Es un tema un tanto delicado y complicado, porque no debe ser muy agradable para las personas con pene pensar en un cuchillo que se les acerca a su preciado tesoro a rebanarles un trocito... ¡No, no!

La circuncisión es una operación en la que el prepucio (extensión de piel que recubre el glande) se retira del pene. Es un ritual muy común en las culturas judía e islámica, aunque también se ha popularizado en los países occidentales debido a que es más fácil mantener el glande limpio si no hay un capuchón que lo cubra. Esta cirugía es necesaria en caso de fimosis, que es la dificultad para retraer la piel del prepucio.

pene circuncidado huyendo cuchillo

Pues bien, alrededor de este tema hay muchas, muchísimas opiniones. Pero hablemos de la circuncisión. ¿Realmente hay diferencia entre un pene circuncidado y uno que no lo está?

1. Higiene

En cierto modo, es más fácil mantener limpio un pene circuncidado que uno que no lo esté. Esto se debe a que justo debajo del prepucio hay unas glándulas que segregan una sustancia aceitosa que, si no se limpia correctamente, puede juntarse con las células de piel muerta y generar esmegma, una sustancia blanquecina parecida al requesón que puede producir diversas infecciones o enfermedades graves. Al tener prepucio, es más difícil (pero no imposible) eliminar el esmegma de manera correcta. En cambio, si el pene está circuncidado es mucho más difícil que se produzca esta sustancia y, si aparece, es más fácil de limpiar.

2. Comodidad para practicar sexo oral

Según algunas personas, practicar sexo oral con un pene circuncidado puede llegar a ser más cómodo, ya que no tienen que preocuparse de apartar el prepucio cada vez que decide volver a su posición. Pero también hay quienes opinan que este puede ser de gran ayuda para dar una estimulación extra al glande... Así que, para gustos, los colores ¿no?

3. La apariencia

Esta es una diferencia un poco obvia pero únicamente estética. Y muy, pero que muy pocas personas le dan una importancia real al respecto de sus compañeros en reposo.

pene circuncidado saludando

¿Es una necesidad médica o pura estética?

Es algo estético si se lleva a cabo porque la persona cree que su pene no tiene un aspecto bonito por el exceso de piel. Aun así, si el prepucio baja sin problemas y no presiona durante la erección, no se considera fimosis y no se debe realizar un tratamiento médico. Solo existe diagnóstico de fimosis cuando la piel del prepucio presiona mucho el cuerpo del pene al bajarla, si no es posible descubrir el glande o si es muy difícil volver a cubrir el pene al retirarla. Si se presenta alguno de estos síntomas, es necesario acudir al urólogo para que valore el caso y proponga el tratamiento más adecuado.

Sexo después de la circuncisión

Para tener relaciones sexuales después de esta operación, primero hay que esperar a que se caigan los puntos o a que sean retirados en la consulta médica. Normalmente se caen solos entre 7 y 35 días tras la operación. Después se pueden mantener relaciones sexuales con total normalidad.

Cuando el glande ya no está recubierto por la piel de prepucio, que tiene la función de capa protectora, este es más sensible. Muchas personas circuncidadas aseguran presentar en el glande mayor sensibilidad y mayor excitación sexual después de la operación.

Cuando pasa un tiempo desde la cirugía, muchas aseguran lo contrario, que al tener el glande al descubierto la piel se desensibiliza un poco. Sin embargo, esto no tiene por qué ser algo malo, ya que les permite adquirir más control sobre la eyaculación y el orgasmo.

Sea como sea (circuncidado o no) un juguetito que seguro le encantará a tu compi de juegos es un masturbador masculino como el de la foto. Le hará experimentar sensaciones diferentes y placenteras... ¡La mejor manera de consentir a tu pareja!

masturbador masculino pene huevo tenga

Sea como sea, el huevo Tenga os hará disfrutar VER MÁS ❯

...

Y si quieres conocer cuáles son los rincones más sensibles de este compañero y cómo estimularlos, te dejamos este artículo con todo lo que necesitas saber.