Descubre cómo hacer un trio y qué posturas puedes probar

¿Hacer un trío, yo? Sí, tú. Igual que te atreves a experimentar con el sexo anal o con el bondage, el trío es otra práctica más con la que explorar y disfrutar de tu sexualidad al máximo.

Pero... ¿Cómo lo hago? ¿Dónde? ¿Qué posturas hacemos? Toma nota porque hoy vamos a hablar sobre cómo hacer un trío paso a paso, sin morir en el intento.

Nociones básicas para hacer un trío

Hacer un trío es para todo el mundo al que le apetezca, tanto si tienes pareja como si no. Sea como sea, antes que nada debes tener en cuenta varias cosas:

  • Protección ante todo. Que no falten los preservativos o barreras de látex, lo hagas con alguien conocido o no.
  • La comunicación es esencial. Si tienes pareja, coméntale que te encantaría probar cosas juntxs y disfrutar de vuestra complicidad. Sobre todo, no debe sentirse en la obligación a hacer nada. Si estás solterx, sé sutil y proponle a una pareja sexual experimentar o acude a un club de swingers, por ejemplo.
  • Tened claro el sitio donde lo vais a hacer.
  • Lubricación al poder. Llevar un lubricante a base de agua siempre será mejor para que todo fluya sin que nada influya. Y lubricante de silicona para los juegos por detrás.
Es necesario que antes que nada creéis un código para parar, por si alguien no está a gusto. Pensad en una palabra neutra, tipo “manzana” para saber cuándo parar. Si después de esta pausa os sentís con ganas de seguir, adelante.

Romped el hielo: cómo empezar un trío

Podéis dar el pistoletazo de salida de muchas maneras: una cena en la que la conversación vaya subiendo de tono, hacer un juego de preguntas sexuales, un strip poker...

Cuando el horno ya esté caliente podéis ayudaros con el juego de posturas del Kamasutra con dados o cartas, con una sesión de masajes eróticos o incluso montar vuestro propio juego de pistas o yincana. ¡Los juegos siempre van bien para romper el hielo!

A por ello: posturas sencillas y cómodas para hacer un trío

Tener en mente las posturas más cómodas para hacer un trío os facilitará el tema, así que te presentamos las 6 posturas donde 3 no son multitud.

¡La penetración no solo la pueden hacer las personas con pene! Las personas con vulva pueden hacerse con un arnés tipo Samba, juntamente con un dildo o vibrador que se adapte a él, como Polo. ¿Quién dijo que penetrar es solo cosa de personas con pene?

Trenecito o cadena para lxs vergonzosxs

Con esta postura NO hay contacto visual, lo cual puede ser perfecto para empezar, sobre todo si tenéis un poco de vergüenza. Colocaos en fila, una persona detrás de la otra, y dad paso a las penetraciones y, con ellas, al placer.

Dadle un extra de excitación a esta postura cuando ya le tengáis pillado el truquillo y sacad vuestro lado más salvaje con el látigo Flash. Jugad a que la persona que está al final de la cola os castiga por haberos portado mal. ¡La excitación subirá como la espuma!

Doble penetración o sándwich para acortar distancias

Esta postura es perfecta como segundo paso, cuando ya tenéis confianza y la vergüenza ha pasado a un segundo plano.

Esta postura es muy versátil: si hay una persona con vagina en el medio, las otras dos personas pueden penetrar anal y vaginalmente al mismo tiempo. Otra cosa que podéis hacer es que la persona que se encuentre 'de pie' alterne la penetración a las otras dos. Sin duda, la persona del medio recibirá mucho amor...

Sexo oral a 2 bandas, lenguas al ataque

Como puedes imaginar, esta postura consiste en que dos personas realizan sexo oral a una tercera. También podéis combinarlo de manera que una de ellas puede lamer su ano y otra su pene o vulva.

Con esta postura las dos personas que dan placer se divertirán mucho porque verán como la otra persona se derrite de placer.

¡Protección ante todo! No olvides que el sexo oral también tiene sus riesgos, así que no olvides usar preservativo o barrera de látex.

El cuatro para lxs comodonxs

Ahora que ya habéis probado sexo oral y penetración, combinad ambas cosas. Que una persona se tumbe y otra se coloque encima de esta para disfrutar de los dotes de su lengua. Que la tercera persona entre en juego dando paso a la penetración con la persona que está tumbada.

Si disfrutas mucho de la penetración pero no acabas de llegar al orgasmo lo mejor es que en tu neceser lleves un anillo para pene con estimulación para clítoris como Todo Mío. ¡Hará que cualquier postura donde haya penetración vaginal sea mucho mejor!

La hache para lxs coordinadxs

Tal vez esta es una de las posturas más conocidas: una persona se tumba y, mientras una le penetra, esta hace sexo oral a la tercera.

En esta postura se necesita mucha coordinación, ya que si la persona que penetra 'agita' a la persona que está en el medio, el sexo oral será de una manera o de otra. ¡Que se note que sois un equipo!

El 69+1, placer multiplicado

Dos de lxs participantes hacen un 69 mientras que la tercera persona penetra a la que no está tumbada. La persona que está debajo de todo tendrá muy buenas vistas.

Está claro que en esta postura el sexo oral es el gran protagonista. En este caso, las personas que estéis en la tarea, mojaros los labios con el brillo labial diseñado para perfeccionar el placer oral. Su efecto frío-calor hará que vuestra temperatura suba a niveles exponenciales.


El sexo a tres bandas es toda una experiencia con la que, seguro, vas a disfrutar. Ya sabes... ¡Deja de ver tríos a través de la pantalla y haz uno (o los que te apetezcan)! ¿Te gustaría más emoción? Consultad nuestro artículo de cómo hacer una orgia.