El orgasmo es siempre el mismo: ¡lo que cambia es la forma de provocarlo!

Muchas personas con vulva piensan que tienen un gran defecto de fábrica, porque todo el mundo, desde programas de TV, películas de cine e incluso prestigiosos profesionales como Sigmund Freud, nos han hecho creer que las personas con vulva pueden tener dos tipos de orgasmos: el clitorial y el vaginal.

Si prestamos atención a nuestra anatomía, dejaremos de preguntarnos cómo tener un orgasmo vaginal, si es posible ser solamente clitorianas, y de forzarnos a tener un orgasmo solamente con estimulación vaginal… ¡Lo que nos librará de muchas frustraciones!

Según diversos estudios, el 76% de las personas con vulva necesitan la estimulación del clítoris para llegar al orgasmo.

De todas formas, muchas veces la necesidad de llegar al orgasmo no nos deja disfrutar de las relaciones sexuales, ¡si te centras en disfrutar, tus experiencias serán mucho más satisfactorias!

Entremos en materia sobre el famoso orgasmo vaginal

Lo primero que debes saber es que el orgasmo es solo uno. Esta creencia se vio reforzada cuando el padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, afirmó en su libro Tres ensayos sobre la teoría sexual que los “orgasmos vaginales” sustituían a los “orgasmos clitoriales” en las mujeres adultas y que, si una mujer era incapaz de llegar al orgasmo mediante la estimulación vaginal, era una “inmadura”.

Lo que a Freud no le contó nadie es que el orgasmo está en la cabeza y que este se puede conseguir estimulando distintas zonas erógenas del cuerpo: desde el clítoris, hasta el ano o una oreja…

Importancia del clítoris en la ecuación del orgasmo

Aunque estimulando cualquier zona erógena del cuerpo podemos llegar a tener un orgasmo, el clítoris sigue siendo el único órgano del placer en las personas con vulva: y es que cuenta con 10.000 terminaciones nerviosas. Pero, probablemente, lo que conozcas del clítoris sea solamente la punta del iceberg.

Este pequeño gran órgano no es tan pequeño como te imaginas: el clítoris es diferente según la persona, y puede medir hasta 12 centímetros de largo. En realidad, cuando estimulamos la zona G, estamos estimulando el clítoris interno. Por eso, aunque realmente no sea un orgasmo vaginal, hay personas que pueden llegar al orgasmo estimulando la vagina (al final en la zona del cérvix).

¿Cómo conseguir un orgasmo?

Bien, ahora que ya sabes toda la verdad, es hora de conocer algunos trucos. Lo cierto es que, cuanto más excitación, más placer sentirás:

Céntrate en disfrutar

Céntrate en disfrutar lo que está sucediendo en cada momento. La cabeza tiene una gran influencia en el placer, así que, si te obsesionas en conseguir el orgasmo, en realidad, te estás alejando cada vez más.

Ejercicios Kegel

Los ejercicios Kegel ayudan a fortalecer el suelo pélvico, que son los músculos que sostienen los genitales... ¡cuanto más ejercitados los tengas, más disfrutarás de las relaciones sexuales! La estimulación de la zona G será mayor y podrás disfrutar orgasmos de hasta 15 segundos. Si quieres saber más, te dejamos la guía gratuita de los ejercicios Kegel y las bolas chinas.

Fantasías

Desempolva tus fantasías: indaga un poco en tus placeres más ocultos y no tengas miedo de pedir... Piensa que a tu pareja le encantará saber qué está pasando por tu cabeza.

Clítoris

Estimula el clítoris de todas las formas posibles: deja de preocuparte por cómo tienes el orgasmo y descubre distintas formas de conseguirlo... ¡Prueba a estimular tu clítoris a través de la zona G!

Intensifica las sensaciones

Si estás disfrutando de la penetración, puedes ayudarte con...

  • Prueba a sentir nuevas sensaciones y potencia el placer con este estimulante orgásmico gracias a su extracto de pimienta cayena. Su extracto de pimienta cayena favorece la circulación sanguínea hacia el clítoris y el glande.
  • Con el estimulante vibrador líquido de Platanomelón no hay espacio para el aburrimiento. Experimentarás orgasmos de otro nivel gracias a la excitación que conseguirás.
  • Y si necesitas el complemento perfecto durante la penetración, puedes recurrir al potente pero discreto succionador de clítoris Mambo...

¡Pues ya lo sabes! Orgasmo solo hay uno, y el clírotis te ayudará a alcanzarlo para ver las estrellas.