Conceptos básicos para conocer mejor el mundo del pene 

Vemos penes por todas partes: en las puertas de los váteres del cole, de las discotecas, en el templo de Bután dedicado a este miembro, en la serie Brooklyn Nine-Nine, donde un vándalo pinta pollicas en los coches de la policía, incluso el famoso pintor y grafitero neoyorquino, Keith Haring, dedicó una serie de dibujos al pene en la ciudad americana. Un dibujo de pene se puede hacer de manera automática al margen de una libreta, puede ser un acto humorístico o incluso de vandalismo. 

Sin embargo, a pesar de verlo tan representado, ¿realmente sabes cómo funciona? ¿Cómo estimularlo? ¿O una cosa tan sencilla como… cómo limpiarlo? A continuación, te explicamos datos básicos y curiosidades sobre esta parte del cuerpo.

¿Qué es el pene?

El pene no es un músculo, sino que dentro de este hay unos cuerpos cavernosos y esponjosos que se llenan de sangre durante la excitación y hacen que se produzca la erección. La mayoría de los penes cambian mucho su tamaño durante la erección, los conocemos como “penes de sangre”; mientras que hay otros, los “penes de carne”, que varían poco del estado de reposo al erecto. 

pene erección

Tus mejores aliados: 

  • Ten siempre a mano un poco de lubricante para que todo fluya y no aparezcan rozaduras indeseadas.
  • Protégete siempre ante las ITS.
  • Para un extra de placer prueba con los plugs o cadenas anales.
  • Para salir de tu rutina de masturbación dale una oportunidad a los masturbadores de pene.

Tamaño

Hay tantos penes distintos como personas que tienen uno. No se puede generalizar ni en forma ni en tamaño. Hay diferentes tipos de pene, algunos más grandes, otros más pequeños o incluso curvos. No te compares con nadie, tu pene es el que es, y lo importante es aprender a disfrutarlo. 

Zonas erógenas del pene y cómo estimularlas 

El pene tiene muchas más zonas para estimular de las que puedes pensar: 

zonas erógenas pene estimulación

  • El glande: es la parte del pene donde se concentran la mayoría de las terminaciones nerviosas. También se conoce como “la puntita”, y estimularlo genera muchísimo placer. Prueba a hacer círculos sobre él con tu dedo índice para despertarlo.
  • El frenillo: es una membrana sensible con forma triangular que conecta el prepucio con el glande del pene. Detiene el prepucio para que no se baje demasiado cuando tienes una erección.
  • El prepucio: es esa piel que recubre el glande, y su finalidad es protegerlo de roces molestos. El prepucio actúa de la misma manera que el párpado en el ojo, su función es mantener el glande lubricado, protegerlo de infecciones y heridas y, por último, proporcionar placer durante el sexo.

¿Sabías qué?

La circuncisión es la operación que se le hace al pene para retirar el prepucio cuando no se puede hacer de forma manual o genera dolor, lo que se conoce como fimosis. Puedes masturbarte igual y sentir placer con o sin prepucio.

  • El tronco del pene: está formado por cuerpos cavernosos y esponjosos, que son lo que permite que se produzca una erección al sentir excitación. Para masturbarte, pon un poco de lubricante en el tronco del pene y desliza tu mano de arriba abajo con suavidad y un ritmo lento. 
  • Los testículos: los testículos son los eternos olvidados, ¡pero son capaces de proporcionarnos inmenso placer! Son los encargados de producir testosterona y espermatozoides. Cuando te excitas se llenan de sangre y se agrandan, igual que ocurre con el pene. Como sucede con otras partes del cuerpo, suelen ser asimétricos entre ellos. Pon un poco de lubricante y entretente un rato tocándolos, acariciándolos y jugando con ellos.
  • El escroto: es una bolsa de piel muy fina que sujeta los testículos. ¿Sabías que el escroto tiene un efecto termorregulador? En momentos de mucho calor, se estira para alejar los testículos del cuerpo y, en momentos de frío, se encoge para acercarlos al cuerpo. De esta forma regula su temperatura y se asegura así de mantener los espermatozoides con vida.
  • El perineo: es la zona entre los testículos y el ano. Aunque no lo parezca, es una parte muy sensible de los órganos sexuales, y tocarla mientras te masturbas puede generarte muchísimo placer. Puedes probar a presionarla suavemente antes de eyacular para tener orgasmos superpotentes.
  • Punto P: también conocido como próstata, está muy cerca del esfínter. Tiene una característica muy particular, está lleno de terminaciones nerviosas esperando a ser estimuladas. La próstata se hincha con la excitación y es la encargada de producir el líquido seminal que se expulsa cuando se eyacula.  

