¿Te apetece experimentar nuevas sensaciones con tu pareja?

Un accesorio ideal para romper con la monotonía es, sin duda, el antifaz Shhhh... de Bijoux Indiscrets con el que hoy te proponemos 10 juegos eróticos de alto voltaje.

Un complemento discreto y muy sensual especialmente creado para privar del sentido de la visión a tu amante y aumentar exponencialmente su sensibilidad al tacto, el olfato, el oído y el gusto. Perfecto para volver la mirada hacia dentro y percibirse de manera más libre, o para tomar el mando y experimentar la excitante sensación de poder que se despierta al ver los nuevos efectos que se pueden crear en la pareja con el antifaz.

Contáis con aliados como el factor sorpresa y de inhibición que, durante los juegos, dispararán vuestra imaginación hasta los momentos de clímax más inolvidables. ¡Win-Win!

10 juegos eróticos con antifaz

1) ¡Siente el poder! Un juego de decisión y liberación:



Toma el poder y, al mismo tiempo, otórgaselo a tu pareja al proponerle una experiencia erótica con un antifaz o venda de ojos.
Un juego que empieza en el momento justo en el que la pareja decide quién de las dos personas vendará los ojos a la otra. Esta decisión tiene como base vuestra confianza mutua. Del cielo a lo terrenal, de la decisión a la liberación. ¿Quién se atreve a qué? Seguro que con la propia propuesta de juego y la consiguiente deliberación sentiréis un cosquilleo de ideas y deseos comienzan de inmediato a abrazar la experiencia.

2) ¡Un viaje de anticipación! En la proposición comienza el juego:

Vendar los ojos a tu pareja es también una oportunidad de poder contemplarla en toda su gloria, de poder sorprenderla y excitaros desde nuevas perspectivas, de atreveros a ir más allá de lo habitual. Por eso, es recomendable invitar a atar o colocar el antifaz con delicadeza a la otra persona, dedicándole tiempo y cariño al propio acto. Debes de tener muy en cuenta que la venda de ojos supone en sí un juego de anticipación, pues el amante que lo lleve tratará de adivinar lo que pasará a continuación. ¡Cualquier variación o cambio de ritmo puede suponer un estímulo increíble!

3) ¡Cómete a tu pareja! Añade nuevos sabores a la relación:

¡Lame, come y saborea a tu pareja, invitándola al festín más sexy! Ya sea con golosinas, nata, frutas exóticas, un buen vino o vuestro postre favorito. Aprovecha que tu amante no puede ver para deleitaros y compartir los bocados más exquisitos. Cubriendo su cuerpo de Pintura Corporal de Bijoux Indiscrets o proponiéndole sexo oral con un lubricante comestible y tan rico como los Toko Aroma.

4) ¡Sensaciones inolvidables! Seda, cuero y deseo:


Despierta el sentido del tacto con nuevas texturas y sensaciones sobre la piel de tu amante, utilizando una pluma o incluso una fusta. Con ellos podrás realizar un sensual y original masaje a tu pareja. Un masaje a través del cual recorrer todo su cuerpo hasta ponerle la piel de gallina y llevarlo a nuevos rumbos del placer. Alternando los ritmos y trazando pequeños recorridos circulares a lo largo de sus extremidades, pecho, trasero y zonas erógenas. Ya sea con un accesorio de seda, de metal o de cuero, estos materiales logran crear maravillosas sensaciones de placer. ¡Atrévete, valiente!

5) ¡Fuego! El masaje más sensorial:


Antes de ponerle el antifaz a tu amante enciende una Vela de Masaje
. No le digas para qué es y, mientras su delicioso aroma embriaga vuestros sentidos y se escucha el crepitar del fuego, deja que su cera se convierta en un aterciopelado y nutritivo aceite de masaje. A los 20 minutos ya estará listo para verter sobre el cuerpo de tu pareja y comenzar un sensual masaje. Pues, como solo tú sabrás, el aceite de estas velas nunca quema la piel. Ideal para otorgar una aromática y cálida sensación de placer a las caricias más excitantes y sorprendentes.

[lead-capture]

6) ¡Shhh! Durante un relajante baño o spa:


¡No todos los juegos eróticos tienen por qué suceder en la cama! Utiliza el antifaz para relajarte y disfrutar de un burbujeante baño o spa en pareja. Dejando de lado tu visión exterior para gozar de tu cuerpo desde el bienestar y la fantasía más puros.

7) ¡A tu lado! Descúbrete sin cohibirte:


Muchas personas fantaseamos con el acto de contemplar a nuestro amante dándose placer a sí mism@ pero luego nos cohibimos al pedírselo, o en el momento de hacerlo realidad.
Por eso, el antifaz o la venda de ojos puede ser un buen accesorio para sacarnos la timidez de encima y dar rienda suelta a esta experiencia tan sexy. Porque, al no poder ver o que nos vean, las inhibiciones se van y rompemos con esos tabúes que, una vez superados, pueden dar lugar a momentos de lo más excitantes.

8) ¡Despierta su lira! Música y lectura erótica:


Crea una Playlist, o elige una de las que hemos creado nosotr@s, y despierta los sentimientos más profundos de tu pareja al ponerle el antifaz y darle al play, sorprendiéndola con recuerdos musicales, melodías y vuestras letras favoritas
. El antifaz es ideal para invitar a gozar todavía más del sentido auditivo, y no solo a través de la música sino también leyéndole fragmentos de libros eróticos que apreciéis o hasta un texto que le hayas escrito y desees leerle mientras no pueda verte pero sí escuchar tu voz. ¡Siente el poder de la sugestión!

9) ¡Sorpresa! Véndale los ojos en...:

Los antifaces y vendas de ojos tienen la ventaja de ser muy discretos y fáciles de transportar por lo que son un complemento estupendo para llevar de viaje. Así, un juego muy sensorial para disfrutar en pareja es el de invitarla a experimentar con la venda durante una escapada romántica, ya sea en la playa, junto a un lago o en la montaña, invitándola a sentir la naturaleza desde otra perspectiva más sensual. Porque no es lo mismo daros un beso en la playa que besaros junto al sonido del mar.

10) ¡No te muevas! Un toque extra de restricción:


Si la venda de ojos le priva de visión, ¿por qué no privarle también de sus movimientos?
Dale un toque extra al juego y añade unas esposas a tan excitante experiencia, inmovilizando sus manos para una sensación de complicidad y confianza aún más profunda y excitante entre amb@s. Para disfrutar de vuestras fantasías más ocultas con la libertad que los juegos de restricción otorgan en la intimidad. ¡Tan apasionante que os sorprenderá!

Shhhh... ¡el amor es ciego!