¿Cuál es el método qué más te encaja? ¿Son para ti? 

Nos gusta jugar, pasarlo bien, disfrutar de nuestra sexualidad, pero también hacerlo bien y sin sorpresas, ¿verdad? Si tienes la cabeza hecha un lío, no te preocupes, lo importante es que te informes y conozcas qué métodos anticonceptivos hormonales existen, es decir, métodos que previenen el embarazo. (Recuerda, estos métodos no te protegen de las infecciones de transmision sexual. Si quieres más información, puedes leer nuestro artículo sobre protección de ITS).

Te hemos preparado un pequeño resumen para que conozcas las diferentes opciones que existen: 

¿Qué son los anticonceptivos hormonales? 

La anticoncepción sirve, principalmente, para evitar el embarazo. Afortunadamente existen diferentes alternativas, para que se adapten lo mejor posible a tu estilo de vida. Todos tienen sus pros y sus contras, debes elegir cuál es más beneficioso para ti. Consulta siempre con tu ginecólogx, para que te explique las distintas opciones y cuál es la que mejor se adapta a tu cuerpo y necesidades. 

¿Cómo funcionan?

  • Inhibiendo la ovulación, es decir, evitan que cada ciclo menstrual el ovario madure un óvulo y, por lo tanto, no se puede producir un embarazo.  
  • Espesan el moco del cuello uterino, dificultando la entrada de los espermatozoides al útero.
  • El sangrado que se produce durante el uso de métodos anticonceptivos hormonales se le llama sangrado por deprivación, podría no haber sangrado y no pasaría nada, ya que no se ovula. 
  • Con todos los métodos hormonales, en cuanto se cesa su uso, se recupera la fertilidad sin problema (con algunos se tardará más o menos). 
  • Muchas veces son recomendados para reducir los dolores menstruales, síntomas de endometriosis, SOP (ovario poliquístico) y hirsutismo (vello en la cara)
  • Pueden generar efectos secundarios como una bajada de libido, aumentos de peso, inestabilidad emocional y sequedad vaginal, sobre todo, en los primeros meses.  

¿Cómo elegir un método anticonceptivo?

El mejor anticonceptivo siempre será el que mejor se adapte a tu estilo de vida y te permita utilizarlo de manera constante, correcta y bajo supervisión médica. Por eso, antes de plantearte usar el método que mejor te conviene, tienes que conocerte y tener en cuenta tu situación personal. Estas preguntas pueden ayudarte: 

  • ¿Me encuentro en una relación donde hay un acuerdo de exclusividad sexual? En ese caso, ¿las personas implicadas nos hemos hecho pruebas de ITS y hemos dado negativo?
  • ¿Quiero una anticoncepción hormonal o prefiero no hormonarme? 
  • ¿Si decido tomar un anticonceptivo hormonal, interfiere en alguna medicación o problema médico que pueda tener?
  • ¿Quiero un método anticonceptivo a corto plazo o de larga duración? 
  • ¿Soy una persona más bien olvidadiza o me adhiero con facilidad a rutinas?
  • ¿Tengo reglas muy dolorosas? 
  • ¿Tengo mucho acné? 
  • ¿Fumo? (Fumar cigarrillos aumenta el riesgo de sufrir efectos secundarios graves a causa de los anticonceptivos orales). 

¿Qué métodos anticonceptivos hormonales existen? 

Para que tengas las ideas un poco más claras visualmente te hemos preparado una tabla donde se presentan las distintas opciones que existen en temas de anticonceptivos hormonales, porque sí, existe un mundo más allá de la píldora:

pros y contras píldora anticonceptivapros y contras anillo vaginalparche anticonceptivo como usarlopros y contras DIU hormonal anticonceptivopros y contras implante hormonal anticonceptivoinyección hormonal anticonceptivos

La pastilla del día después 

Es un método de anticoncepción de urgencia, en ningún caso la debes de tomar de manera regular, únicamente si tienes un susto de una noche (relación pene-vagina sin uso de preservativo o que se haya roto). Es una pastilla que produce bastantes efectos adversos, siendo muy invasiva, y alteraciones importantes en el ciclo menstrual. El tratamiento consiste en tomarte 1 pastilla lo antes posible después de la relación sexual (penetración pene-vagina), lo mejor es hacerlo en las 24 horas posteriores a la situación de riesgo. Si tienes cualquier duda, infórmate en el centro médico más cercano. 

...

Recuerda: más que malos o buenos sistemas de protección, hay malas y buenas formas de usarlos. ¡Anímate a conocerlos todos y encontrar el ideal para ti! Lo que es válido para una persona no tiene por qué serlo para otra. Y si debes confiar en alguien… que sea en profesionales de la salud. ¿Quién mejor para ayudarte a decidir?