Muchas mujeres y personas con vagina pensamos – o hemos llegado a pensar – que tenemos un gran defecto de fábrica, porque todo el mundo (literalmente TODO EL MUNDO); desde programas de TV, películas de cine e incluso prestigiosos profesionales como Sigmund Freud; nos han hecho creer que las personas con vagina pueden tener dos tipos de orgasmos: el clitorial y el vaginal; y se ve que este último debería ser la bomba.

Y ahí estamos la gran mayoría intentando ignorar nuestra anatomía, preguntándonos cómo tener un orgasmo vaginal, si es posible ser solamente clitorianas, forzándonos a tener un orgasmo solamente con estimulación vaginal… Y, tras muchos intentos (fallidos), nos frustramos y llegamos a pensar que estamos mal hechas.

 

 

Porque a ver, se dice una mujer/persona con vagina cualquiera, “Si estoy sana, disfruto de la vida sexual, y soy activa sexualmente… ¿qué tengo de malo para no poder llegar al orgasmo vaginal?” Pues… ¡NO TENEMOS NADA MALO! Lo primero que debemos hacer es dejar de martirizarnos por no llegar al orgasmo tal y como nos lo pintan en las películas, que todo eso es ficción. De hecho, según diversos estudios, el 76% de las mujeres y personas con vagina necesitamos la estimulación del clítoris para llegar al orgasmo.

 

Entremos en materia sobre el famoso orgasmo vaginal

Lo primero que debes saber es que el orgasmo es solo uno. Sí. Deja de distinguir entre orgasmo clitorial u orgasmo vaginal porque solamente existe un tipo de orgasmo. Todo este problemón se acentuó cuando el padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, afirmó en su libro Tres ensayos sobre la teoría sexual que los “orgasmos vaginales” sustituían a los “orgasmos clitoriales” en las mujeres adultas y que, si una mujer era incapaz de llegar al orgasmo mediante la estimulación vaginal, era una “inmadura”.

Lo que a Freud no le contó nadie es que el orgasmo está en la cabeza y que este se puede conseguir estimulando distintas zonas erógenas del cuerpo: desde el clítoris, hasta el ano o una oreja…

 

El famosísimo Sigmund Freud

 

Y, como ejemplo, tenemos el testimonio de muchas personas con discapacidades que han conseguido llegar al clímax sin tener ninguna (o muy poca) sensibilidad en los genitales. Ell@s nos han demostrado que una oreja, un buen beso en el cuello y las caricias adecuadas son la chispa suficiente para hacernos estallar de placer en un orgasmo. Nos han demostrado que nuestra cabeza ¡es quien tiene el poder de hacernos estallar!

 

Importancia del clítoris en la ecuación del orgasmo

Aunque estimulando cualquier zona erógena del cuerpo podemos llegar a tener un orgasmo, el clítoris sigue siendo el único órgano del placer en las mujeres/personas con vagina, de hecho, es su única función conocida. Y, no en vano. Son 8.000 terminaciones nerviosas dedicadas solo al gustirrinín. Pero, probablemente, lo que conozcas del clítoris sea solamente la punta del iceberg.

 

Damas y caballeros: el clítoris

 

Este pequeño gran órgano es el encargado del placer femenino. De hecho, no es tan pequeño como te imaginas: el clítoris puede medir hasta 10 centímetros de largo; increíble, ¿no? En realidad, cuando estimulamos la zona G o el ano, estamos estimulando partes internas del clítoris. Por eso, es falso afirmar que existe el “orgasmo vaginal” porque, cuando se trata de la estimulación de los genitales femeninos, es difícil excluir al clítoris del ejercicio.

Pero, como ya hemos mencionado anteriormente, el clímax está en la cabeza y hay muchísimos puntos de placer repartidos por todo el cuerpo, listos para ser estimulados.

 

¿Cómo conseguir un orgasmo?

Bien, ahora que ya sabes toda la verdad, es hora de conocer algunos trucos. Lo cierto es que, cuanto más excitación, más placer sentirás y menos estarás preocupándote sobre el orgasmo vaginal, no vaginal y todas estas cosas. Así que, para conseguir estar al 100%, te recomendamos:

 

1. Deja de darle vueltas a tu cabeza: céntrate en disfrutar lo que está sucediendo en cada momento. La cabeza tiene una gran influencia en el placer, así que, si te obsesionas en conseguir el orgasmo vaginal, en realidad, te estás alejando cada vez más.

 

2. Benefíciate de los ejercicios Kegel: seguramente has oído hablar sobre estos ejercicios, pero poco sobre los grandes beneficios que tienen en tu sexualidad. Los ejercicios Kegel ayudan a fortalecer el suelo pélvico y, en materia sexual, un suelo pélvico bien ejercitado nos permite “apretar” a nuestra pareja (si tiene pene), lo que hace que nos sintamos más llen@s y que aumente la estimulación con la zona G o a disfrutar orgasmos de ¡hasta 15 segundos! Si quieres saber más, te dejamos la guía gratuita de los ejercicios Kegel y las bolas chinas.

guia descarga gratuita ejercicios kegel bolas chinas

Guía GRATUITA de ejercicios Kegel y bolas chinas - DESCARGA ❯

 

3. Desempolva tus fantasías y ¡disfrútalas!: seguramente nunca te habías planteado que te encantaría, por ejemplo, que te ataran en la cama o que te regalaran un erótico masaje genital… Indaga un poco en tus placeres más ocultos y no tengas miedo de pedir... Piensa que a tu pareja le encantará saber qué está pasando por tu cabeza 😏

 

4. Aventúrate a estimular el clítoris de todas las formas posibles: al fin y al cabo, si estimulas la zona G, estarás estimulando el clítoris, ¿no? Deja de preocuparte por cómo tienes el orgasmo y descubre distintas formas de conseguirlo: estimula tu clítoris a través de la zona G, jugueteando con el ano o dándole caricias por la parte externa.

 

5. Y si estás disfrutando de la penetración y quieres ayudar a intensificar las sensaciones para que tu cabeza esté siempre en el juego y la excitación no disminuya, puedes ayudarte con unas cremitas estimulantes y juguetitos que no te defraudarán:

 

    • Si quieres disfrutar de más placer en la zona G, prueba la crema estimulante Lluvia de amor. Un par de gotitas en tu zona G y las sensaciones serán más intensas… Tu zona G estará supersensible y tú disfrutarás mucho más.

Crema estimulante para tu zona G - VER MÁS ❯

    • Si quieres ayudarte a sentir mucho más en el clítoris, pon un par de gotas de la Crema dragón y no podrás pensar en otra cosa que no sea en el placer. Tiene un efecto frío/calor que te atrapará y te pondrá a 100.

Crema estimulante efecto calor frío

Crema estimulante efecto frío/calor - VER MÁS ❯

    • Y si necesitas el complemento perfecto durante la penetración, puedes recurrir al potente pero discreto masajeador de clítoris: Diva. Tratará a tu clítoris justo como lo necesitas para estallar de placer mientras disfrutas en pareja, ya sea con o sin penetración.

masajeador de clitoris diva

Diva está diseñada para darle los mejores cariñitos a tu clítoris - VER MÁS ❯