Trucos para disfrutar más de tu pene según la forma que tenga

En Bután (un pequeño país situado en el Himalaya, con fronteras con China e India) tienen una especial devoción por los penes, con un santuario dedicado exclusivamente a este genital, el monasterio de Chimi Lhakhang, que fue construido en 1499 por Ngawang Choegyel y está decorado por penes de todas las formas. En este país esta representación se relaciona con la fertilidad.

Pero las pinturas de penes no se limitan al templo, sino que decoran muchas entradas de casas, ya que existe la creencia de que les brindan protección y el poder de la fecundidad. 

buthan penes

Si nos fijamos en estas pinturas nos damos cuenta de que en la diversidad está la riqueza y que, de la misma forma que no hay dos personas iguales, tampoco hay dos penes iguales. Por eso, queremos echar un vistazo más de cerca y descubrir cómo sacarles el máximo partido a cada uno.

Particularidades del pene

Recordemos que el pene no es un músculo, sino que dentro de este hay unos cuerpos cavernosos que se llenan de sangre durante la excitación y obran el “milagro” de hacer esta parte de la anatomía más consistente, lo que provoca la erección.

Existen dos tipos principales de pene: 

  • los penes de sangre: cambian mucho su tamaño para estar en plena forma.
  • los penes de carne: varían poco al pasar del estado de reposo al erecto. 

Cuando contemplas un pene en toda su extensión puedes pensar que todo él está plagado de terminaciones nerviosas. En realidad, no es así. Casi toda la sensibilidad se concentra en el glande (la punta o cabeza), más concretamente en el semicírculo que bordea el glande, así como en el meato (los pequeños labios en la punta). Otro lugar que resulta placentero —aunque no a todo el mundo le gusta por igual— es la zona baja del escroto (la bolsa que contiene los testículos) y, siguiendo el recorrido, el perineo (la zona entre el escroto y el ano). 

Las cuatro formas de pene más comunes

1. Pene de lápiz

pene lápiz forma pene tipo pene

Probablemente, esta es la forma de pene más común: es completamente recto y algo puntiagudo hacia el final. Lo bueno de este tipo de pene es que, al ser recto, estimula de la misma manera todas las partes erógenas de tu pareja y podrás disfrutarlo en 360 º. 

Consejo: Es un tipo de pene que se adapta a cualquier postura, aprovecha para introducir en el juego un juguete sexual o un extra de estimulación con las manos. 

2. Pene con curvatura

pene curvo tipo pene forma pene

Un pene con una leve curvatura es algo muy normal y, además, puede llegar a ser muy placentero. Si tu pareja tiene vulva, podrás estimular su zona G, y si tu pareja tiene pene, podrás estimular su punto P.

Consejo: Si tu pareja tiene vulva, la postura del misionero es tu mejor aliada. Podéis complementar la estimulación con un anillo vibrador. Si tu pareja tiene pene, prueba con la postura del perrito y masturba su pene a la vez que disfrutáis de la penetración. 

3. Pene piramidal

pene piramidal forma pene

Este tipo de pene empieza con una punta bastante finita y va aumentando su grosor hasta llegar a la base. Esto permite una penetración mucho más fácil y menos dolorosa, ya que se introduce primero la parte más estrecha. 

Consejo: Si a ambas personas os apetece, este tipo de pene es ideal para practicar sexo anal, ya que se adapta perfectamente a lo estrecha que es la puerta de atrás. Usa mucho lubricante y juega con solo la punta antes de profundizar. 

4. Pene champiñón

pene piramidal forma pene

La característica de este tipo de pene es que tiene el glande más ancho que el tronco. La circunferencia adicional en la punta ayuda a estimular las paredes vaginales o rectales, lo que dará un extra de placer, tanto a ti como a tu pareja.

Consejo: Este tipo de penes es perfecto para la felación. Tu pareja sentirá mucho más y a ti te será más fácil darle placer jugueteando con su glande.

...
 

Cada pene es un mundo, disfruta de las características del tuyo como se merece.