Mastúrbate 

Al masturbarse no solo obtenemos placer, sino que generamos sustancias (como la dopamina y la serotonina) en nuestro cerebro que mejoran nuestro bienestar y hacen que nos sintamos felices. Además, sirve para autoexplorarse, conocerse y disfrutar más de las relaciones sexuales. Hay muchas maneras de masturbarse, cada persona tiene la suya, pero siempre se puede innovar y descubrir cosas nuevas como:      

Beneficios de la masturbación para el pene

  • Mejora el sistema cardiovascular: el corazón late más fuerte y bombea sangre y oxígeno a todos los tejidos del cuerpo.
  • Mantiene en funcionamiento el pene: la erección indica que todo está funcionando correctamente.
  • Previene el cáncer de próstata: se ha demostrado que alrededor de 20 eyaculaciones al mes pueden reducir el riesgo de padecer cáncer de próstata.
  • Ayuda a aliviar los dolores de cabeza: la masturbación tiene efectos analgésicos que ayudan a suavizar el dolor y a mejorar el sistema inmunológico.
  • Ayuda a conciliar el sueño: descargar tensiones es crucial a la hora de dormir, y la masturbación es una buena herramienta para inducir el sueño.

Dale una vuelta a tu técnica de masturbación: 

Por defecto siempre nos masturbamos rápido y deprisa, como un acto de desfogue, pero ¿por qué ir al grano cuando puedes disfrutar del camino? 

  • Para pasarlo en grande estimula de manera progresiva, ve de menos a más, tanto en intensidad como en fuerza. 
  • Para jugar es importante elegir un momento de tranquilidad y relajación. ¡No tengas prisa! 
  • ¡Cuerpo y mente van de la mano! Si te estás tocando y piensas en la lista de la compra, ¡mal! Dale chispa a tu imaginación con tus propias fantasías eróticas... 
  • Al masturbar el pene es importante usar lubricante para evitar fricciones y ayudar al deslizamiento. ¡Lubrín está para lo que necesites!

Higiene

Tu pene se merece estar igual de limpio que tu piel, tu pelo o tu boca. No te olvides de él: 

A diario

Utiliza jabón de pH neutro, para respetar el pH de esta zona y evitar posibles infecciones e irritaciones. Empieza limpiando suavemente el glande y el prepucio. Desplaza hacia atrás el prepucio y frota esta zona con cuidado pero con ganas para eliminar el resto de secreciones. Sigue limpiando, el tronco y el vello de la parte superior. Después dirígete al escroto y limpia esta zona con cariño y dedicación. Por último, no olvides limpiar el área del perineo y el ano. Déjala para el final porque es la zona con más bacterias, y es mejor que no entren en contacto con las otras partes. Después de limpiar esta zona, limpia bien tu mano o la esponja que hayas utilizado.

Después de tener sexo

Para evitar infecciones, orina después de cualquier relación sexual. Te ayudará a eliminar esas bacterias (que se encuentran en nuestros cuerpos) adquiridas durante el acto sexual. 

Corte de pelo púbico

El vello púbico está ahí por una razón muy simple: proteger tus genitales. Y en ningún caso es sinónimo de suciedad. Tú decides cómo ves más guapos a tus genitales, si naturales, recortados o depilados. Si escoges esta última opción, mira bien que no quede ninguna impureza que pueda irritar tu piel.   

Prevención ante todo

¿Sabías que el cáncer en los testículos afecta al 1% de las personas con pene? Si se diagnostica en una fase temprana, hay un 100% de probabilidades de remisión. Las posibilidades de padecerlo aumentan si tienes un historial familiar con este tipo de enfermedad. Los síntomas incluyen la presencia de un pequeño bultito del tamaño de un guisante dentro del escroto (la bolsa que cubre los testículos), una sensación de peso en los testículos y/o dolor en la ingle. 

Lo primero de todo es conocer bien tu pene. Obsérvalo, explóralo y pálpalo regularmente. Aunque suene a obviedad, es la única manera de conocerlo como la palma de tu mano y ver si hay cambios en la forma, coloración, textura o tamaño, entre otras cosas. La autoexploración es tu mejor arma para que puedas prevenir lo antes posible cualquier infección o enfermedad, como el cáncer testicular. En caso de que tengas cualquier duda, acude a tu centro de salud y no te fíes de lo que puedas encontrar por internet.  

Cuida y aprende a conocer tu pene para tener una sexualidad más placentera, a solas o en compañía. Y que se te quede grabado: en la diversidad y el cuidado está el placer. Así que acepta tu pene tal y como es y… ¡a jugar!