Masturbarse con la copa menstrual

Masturbarse con la copa menstrual

¿Me puedo masturbar si llevo la copa puesta? 

Como seguramente bien sabes, el “autoplacer” es de las mejores cosas que existen y, además, tiene muchos beneficios tanto a nivel fisiológico como emocional, de autoconocimiento y de autocuidado. El placer sexual es completamente compatible con cualquier momento del ciclo menstrual (siempre que te apetezca, claro está). Por eso, ¡ni se te ocurra pensar que debes renunciar a la masturbación durante la menstruación! En esta ocasión venimos a hablar sobre masturbarse con la copa menstrual. 

La copa es uno de los productos de higiene menstrual más sostenible, duradero y muchas personas menstruantes lo consideran extremadamente cómodo. Y, por supuesto, aunque la copa esté en la vagina, eso no quiere decir que no puedas masturbarte o tener sexo con otra persona (siempre que no sea con coito). Obviamente, hay que tener un par de cosas en cuenta, pero no te preocupes: aquí te lo contamos todo. 

¿Sabías que...?

¡Los orgasmos son analgésicos naturales! Aparte de ser súper placentero, el orgasmo también es una fuente inagotable de endorfinas que actúan como analgésicos naturales y pueden aliviar los dolores menstruales. ¡E incluso las cefaleas! Por eso, muchas personas se masturban cuando tienen la regla y alguna que otra molestia. Si tu dolor va más allá de una simple molestia, te recomendamos realizar una exploración médica detallada para descartar otras complicaciones. 

Prueba otros tipos de estimulación 

¡El placer no se limita a la penetración! De hecho, ¿sabías que la vagina es mucho más sensible en el primer tercio, ya que es donde más terminaciones nerviosas existen? Hay otras partes de la vulva y zonas erógenas que puedes explorar... 

  • Estimulación del clítoris: el clítoris es la zona erógena más sensible del cuerpo de las personas con vulva y cuenta con más de 8000 terminaciones nerviosas... ¡así que por supuesto que hay que aprovecharlo! Sin embargo, te recomendamos darle un poco de juego a la cosa (y verás cómo mejora la experiencia): no vayas directamente al grano, recréate y acaricia otras partes de tu vulva y de tu cuerpo antes de ir a por la joya de la corona. 

¡A jugar!

Entre los juguetes con los que estimular el clítoris mientras llevas la copa menstrual, por supuesto no podía faltar nuestro queridísimo succionador de clítoris Mambo, que estimula progresivamente el clítoris sin contacto directo y que hará que te olvides del periodo, de la copa, ¡y de todo lo demás! Además, si eres más de vibración que de succión, Dolby es un vibrador que se adapta a la perfección al clítoris y es una auténtica máquina de placer. 

  • Estimulación anal y perianal: el ano y el perineo son zonas erógenas que, a pesar de ser muy placenteras, se olvidan muy fácilmente. Con ayuda de un poco de lubricante, puedes masajear el perineo y acceder a la entrada del ano: solo con estimular esta zona y acariciarla en círculos, será más que suficiente. 

¡A jugar! 

Confía en un especialista del placer trasero, el vibrador anal Max. Ponte a cuatro patas o túmbate e introduce el juguete bien lubricado (con lubricante a base de agua) y activa su vibración para una estimulación progresiva e intensa.

  •  Pezones y pechos: ¿crees que aprovechas todo el potencial de los pechos? Tienen mucho que ofrecer y puedes hacer mucho más que tocarlos. En esta zona hay muchísimas terminaciones nerviosas y si las estimulas bien y durante un rato, activan las mismas áreas del cerebro que cuando estimulamos los genitales. Por eso, hay que darles la importancia que se merecen. 

¡A jugar! 

Es el momento perfecto para poner en marcha las vibraciones, que siempre tienen un sitio en lo que al placer se refiere. Prueba a incorporar a Ivo o a Neo Plus en esta estimulación... te aseguramos que no te arrepentirás. Además, una vez terminada la estimulación de los pechos, puedes usarlos para estimular otras partes del cuerpo. 

  • Dale una vuelta al ritmo y a la postura: una buena opción para ir subiendo la excitación de manera progresiva es estimular la vulva por capas (¡como si fuera una cebolla!); puedes empezar estimulándola por encima del pantalón, después ir hacia la ropa interior y finalmente entrar en contacto con la piel... Además, también puedes probar a cambiar de posición: masturbarse siempre mirando al techo puede llegar a ser un poco repetitivo, ¿no? ¡Dale al coco y échale imaginación! 

Lubricación 

Es importante tener en cuenta que, al tener la copa puesta en el canal de la vagina, es posible que notemos menos lubricación. Por eso, procura tener a mano un lubricante a base de agua, o a base de silicona si te vas a masturbar en la ducha (además, si te da apuro manchar o tener alguna pérdida de sangre, ¡la ducha es la mejor opción!). 

Ahora sí, si usas lubricantes o estimulantes, te recomendamos que, al acabar de masturbarte, te saques la copa para limpiarla y secarla para después volverla a colocar en su sitio. De esta manera evitarás que el producto pueda quedar adherido a la copa.  

¿Sabías que...? 

Según un estudio de The Journal of Sexual Medicine sobre el papel del lubricante en el placer sexual de la mujer, el uso de lubricante con base de agua o con base de silicona se asocia a mayores niveles de placer y satisfacción sexual tanto para la masturbación como para el sexo pene-vulva. 

Algunas dudas que pueden surgirte con respecto a la copa menstrual... 

  • ¿Cuándo puedo empezar a usar la copa menstrual? La copa menstrual es recomendable para todas las edades a partir de la primera regla. Aunque, en caso de sufrir alguna patología o enfermedad vaginal deberías acudir a tu especialista de ginecología.  
  • ¿Puedo tener sexo con la copa menstrual? Durante la regla mucha gente suele renunciar al sexo por pudor o vergüenza. Con la copa menstrual la vulva queda libre de sangre y puedes jugar con la estimulación externa, sexo oral, sexo anal...   
  • ¿Puedo usar la copa menstrual después del parto? Es normal que las primeras reglas después del parto sean muy intensas. Ya sea por parto natural o cesárea, se suele realizar una revisión médica de la vagina 6 semanas después del parto. Los especialistas sabrán valorar si puedes volver a usar la copa menstrual o si es recomendable esperar.  
  • ¿Puedo dormir con la copa menstrual? Sí, puedes llevar la copa puesta mientras duermes sin preocupaciones. Se adapta perfectamente a tus paredes vaginales, así que no mancharás aunque estés tumbadx... ¡se acabó el dejar las sábanas perdidas! 
  • ¿Tengo que sacarme la copa menstrual para hacer pis? No, la copa se coloca en el canal de la vagina, que no tiene nada que ver con el canal por el que sale el pis (la uretra). 
  • ¿La copa menstrual evita el embarazo? La copa menstrual no evita el embarazo ni te protege de posibles infecciones de transmisión sexual (ITS)… ¡usa protección siempre! 

 

 

La masturbación, los orgasmos y, en definitiva, el placer, no deben quedar relegados a un segundo plano cuando estamos menstruando: siéntete libre de explorar tu sexualidad en todas las etapas del ciclo menstrual y sigue estos consejillos para una masturbación de 10. 

Regresar al blog