¿Te ha pasado alguna vez que te han dado un azote bastante fuerte y, muy lejos de enfadarte, has acabado queriendo más? ¿Por qué?

Hay una manera científica de explicarlo y lo haremos de la forma más sencilla: la dopamina (la hormona del bienestar y felicidad) se libera cuando tenemos mucho placer y, también, cuando nos sometemos al dolor. Entonces, esto quiere decir que hay una barrera muy fina entre el placer y el dolor.

azote friends

Después de darle una oportunidad al BDSM no podrás parar

En esto se centra el BDSM. Se trata de conocer nuevas formas de disfrutar de manera sexual a través de ataduras, azotes, roles de dominación y sumisión, mordiscos, castigos...

Y, en este artículo, aprenderás a sacarle partido a una de las siglas del BDSM: la B de bondage. Es una práctica erótica que consiste en inmovilizar a la pareja usando cuerdas, telas, corbatas, esposas... Aquí, el juego del placer está en la vulnerabilidad de la persona sumisa, en la presión de las cuerdas y su roce con zonas... picantonas. A continuación, conocerás lo que necesitas para amarrar bien a tu pareja sexual.

[lead-capture]

¿Qué necesito para practicarlo?

  • Seguridad: lo primero es lo primero y, antes de aventurarte a atar, debes tener muy en cuenta qué cosas debes hacer y qué cosas no:
    • No ates muy fuerte las cuerdas.
    • Nada de atar el cuello.
    • Ten unas tijeras a mano por si la persona que está atada se agobia y quiere parar.
    • Ten una palabra clave para parar el juego. Es decir, si se pronuncia “ornitorrinco”, por ejemplo, el juego se para ¡DE INMEDIATO!
    • No realices suspensiones si no tienes experiencia.
    • Vigila el tiempo que la persona está atada en una misma postura... Podrías hacerle un daño no deseado.
  • Cuerdas: ahora sí, ya tienes todo el tema de seguridad controlado, ¡es hora de comenzar! Hazte con unas cuerdas para atar o que te aten ;)
    • Lo ideal es que sean largas, pero no demasiado... Es decir, de 3-5 metros para que no se acaben enredando entre ellas.
    • Que tengan 5-8 mm de ancho. Si son muy anchas, se te será más difícil manejarlas y hacer nudos con ellas.
    • Puedes escoger el material que prefieras. Entre fibras naturales o sintéticas. Lo que debes de tener en cuenta es la textura: si quieres que sean suaves o más bien ásperas.
    • Antifaz: Sí sí, puedes practicar el bondage sin un antifaz, pero... ¿y lo que mola privarle la vista a tu pareja mientras está atad@ a tu merced? Os recomendamos este antifaz de satén para hacer vuestros juegos mucho más picantes.

    ¡Manos a los nudos!

    Ahora que ya sabes qué necesitas para jugar, es hora de aprender cómo inmovilizar a tu pareja. Te explicamos cómo hacer el nudo conocido como 'As de guía' para que te adentres en este mundo del bondage:

    1. Toma la cuerda a unos 40 cm de la punta y haz un aro, pasando el lado corto por delante.

    nudo as de guia
    2. Luego pasa la punta de la cuerda por dentro del aro (entrando desde detrás) y haz que salga por delante.
    nudo as de guia
    3. Pasa la punta por detrás del lado largo.
    nudo as de guia
    4. Gira la punta, entra por el aro y.. voilà! Nudo hecho, sumis@ atad@.
    nudo as de guia

      Vídeo resumen sobre cómo iniciarse en BDSM

      ...

      Esperamos que hayas aprendido mucho, que hayas tomado nota y, ahora, ¡a amarraros!