Cómo recuperar el deseo sexual después de la quimio

Cómo recuperar el deseo sexual después de la quimio

No renuncies al sexo después del cáncer

¿Has pasado por un tratamiento de quimioterapia? ¿Le ha pasado a tu pareja? ¿O conoces a alguien que haya pasado por ello? Te lo explicamos todo sobre la sexualidad después de la quimio.

Como es lógico, la principal preocupación después de haber pasado por la quimioterapia es la recuperación, por lo que, probablemente, le prestamos menos atención a todo lo relacionado con la sexualidad. Puede que sientas que no eres capaz de recuperar tu deseo sexual o, lo que es peor, que directamente renuncies al sexo, ¡pero la sexualidad es una parte fundamental de la vida!

Te daremos algunos trucos para estimular tu mente, tu cuerpo y también hablaremos del papel de tu pareja (si la tienes) en el sexo después de la quimio.

 

Date tiempo para recuperar el deseo, sin prisa pero sin pausa

Después de pasar por un tratamiento de este tipo, tener ganas de recuperar tu deseo sexual será fundamental. Aun así, no debes caer en el error de esperar a que este aparezca inmediatamente después de terminar la quimioterapia.

Presta atención a tu deseo, pero sin obsesionarte, ya que si fuerzas algo sin estar preparadx y sale mal, te creará frustración. Así que, escúchate y espera a estar listx para disfrutar de las prácticas sexuales.

Para hacerlo bien, primero es importante consultar a tu médicx o enfermerx cuándo se supone que tu cuerpo estará preparado para volver a tener relaciones sexuales y qué precauciones debes tener en cuenta según el tipo de cáncer que hayas sufrido.

Si a nivel emocional te está costando reconciliarte con tu sexualidad no dudes en trabajarlo con un profesional de la psicología/sexología

Persona con vulva, entrena tu vagina

Después de mucho tiempo sin tener relaciones sexuales, tu vagina no estará para fiestas. Así que, uno de los pasos más importantes es recuperar y conseguir que tu vagina vuelva a su estado para que te sea más fácil volver a jugar. Hacerlo a solas te será más cómodo porque tú sabrás dónde está tu límite y puedes ir más allá si te sientes preparadx.

Para dilatar, te irá muy bien trabajar tu suelo pélvico con los ejercicios Kegel (puedes descargarte nuestra guía gratuita de ejercicios Kegel y el uso de bolas chinas, solo con tu email). 

Aprovecha cada pequeña estimulación para recuperar el deseo sexual

Puede ser que lo que antes te excitaba, ahora no sea suficiente. Además de los cambios físicos y psicológicos por los que has pasado, has dejado el sexo de lado y ahora sientes que estás “desentrenad@”. Así que es normal que te cueste excitarte como lo hacías antes. Pero tenemos las claves para que vuelvas a sentir pasión por el sexo. Toma nota:

  • Investigar tu “nuevo” cuerpo es un primer paso clave. Es decir, toca tu piel y tus zonas erógenas, conoce dónde te molesta y dónde te gusta tocarte como si fueras unx adolescente que empieza a sentir curiosidad por su cuerpo.
  • Ayúdate jugando con la bala vibradora Neo, que es capaz de estimular cualquier parte de tu cuerpo con su pequeño tamaño y sus distintos niveles de potencia.
  • Lencería sexy: ponerte ropa interior atractiva te ayudará a ponerte en situación y te hará sentir sexy. Parece algo muy básico, pero verás cómo te ayuda a entrar en materia.
  • Películas y libros eróticos: la mente tiene mucho poder sobre tu cuerpo, más de lo que te imaginas. Déjate llevar por relatos eróticos que exciten tu mente y sin darte cuenta también lo hará tu cuerpo.
  • Mensajes excitantes: si tienes pareja, empieza una conversación picante con ella a distancia para encender la llama del deseo y poner tu mente a tope. Cuando os veáis, vuestros cuerpos estarán muy arriba y preparados para pasar a la acción.
  • Actividades de mindfulness: como decimos, la mente tiene mucha fuerza. Juega con tus sentidos como te proponemos en este artículo ‘Mindfulness y sexo: ¿funcionan juntos?'.
  • Prueba cosas nuevas: en el sexo, la imaginación es el único límite. Productos como las esposas, látigos o juguetes anales te ayudarán a tener sexo de una manera distinta y muy excitante. No te cierres puertas, nunca sabes lo que te espera detrás.

El papel de tu pareja (si la tienes) en el sexo después de pasar por quimioterapia

Después de haber descubierto dónde están tus límites y lo que te gusta a solas, compártelo con tu pareja y, aunque al principio os cueste encajar y parezca que es vuestra primera vez juntxs, veréis que con la práctica os entenderéis mejor. No os estanquéis en la penetración, probad con todo tipo de sexo: masajes eróticos, besos apasionados por todo el cuerpo, sexo oral, dominar a tu pareja en la cama, jugar a tener roles, juguetes para parejas… ¡No tenéis excusa para no divertiros!

Y si ves que te cuesta llegar al orgasmo no seas impaciente, date tiempo.

...

La recuperación de tu sexualidad está en tus manos y, como pasa con la menopausia, después de la quimioterapia la sexualidad NO se extingue. Recuperar el sexo hará que te sientas mejor en todos los aspectos de tu vida.

 

 

Regresar al blog