La educación sexual es necesaria desde la infancia, simplemente habrá que adaptarla a la edad de nuestrxs peques

Los estudios nos demuestran que cuanta más educación sexual reciban, más facilidad tendrán para identificar conductas o situaciones de discriminación o abuso en un futuro. Es normal entrar en pánico cuando piensas en hablar de sexo con tus peques, porque a la gran mayoría no nos han enseñado cómo hacerlo. Por eso, en muchos casos, evitamos el tema o lo sacamos cuando ya es demasiado tarde. 

Además, la educación sexual es una forma maravillosa de potenciar su autoestima y su autoimagen, así como las relaciones sociales ligadas a la sexualidad. 

Sexualidad no es solo sexo

La sexualidad forma parte de la vida de las personas, es una dimensión más del ser humano que nos permite reproducirnos, comunicarnos y experimentar placer.

El sexo, en cambio, es la parte anatómica y fisiológica del asunto y está incluido dentro de la sexualidad. 

Cuando hablamos de sexualidad se incluyen aspectos tan amplios como las emociones, sentimientos, pensamientos y comportamientos. 

Y, por suerte, estos temas sí que acostumbramos a hablarlos con más frecuencia. De la misma manera que los educamos para que aprendan a comunicarse con el resto y a tener educación y respeto, debemos educar en sexualidad para mejorar sus habilidades sociales también en este aspecto. 

¿Cuándo hay que empezar a hablar de sexualidad? 

La educación sexual hay que abordarla desde la primera infancia, porque la sexualidad va a formar parte de todas las etapas de la vida de tus peques. Por lo tanto, cuanto antes empecemos, más fácil será que lo vivan de manera natural y se atrevan a preguntarnos sus dudas. 

Dándoles la información correcta desde bebés, estamos garantizando que tengan una relación sana con la sexualidad y más herramientas para entenderse y comprender lo que pasa en su entorno. Por supuesto, siempre adaptando esta conversación y las palabras que usemos a la edad que tiene nuestrx peque y su capacidad para comprenderlas. 

Para ello, hemos preparado una guía elaborada por especialistas en psicología, sexología y pedagogía adaptada a diferentes franjas de edad. Así tendrás todas las herramientas para iniciarte en la educación sexual de forma divertida y sin excusas. 

¿Qué les cuento sobre sexo? 

Para empezar a hablar de sexo, te proponemos aprovechar el tiempo en familia para educar en el conocimiento y cuidado de sus genitales. 

Identificarlos, conocerlos, cuidarlos y explorarlos ayudará a su desarrollo psicosexual y a construir una buena imagen corporal en el futuro. 

Esto te dará pie a perderle el miedo y la vergüenza a la educación sexual y abrirte para abarcar muchos más temas más adelante. 

¿Cómo hablo de genitales? 

Con las palabras correctas

Cuando hablamos del cuerpo, debemos intentar que aprendan sus partes para que se conozcan y puedan llamarlas por su nombre (los ojos, la nariz, la boca...). En cambio, ¿por qué cada parte de nuestro cuerpo tiene su nombre propio y para los genitales nos inventamos palabras? la cosita, la patata, la perla... ¡Los genitales tienen nombre propio, no hace falta usar metáforas ni diminutivos! 

Usar las palabras correctas (pene, vulva, pechos, etc.) ayuda a hacerles entender que sus genitales son partes igual de importantes que sus ojos o sus piernas y, sobre todo, que no son un tabú. De esta manera, ayudamos a que entiendan la importancia de cuidar sus genitales y protegerlos igual que cualquier otra parte de su cuerpo. 

Con naturalidad

Para que los peques tengan una buena relación con su sexualidad y en un futuro sientan confianza para contarnos sus dudas y problemas, es importante tratar la sexualidad de la misma manera que tratamos otros temas que afectan a su salud (como la nutrición o el deporte). 

Cuanta más educación sexual de calidad reciban, más herramientas tendrán para tomar buenas decisiones relacionadas con la sexualidad en un futuro. 

Con tranquilidad

¿Cuándo es un buen momento para hablar? Un buen momento es aquel en el que tenemos tranquilidad y serenidad y estamos felices. Es interesante abordar el tema a partir de juegos como los que encontrarás más adelante para que podamos combinar diversión y aprendizaje. 

Con confianza

Cuando hablas con tus peques de sexualidad es importante asegurarte de que lo han entendido y acabar con “¿Tienes alguna pregunta sobre esto?”, “Cuenta siempre conmigo para lo que quieras”. 

Siendo conscientes de que no somos especialistas

El hecho de no ser especialistas en sexualidad no nos impide poder educar a nuestros peques. Igual que no nos da vergüenza decirle que no sabemos resolver un problema de matemáticas, si no sabes una respuesta le puedes decir “Es una buena pregunta. Como no sé la respuesta, me informaré y te lo explicaré” o “¿Te parece si buscamos la respuesta?”. Es importante hablar de lo que sabemos y con un lenguaje adaptado al suyo. 

En familia

Es interesante poder compartir los juegos y aprendizajes con los progenitores y/o hermanos y hermanas. Aprovechad cuando todo el mundo esté en casa para encontrar un momento para reunirnos y jugar en familia. Los conocimientos de todos los miembros de la familia les aportarán otras realidades y entenderán que la sexualidad no es un tabú en casa.  

Aprender jugando 

El juego es una herramienta maravillosa para que conozcan y comprendan el mundo. Esto servirá como forma de entretenimiento y para que aprendan cosas nuevas sobre su cuerpo. 

Para ello, hemos preparado unos juegos descargables con instrucciones para diferentes franjas de edad para que paséis un buen momento en familia mientras descubrís los genitales. 

  • Entre 3 y 6 años 

¡Los genitales tienen nombre! 

El objetivo en estas edades es que aprendan a conocer su cuerpo llamando a cada cosa por su nombre. Para ello, hemos diseñado dos juegos con los que os entretendréis montando figuras con las diferentes partes del cuerpo y conociéndolo mediante pictogramas. 

Corta, pega... ¡Crea! – Link para descargar 

Aprende con el Pictograma – Link para descargar 

  • Entre 6 y 12 años 

¿Cómo son mis genitales? ¿Para qué sirven? 

El objetivo en estas edades es que aprendan las partes y las funciones de los genitales para que los conozcan igual que cualquier otra parte de su cuerpo. Para ello, hemos diseñado dos manualidades que les permitirán identificar las partes de la vulva y el pene. 

¡Construye tu propio comecocos! – Link para descargar 

¿Qué tal un poco de bricolaje? – Link para descargar 

  • A partir de 12 años 

¿Soy normal? 

El objetivo en estas edades es ayudar a que construyan una buena imagen corporal y autoestima, normalizando los cambios que van a producirse en su cuerpo. Para ello, hemos diseñado un calendario sobre el ciclo menstrual donde podréis aprender sus fases, así como una infografía con diferentes tipos de penes y vulvas para conocer y normalizar la diversidad genital. 

Todo lo que deberías saber sobre el ciclo menstrual – Link para descargar 

Descubre todos los secretos de... los genitales – Link para descargar 

 

... 

Esperamos que estos juegos hagan que os divirtáis en familia y podáis poner vuestro granito de arena en la educación sexual de tus peques.