Sexo con altura

Sexo con altura

Te traemos las posturas perfectas para que disfrutes del sexo por todo lo alto 

Si eres de esas personas que o bien tiene que agacharse o bien ponerse de puntillas para besar a su pareja... ¡este artículo es perfecto para ti! Está claro que la altura no es un impedimento para el amor, y por supuesto para el sexo, ¡y es que tumbadxs, todxs medimos lo mismo! (aunque también traemos truquillos si lo de tumbarse no es lo tuyo...). 

Sin embargo, tampoco podemos negar que hay ciertas posturas que se complican cuando las personas implicadas tienen una altura muy dispar. Pero esto no es malo: no nos cansamos de repetir que cada cuerpo es un mundo y que lo ideal es conocerse para saber lo que le viene bien al tuyo y lo que os viene bien como pareja sexual.  

Por eso, es muy importante mantener abierto el canal de la comunicación, lo que os permitirá expresar lo que os gusta y lo que no y las posturas en las que os sentís más cómodxs  y que se adaptan a vuestra medida. Con este Kamasutra podrás disfrutar del sexo, como dice Rosalía, ¡con altura! 

Trucos para cuando hay diferentes alturas

Además de haber ciertas posturas más cómodas para la diferencia de altura, también hay una serie de truquillos que puedes aplicar en tus prácticas sexuales y que seguro que te facilitarán disfrutar al máximo de la experiencia: 

  • En el caso de la penetración, tanto si estás arriba como abajo, se puede usar un cojín debajo de las caderas para levantarlas. 
  • Columpio sexual o agarres en el techo o paredes. 
  • Usar apoyos como escaleras, muebles o encimeras puede resultar de lo más útil... ¡y de lo más excitante! 
  • Si la persona más bajita se coloca arriba, el acople de la penetración será bastante más fácil. 
  • Aunque estas condiciones no hacen muy fácil la postura del 69, si lo queréis intentar sí o sí podéis hacer lo siguiente: la persona más alta deberá curvarse mucho para llegar a los genitales de su pareja sexual, o bien coger a la otra persona en brazos del revés, como si estuviera haciendo el pino. 

La “L” 

Es una postura muy íntima que genera sensaciones intensas. Una de las dos personas se tumba sobre una mesa con las piernas en alto rodeando la cintura de la pareja. La persona que permanece de pie tiene control total y libertad de movimientos. Es una postura muy placentera para ambxs y la altura de cada unx se puede regular ya sea con cojines bajo las caderas o con un taburete bajo los pies. Además, la persona tumbada puede colocarse bocarriba o bocabajo en función de lo que prefiera estimular... 

La cucharita 

Es una postura muy cómoda para cuando ambxs sentís cierto cansancio pero seguís queriendo más y más. Tumbadxs de lado, una de las personas se coloca detrás de la pareja sexual, de manera que la penetración, si la hay, va dirigida hacia la zona. Además, tiene vía libre para estimular los pezones, el pene, o la zona del clítoris con los dedos. Con la diferencia de altura, lo ideal es que la “cucharita pequeña” vaya delante y la “grande” detrás. 

Flautista

En esta posición, una de las dos personas se acuesta cómodamente bocarriba con las piernas abiertas mientras la pareja sexual se arrodilla de frente para hacerle sexo oral, teniendo el control del ritmo y la intensidad. Además, quien está haciendo el sexo oral tiene las manos libres para seguir estimulando los testículos, el ano o los pechos de la pareja. ¡Esta postura no entiende de alturas! 

El vaivén 

Es una postura muy cómoda para ambxs. Una de las dos personas se sienta en la cama o en el suelo con las piernas estiradas y la pareja encima, cara a cara. La primera toma a la pareja por la cintura acercándola y alejándola. Esta postura permite una penetración bastante profunda. Probad diferentes variantes colocando almohadas bajo la pelvis para regular la altura. El contacto visual es el ingrediente estrella, ¡nada más excitante que ver a tu pareja gozando! 

El barco de vela 

Una de las dos personas se tumba en la cama y dobla ligeramente las piernas. La pareja se sienta encima dándole la espalda, teniendo acceso a la vulva, al perineo o al ano. De esta manera se puede estimular la zona P o la zona G de ambxs, ya sea con penetración o con los dedos. Una almohada bajo la pelvis de la persona penetrada hace más accesible, cómoda y excitante la experiencia. 

El desatascador 

Esta postura es una variante de “El perrito” pero de pie, lo que la hace muy versátil para practicar en casi cualquier parte... Una de las personas se sitúa detrás de la pareja para penetrarla. El espejo y la posición le permitirán tener un control total de la escena. ¡Y no olvides que tenéis las manos libres para seguir tocándoos! Si la persona más bajita se sube a una banqueta, ¡todo será mucho más fácil! 

Suspendidxs 

La persona más alta se situará de pie y sujetará a su pareja sexual por las nalgas de tal forma que quede suspendida en el aire. La persona suspendida podrá colocar sus piernas alrededor de la cintura de su compañerx. Esperamos que estéis en forma porque esta postura es complicada de mantener durante mucho tiempo (y si no es así, siempre podéis haceros con un columpio sexual). 

 

Pues ya sabes que ni siquiera la altura es un obstáculo para el sexo... así que ya no hay excusa: ¡a tener orgasmos por todo lo alto! 

 

 

Regresar al blog