Slow Sex

Slow Sex

El movimiento Slow life como contraposición al vertiginoso ritmo de vida

En este artículo descubrirás qué es y de dónde viene el movimiento del Slow Sex, sus beneficios y los pasos para practicarlo y disfrutarlo.

¿Qué es el Slow Sex?

El Slow Sex responde a la necesidad de vivir el sexo desde una perspectiva más consciente, que nos permita vivir el momento y disfrutar de las sensaciones sin presiones ni expectativas.

El término slow life surge por a raíz del movimiento slow food, que fue acuñado en Italia por el sociólogo Carlo Petrini. Petrini promueve este estilo de vida como respuesta al vertiginoso aumento del número de establecimientos de comida rápida en Roma.

Esta tendencia se ha extendido a más aspectos de la vida para que aprendamos a vivir de una manera más consciente y pausada.

Imperativo orgásmico

El imperativo orgásmico es la asunción de que todas las personas tienen que llegar al orgasmo cuando tienen relaciones sexuales. Esta imposición puede impedirnos centrarnos en el momento y dejarnos llevar por el placer.

Vive el presente olvidándote de las expectativas, los juicios, los deseos y, sobre todo, no te obsesiones con el orgasmo como finalidad última.

Disfruta el recorrido: este es el cambio de mentalidad que necesitas para disfrutar plenamente del sexo, en su conjunto y totalidad.

El mindfulness es una forma de meditación que se centra en disfrutar más y mejor del Ahora. El mindful sex aplica esta técnica a la práctica sexual.

Beneficios del Slow Sex

El Slow sex tiene múltiples beneficios: disfrutarás más de tus relaciones sexuales, conocerás mejor tu cuerpo y el de tu pareja sexual, descubrirás nuevas sensaciones, conectarás con tu cuerpo y con el momento y aprenderás más sobre tu placer.

Pasos para disfrutar del Slow Sex

Por eso, para disfrutar de todos los beneficios que te puede brindar el Slow sex, prueba a poner en práctica los siguientes puntos:

Fuera prisas

La prisa es una de las peores aliadas del deseo, ya que nos hace pensar en lo que tenemos que hacer después y nos limita a la hora de disfrutar del momento.

Fuera distracciones

Procura que no haya factores que desvíen vuestra atención del placer.

Pon todos los medios necesarios para estimular tus sentidos

Esto te ayudará a conectar con el presente.


Céntrate en la respiración

Centrarte en tu propia respiración o en la de tu pareja sexual te ayudará a centrarte en el presente.

Aumenta la excitación de manera progresiva

No tengas la penetración como meta. Ir cambiando de postura y de prácticas os ayudará a mantener la atención.

Comunicación

La comunicación es esencial para hacerle saber a nuestra pareja qué nos gusta y así mantenernos excitadxs en todo momento.

Siempre puedes recurrir a nuestro retardante de la eyaculación, para que puedas sentirlo todo... durante más tiempo.


El Slow Sex te permitirá disfrutar del sexo de una manera mucho más intensa y sana... ¿a qué esperas para ponerlo en práctica?
Regresar al blog