Bolas Chinas, la guía definitiva

¿Qué son las Bolas Chinas?

Respondemos a todas tus dudas sobre las bolas chinas

Hoy compartimos contigo la guía definitiva de las bolas chinas: aprenderás a utilizarlas, para qué sirven, en qué posición es mejor llevarlas, los tiempos recomendados, sus diferentes tipologías y por qué nos ayudan a tonificar nuestro suelo pélvico y musculatura vaginal.

Su uso puede incrementar la intensidad de los orgasmos y ayudar a evitar las pérdidas de orina. Es el complemento ideal para cuidarnos y disfrutar de nuestra salud y vida sexuales (aún más).

Las bolas no son juguetes eróticos, sino herrameintas terapéuticas. Por ello, es esencial consultar a expertxs del suelo pélvico para valorar si se requiere su uso y en qué modalidad.

Las bolas chinas son dos bolas unidas por un cordón, aunque también existe la modalidad de una sola bola china para principiantes.

Siempre van unidas a un cordón de extracción que debe quedar por fuera de la vagina. Las bolas se colocan en el interior de la vagina, para reforzar un músculo llamado "suelo pélvico", que necesita estar sano para garantizar bienestar íntimo y satisfacción sexual. De hecho, la principal función del suelo pélvico es la de sostener los órganos ubicados en la pelvis, como la vejiga, el útero, el canal vaginal...

  • Durante el embarazo y durante el tiempo de recuperación del cuerpo tras el parto.
  • Durante la menstruación.
  • Si sufres hipertonía del suelo pélvico (si los músculos tienen un tono muy alto). ¡Para saber el estado de tus músculos, pregúntale a tu fisio del suelo pélvico!
  • Si estás en las primeras 6 semanas tras una cirugía pélvica.
  • Si tienes una infección vaginal.

Las bolas chinas contienen en su interior una bola metálica más pequeña que, chocando con las paredes de la más grande, provoca vibraciones en los nervios y músculos pélvicos, estimulando breves contracciones y relajaciones. Los músculos pélvicos, o vaginales, se tonifican sin requerir mayor esfuerzo.

Interior bolas chinas

El diámetro medio de cada bola es de 3,5 cm y su peso medio es de 83 g, variando según el modelo. Recuerda que a mayor tamaño, más fácil es sujetarla y sentir sus vibraciones en nuestras paredes vaginales.

Si no sabes por qué tamaño comenzar, existen kits de bolas chinas como el Kit Ada Trio de Platanomelón, que te permite ir aumentando gradualmente el peso con el que trabajas, lo ideal para un entrenamiento progresivo.

Relájate e introduce las bolas chinas en el interior de tu vagina empujando con el dedo hacia arriba y dejando que su cordón de extracción sobresalga (como con un tampón). Para hacerlo aún más cómodo puedes acompañar la inserción con un poco de lubricante de base de agua.

De pie, ya que debido a la fuerza de la gravedad y a su propio peso sentirás que intentan ir hacia abajo, un efecto que nuestros músculos vaginales corrigen de manera automática (contrayéndose de manera espontánea) para mantenerlas en el interior de manera natural y casi inconsciente.

No es recomendable llevarlas puestas mientras se hacen ejercicios de gran intensidad como aeróbic, zumba, running, etc.

Se recomienda que su tiempo de uso vaya aumentando de manera progresiva. Las primeras semanas es suficiente con llevarlas entre 15 y 30 minutos y entre 3 y 5 días a la semana. Cuando ya te hagas a ellas puedes aumentar el tiempo hasta los 60 minutos.

A diferencia de un orgasmo de intensidad media, que puede contener entre 3 y 5 contracciones por minuto, un orgasmo intenso genera entre 10 y 15 contracciones de la musculatura pélvica por minuto. Si te entranas con bolas chinas en tu día a día, estas contracciones involuntarias y rítmicas de la musculatura pélvica aumentarán de manera natural también en tus relaciones sexuales.

Las bolas chinas deben limpiarse con agua y jabón neutro después de cada uso y también es recomendable el uso de un toy cleaner para una limpieza más profunda. Para su almacenamiento, lo más práctico es una bolsita de tela o su estuche.


Si te ha quedado alguna duda no dudes ni un momento en transmitírnosla a través de nuestro chat online o por email, nuestro equipo de expertas de Platanomelón estará encantado de ayudarte.
Regresar al blog