Tener un orgasmo al mismo tiempo que tu pareja es como encontrarte un billete en el bolsillo, sin buscarlo aparece de forma excepcional

 

Una de las escenas más cliché del cine es, quizás, aquella en la que los personajes protagonistas tienen sexo. Siempre es una de estas dos opciones: o bien vemos a lxs amantes saliendo de debajo de las sábanas, jadeando, o bien llegando al clímax al mismo tiempo.

Esta última escena la hemos visto hasta la saciedad, y lo que ha hecho es perpetuar la idea de que la máxima demostración de amor entre dos personas es llegar simultáneamente al orgasmo. En un artículo de internet, el terapeuta sexual Rob Peach dice que los orgasmos simultáneos son lo mismo que el “y vivieron felices y comieron perdices”. No le falta razón. 

Aunque sabemos que las películas son ficción, a veces nos cuesta distinguirlas de la realidad. De algunas cosas nos percatamos rápido, por ejemplo, sabemos que nadie se levanta de la cama con la cara perfectamente maquillada. En cambio, hay otras, como lo difícil que es sincronizar los orgasmos en la vida real, que tardamos más en descubrir. Lo cierto es que la mayoría de parejas no llegan al orgasmo a la vez, y esto no significa que el sexo no sea bueno

 

El imperativo orgásmico

Debido a la pornografía, al cine y, por qué no, también a la liberación sexual, existe una asunción muy generalizada que consiste en pensar que todas las personas tenemos que llegar al orgasmo cada vez que tenemos relaciones sexuales. Esta percepción del orgasmo como elemento esencial e imprescindible del sexo se ha denominado "el imperativo orgásmico" y no solo ha transformado el placer del clímax en una obligación, sino que se ha convertido en el criterio con el que se mide el éxito del sexo o de la relación. Tener orgasmos equivale a tener buen sexo, y tener buen sexo es sinónimo de una buena relación. 

orgasmo simultáneo

El primer paso para disfrutar y tener buen sexo, sin duda, es desprenderse lo antes posible de este imperativo orgásmico. Es decir, que la presencia del orgasmo no sea forzada, sino que surja de forma natural, como consecuencia de la excitación y el placer. Con tiempo, confianza y comunicación, se puede trabajar para coordinar la respuesta sexual con la de nuestra pareja y alcanzar un orgasmo simultáneo.  

 

¿Cómo llegar al orgasmo simultáneamente de forma natural?

Los orgasmos (y la respuesta sexual en general) son circunstanciales, dependen del día, del estado de ánimo, del nivel de excitación... Algunas personas tardan más que otras en llegar al orgasmo, y hay personas que no llegan al clímax. Llegar al orgasmo al mismo tiempo que tu pareja no es tarea fácil y nunca tiene que ser el objetivo. Lo importante es el placer. Por este motivo, a continuación, te facilitamos unos consejos para aumentar el placer y que, a la vez, pueden ayudarte a conseguir orgasmos simultáneos si esto es lo que te apetece experimentar con tu pareja.

1. Autoconocimiento y conocimiento de tu pareja

Antes de preocuparte por si te gustaría experimentar orgasmos simultáneos, deberías preguntarte: "¿Qué es lo que me excita?". Si tienes una respuesta a esa pregunta, genial. Si no la tienes, es fundamental que primero intentes averiguar qué es lo que te pone. Una buena forma de conocerte es masturbándote. Primero, prueba con las manos y lubricante a base de agua y luego, si quieres, puedes probar con juguetes sexuales. 

Cuanto más te conozcas, mejor sabrás comunicar a tu pareja sexual qué es lo que te gusta y lo que no, y mejores serán tus relaciones sexuales. 

2. Buena comunicación

Lograr un orgasmo al mismo tiempo que tu pareja depende, en parte, de que sepas comunicar claramente cómo te sientes durante el sexo en todo momento. Es necesario poder hablar con tu pareja sobre lo que os gusta, lo que os excita, lo que debéis seguir haciendo, lo que deberíais dejar de hacer y si estáis cerca del orgasmo. Ayuda mucho hablar de sexo dentro y fuera de un contexto sexual para naturalizar ese tipo de conversaciones.

3. Sincronización

Tener un orgasmo al mismo tiempo que tu pareja también puede requerir sincronizar los ritmos y alternar prácticas sexuales excitantes para ambxs, con tal de retrasar tu propio clímax hasta que tu pareja esté cerca de alcanzar el suyo. O a la inversa. Marcará el ritmo la persona que esté más lejos del clímax porque, en general, es mucho más fácil desacelerar el orgasmo que acelerarlo. La masturbación mutua puede ser el camino a seguir, ya que tanto tú como tu pareja tenéis el control sobre la excitación de la otra persona. Por eso es necesario que tanto tú como tu pareja os conozcáis bien y sepáis qué es lo que os excita y cómo llegar al orgasmo individualmente. Solo así podréis conducir vuestra relación sexual hacia un orgasmo simultáneo. 

4. Cosmética sexual

Para que la experiencia sexual sea aún más placentera, es muy recomendable y divertido utilizar productos de cosmética sexual, como aceites de masaje, estimulantes y lubricantes. Se trata de disfrutar de cada momento de placer a la vez que se juega con los niveles de excitación para coordinarlos a través de la comunicación y de la observación de los propios cuerpos.

Kit con 4 lubricantes de sabores Yumi 30ml

Descubre el mundo de la cosmética sexual VER MÁS ❯

...

Por último, tener un orgasmo a la vez que tu pareja es una de las muchas experiencias que forman parte del sexo, y puede ser muy divertida y placentera vivirla en la propia piel. Es una fantasía que ocupa una pequeña parte de todo lo que es el sexo, como lo es también tener sexo anal, hacerlo en un lugar público o introducirse en el BDSM. Sin embargo, es necesario señalar que no te estás perdiendo fuegos artificiales, una experiencia mística inolvidable o una conexión sexual mágica si no experimentas un orgasmo simultáneo. En el sexo hay muchísimos otros elementos que entran en juego: el autoconocimiento, la comunicación, el respeto, la atracción, el erotismo y la diversión. Lo que hará que tengáis ese brillo resplandeciente en la cara durante días será que estos elementos estén presentes en vuestras relaciones sexuales, no los orgasmos simultáneos.