La masturbación es una gran herramienta de autoconocimiento... ¡y también para descubrir el placer en pareja! 

Masturbarse es una de las vías más rápidas, eficaces (¡y placenteras!) de conocer nuestro placer. Y el caso es que, cuando mantenemos relaciones sexuales, no solo debemos centrarnos en el placer propio, sino también en el ajeno. Además, hacer disfrutar a nuestra pareja sexual potenciará también nuestra propia excitación y hará que la experiencia sea satisfactoria para ambxs... ¡lo que hará que aumente el deseo y nos den ganas de repetir! 

La masturbación es una gran oportunidad para guiar a la pareja por nuestros puntos de placer y que descubra cuáles son los ritmos y movimientos que nos llevan a poner los ojos en blanco. 

Beneficios de la masturbación 

¿Sabías que masturbarse, aparte de ser suuuuperplacentero, tiene beneficios tanto físicos como psíquicos? Además, se ha demostrado que las personas que practican la masturbación desde temprana edad disfrutan más de sus relaciones sexuales. 

Beneficios físicos 

  • Mejora el sistema cardiovascular: el corazón se refuerza, ya que late más fuerte y bombea sangre y oxígeno a todos los tejidos del cuerpo gracias a la excitación sexual. 
  • Mantiene en funcionamiento de los órganos genitales y del suelo pélvico gracias a la erección, las contracciones provocadas por el orgasmo, y la lubricación. 
  • Fortalece el sistema inmune: la masturbación ayuda a mejorar nuestras defensas y, por tanto, a prevenir infecciones.  
  • Ayuda a aliviar los dolores menstruales y las cefaleas: tiene efectos analgésicos que ayudan a suavizar el dolor... ¡nunca una medicina fue tan placentera! 
  • Ayuda a conciliar el sueño y reduce el estrés: las endorfinas que se liberan después del orgasmo nos ayudan a sentimos más relajadxs y, por tanto, a dormir. 

Beneficios psíquicos 

  • Autoconocimiento: masturbarnos nos da información sobre qué y cómo nos gusta. 
  • Nos ayuda a entender cómo funciona nuestra respuesta sexual: es decir, cómo nos excitamos, en qué punto llegamos al orgasmo, cómo es el periodo refractario...
  • Mejorar nuestra autoestima sexual: conocernos nos ayuda a valorar más nuestro potencial erótico y nuestra sexualidad, tanto a solas como en pareja. 
  • Nos hace sentir más felices: el autoerotismo produce las mismas sustancias en el cerebro que realizar actividades que nos gustan. Además, durante la masturbación segregamos dopamina, lo que nos induce a un estado de bienestar. 

Beneficios de la masturbación en pareja 

Solo sabiendo lo que nos gusta podremos comunicarle a nuestra pareja cómo es nuestro placer... ¿Y qué mejor manera de hacerlo que guiándola a través de la masturbación? ¡Esta práctica puede reportarnos muuuchos beneficios! 

  • Fomenta la comunicación con la pareja sexual: la masturbación en pareja nos da la oportunidad de enseñarle nuestros puntos de placer y cómo nos gusta que nos estimulen. 
  • Promueve el deseo sexual: enseñar a nuestra pareja sexual cómo nos gusta que nos estimulen hará que nuestras experiencias sean más satisfactorias y, cuanto más placer sintamos, más ganas tendremos de repetir. 
  • Amplía el imaginario erótico: las fantasías son la gasolina de nuestra sexualidad y recurrir a ellas durante la masturbación es una buena forma de darle chispa a nuestra mente y a nuestras relaciones sexuales. 
  • Extiende el repertorio erótico: masturbarse de forma distinta, como por ejemplo en pareja, ayuda a descubrir nuevas sensaciones y formas de disfrutar. 
  • Ayuda a equilibrar las necesidades sexuales de la pareja: es muy complicado que nuestro deseo y el de nuestra pareja vayan de la mano, por lo que la masturbación puede ayudar a regular los tiempos y dar respuesta a las necesidades personales. 

Masturbación en pareja con juguetes eróticos 

 

¡Donde caben dos, caben tres (o cuatro, o cinco...)! Los juguetes sexuales potencian todos estos beneficios gracias a sus múltiples formas de estimulación (y es que hay para todos los gustos...). Complementar la masturbación tradicional con juguetes eróticos ayuda a descubrir nuevas sensaciones, vivir experiencias diversas y romper con la monotonía. Así que, si todavía no has probado estas joyitas... ¿A qué esperas? 

Para vulva: Mambo. 

Para pene: Zumba. 

 

 

Descubrirse a solas y en pareja es esencial para disfrutar de las experiencias sexuales por todo lo alto. Ahora que conoces los beneficios de masturbarse en pareja, ya no hay excusa, así que... ¡manos (y juguetes) a la obra!