5 trucos para practicar el dirty talk y no morirte de vergüenza

“Amo ser tu juguete, y cada uno de tus besos. Amo mi autorretrato, cuando me reflejo en tu espejo. Amo tu piel en mis labios, amo que esta canción esté escrita con tópicos de enamorados”. Esta es tan solo una estrofa de la canción Amo de León Benavente con Eva Amaral, en la que describen todas esas cosas que aman de su pareja del momento. Parece fácil, ¿verdad? Sin embargo, no siempre lo es… ¿Alguna vez has intentado decir algo sexy, pero te has quedado sin palabras? ¿O has dicho algo un poco guarrete y te has muerto de la vergüenza? No te preocupes, porque no todo el mundo escribe canciones ni tiene el don de la palabra (eso se lo dejamos a lxs artistas). 

Lejos de hacer el ridículo, mencionar lo que te gustaría hacerle a tu pareja o que tu pareja te hiciese, de manera sensual, os pondrá a tono antes o durante vuestro encuentro sexual. Según el autor del libro Passionista, Ian Kerner: “Decir o escuchar frases calientes estimula la transmisión de la dopamina, que juega un gran rol en la excitación sexual”. 

Muchas veces, cuando pensamos en las técnicas para mejorar las relaciones sexuales, solemos pensar en el sexo oral, en posturas imposibles, en cumplir las fantasías de nuestra pareja... Sin embargo, no pensamos en el poder de las palabras. El dirty talk - o hablar sucio - es algo que pocas personas se han planteado que podría (y, de hecho, puede) mejorar la intimidad con su pareja.

A continuación, te dejamos 5 consejos para que practiques el dirty talk con tu pareja sexual: 

Dilo con tus palabras 

A no ser que estés en un juego de roles, no hace falta que finjas ser alguien que no eres. Si no utilizas tus palabras, es cuando pueden aflorar las inseguridades. La manera de sentir seguridad es encontrar tu propia voz en el dirty talk. Por ejemplo, no uses palabras que no te gustan o no trates de usar un lenguaje obsceno si eso no te va. Lo más importante aquí es la autenticidad. 

Practica a solas 

Para sentirte bien en el momento de verbalizar el dirty talk delante de otra persona lo mejor que puedes hacer es practicar a solas: 

  • Hacer una lista de palabras que te gustan y que no. ¿Te gustan las palabras descriptivas o eres más de metáforas? ¿Hay alguna palabra que te incomode? ¿Y alguna que te ponga a cien? dirty talk palabras
  • Tener una libreta con frases que te excitan. Si oyes en una canción, serie o película una frase que te gusta, apúntala. O si te viene la inspiración, también puedes apuntar frases propias que te hagan subir la libido.
  • Leer relatos eróticos. Una buena fuente de inspiración, y con un vocabulario mucho más amplio que el de una peli porno, son los relatos eróticos. Sácales partido e inspírate en ellos.

Recuerda que el dirty talk no es cuestión de faltaros el respeto, sino un juego que se incorpora antes o durante el sexo. Así que, si alguna palabra llega a ofenderte, díselo a tu pareja. Y como con cualquier práctica sexual antes de mandar un mensaje o decir algo subido de tono comprueba que estáis en la misma página. No hay nada que pueda ser más desagradable que recibir un mensaje sexual si no es recíproco. 

Por mensaje

Tienes una cita, estás conociendo a alguien o simplemente quieres encender un poco la llama de tu pareja y mandarle un mensaje algo subido de tono, pero no sabes ni por dónde empezar. Lánzate a crear frases cortas y sencillas usando palabras que te gusten (como te hemos explicado en el punto 2). Puedes estructurar la frase con un “Me gustaría que me hicieras…”, “Me gusta mucho cuando me tocas…” o una forma más compleja: “Me gusta mucho la forma en la que ___ mi ___”.

dirty talk como hacerlo

En la cama

Usar el dirty talk en la cama es una gran manera de aportar vitalidad al dormitorio: te mantiene presente en el aquí y el ahora, desarrolla la comunicación sexual con tu pareja, te conecta con tus sensaciones y te puede ayudar a subir la excitación. 

  • Puedes probar a decirle algo muy directo como “Quiero tu ___ en mi ___”. Pero, si eres principiante y quieres ir más... poco a poco, piensa en vuestra última noche y dile lo que te gustó más. Esto ayudará a crear el ambiente y le dará una pista muy directa a tu pareja de lo que te traes entre manos.
  • Pregúntale dónde quiere que le toques o dónde desea tocarte. De esta forma, si tu pareja es más experta en el arte de las frases calientes, se atreverá a hablar. 
  • Hazle saber que te gusta lo que está haciendo, proponle qué quieres que te haga o lo que te mueres por hacerle, prueba con sonidos (como los gemidos, suspiros, grititos...), confiésale alguna fantasía o algo nuevo que te apetezca probar.

Si no te sientes a gusto

Todo lo que te hemos contado te puede parecer muy bien, pero sigues sin sentirte a gusto con el dirty talk. Hay muchas más maneras de comunicar tus deseos sin necesidad de usar palabras explícitas, prueba a mandar a tu pareja: 

  • La letra de una canción que te excite.
  • Un párrafo de un libro que te haga fantasear.
  • Una escena de una peli o una serie que te gustaría reproducir. 
...

Hay muchas maneras de expresar tus deseos, sobre todo, recuerda que no tienes que sentir vergüenza por verbalizarlos. Dale rienda suelta a la creatividad, mima y excita, con palabras, a tu pareja. ¡Que disfrutes!