrayéndose de manera espontánea) para mantenerlas en nuestro interior de manera natural y casi inconsciente. Puedes llevarlas en muchas ocasiones, mientras vas haciendo tus tareas en casa, un tranquilo y delicioso paseo por la calle, de compras, mientras te duchas, etc. Lo único que no es recomendable es llevarlas puestas mientras se hacen ejercicios de gran intensidad como aeróbic, zumba, running, etc.

 

¿Cuándo son necesarias las bolas chinas?

¡Siempre! El efecto de la gravedad y la edad, acentuado por el peso del líquido de la orina puede conducir a pérdidas de orina y a un progresivo deterioro del suelo pélvico si no lo ejercitamos. Igual que cuidamos el cuerpo haciendo gimnasia, con una buena alimentación, utilizando buenas cremas para llegar a la madurez fantásticamente, es importante no olvidar nuestra sexualidad y vida íntima. Hay momentos especialmente indicados para su uso, como por ejemplo después del embarazo. Durante nueve meses las paredes vaginales han estado sosteniendo al feto, un peso extra que las ha debilitado. Si el parto ha sido natural, aún han sufrido más puesto que la vagina se ha dilatado y necesita recuperarse. Hay muchas mujeres que empiezan a sufrir incontinencia después del parto. Afortunadamente, hay cada vez más profesionales de la ginecología que las recomiendan para acelerar el proceso de recuperación.

 

¿Cuánto tiempo debo llevar las bolas chinas puestas?

Cuanto tiempo llevar puestas las bolas chinas

Se recomienda que su tiempo de uso vaya aumentando de manera progresiva. Las primeras semanas es suficiente con llevarlas entre 15 y 30 minutos y entre tres y cinco días a la semana. Cuando ya te hagas a ellas puedes aumentar el tiempo hasta los 60 minutos (no hace falta que las lleves más tiempo ya que si abusas de su uso puedes sobrecargar la musculatura innecesariamente). Luego, puedes llevarlas cada día una hora si lo deseas.

 

¿Cuándo empezaré a sentir sus beneficios?

Si realizas tu entrenamiento con constancia verás que en menos de un mes comenzarás a sentir sus resultados. Sintiendo una mayor tonificación de la zona pélvica, mayor control de los músculos vaginales (ideal para evitar esas molestas pérdidas de orina en los estornudos, carcajadas, etc.) y un incremento en la sensibilidad y placer durante tus relaciones sexuales.

 

¿Por qué aumenta la sensibilidad de los orgasmos cuando me entreno con las bolas chinas?

A diferencia de un orgasmo de intensidad media, que puede contener entre 3 y 5 contracciones por minuto, un orgasmo intenso genera entre 10 y 15 contracciones de la musculatura pélvica por minuto. Si te entranas con bolas chinas en tu día a día, estas contracciones involuntarias y rítmicas de la musculatura pélvica aumentarán de manera natural también en el coito.

 

Si mi compi de juegos tiene pene, ¿cómo notará los beneficios de las bolas chinas?

Al ejercitar la musculatura pélvica, se adquiere más autocontrol y se puede hacer más o menos presión sobre el pene de la pareja durante el acto sexual, aumentando así el placer de amb@s. De hecho, las bolas chinas tienen su origen de en los países asiáticos para que la mujer pudiera satisfacerse y satisfacer al hombre con el movimiento interno de su vagina. De aquí viene el nombre de bolas de geisha, su nombre oriental.

¿Cómo debo limpiarlas y guardarlas?

Las bolas chinas deben limpiarse con agua y jabón neutro después de cada uso y también es recomendable el uso de un ‘Toy Cleaner’ para una desinfección total. Después puedes dejarlas secar al aire o acabar de secarlas con una toalla de algodón limpia. Para su almacenamiento lo más práctico es una bolsita de tela o su estuche. Igualmente, cuando ya están envejecidas es muy recomendable cambiarlas por unas de nuevas, algo asequible gracias a su económico precio. Además, con el tiempo, siempre es una buena opción probar con nuevas tipologías de bolas chinas que seguro seguirán ayudándote a una vida más sana y sexualmente satisfactoria.

 

 

*Si te ha quedado alguna duda no dudes ni un momento en transmitírnosla a través de nuestro chat online o por email, nuestro equipo de expertas de Platanomelón estará encantado de ayudarte.