Guía de buenas prácticas para mandar y recibir mensajes subidos de tono

Hay un tipo de sexo especial, único… donde la distancia —escogida o forzada— no tiene por qué ser un impedimento, ¡puede ser una motivación extra para excitarse! El sexting (de sex + texting) a través de mensajes, fotos, audios o videollamadas puede ser MUY divertido. Se puede establecer un juego de roles, un cúmulo de sensaciones que hace vibrar a distancia a las personas que estén jugando. Montarte tu propia película puede hacer que todo sea más intenso, que se creen fantasías y se use la imaginación… ¿Te imaginas cuánto morbo cabe en una pantalla? 

Eso sí, siempre hay que tomar precauciones, porque la diversión puede acabar muy rápido si se comparten fotos, audios o vídeos con la persona equivocada, o si se guardan en el sitio incorrecto. No quieres que el sexting se convierta en tu peor pesadilla. Para que puedas disfrutar de una buena sesión de sexting sin presiones, sin miedos, con confianza y de la manera más segura, te hemos preparado una lista de trucos y consejos: 

¿Qué es el sexting? 

Empecemos por lo más básico: el sexting es un acrónimo inglés de las palabras sex y texting. Hace referencia a un intercambio de contenido digital, generalmente imágenes o mensajes, de carácter sexual a través de apps de mensajería que se hace de manera íntima entre dos o más personas. Es decir, que el sexting también es una práctica sexual, ¡las conversaciones subidas de tono también son sexo!

Apunte: sexting vs. sexpreading

El sexting es un juego consentido entre dos personas dentro de una burbuja de confianza. El sexpreading es cuando se rompe esa burbuja, se comparte y se hace difusión, sin el consentimiento de la otra persona, del contenido sexual que se ha enviado. Además, el sexpreading es un acto que comporta una triple violencia: 

  • Invasión de la intimidad de la víctima: la difusión de las imágenes de carácter sexual supone la exposición de la intimidad de esa persona sin que lo haya escogido.  
  • Rotura del pacto de confianza: el juego consentido pasa a ser una agresión. 
  • Creación de una violencia colectiva: una especie de castigo a la persona que ha enviado estas imágenes con la difusión a terceras personas, que la comparten con otras. La intimidad y el control sobre esa imagen se ha perdido por completo. Si recibes un vídeo de ese tipo, no lo difundas, si no, estarás participando en el sexpreading.

Reglas y trucos del juego del sexting

Consentimiento y respeto

Como venimos diciendo desde la introducción, este es el punto más importante para iniciarse en el sexting con alguien. Tenemos muy claro que el sexo debe ser consentido, ¿verdad? Pues el sexo a través de imágenes no es una excepción. Una foto subida de tono, de esas que se reciben pasadas las doce de la noche, puede ser un motivo de alegría. Pero no lo es si “la sorpresa” te llega por parte de alguien que no tiene nada que ver con tu vida o de una persona que conociste en su momento y elegiste dejar atrás. Hay pocas formas de bajar la libido de manera más rápida que una foto sexual inesperada y fuera de contexto. Para iniciarse en el sexting, como en toda relación, también debe estar consensuado. Recuerda: mejor preguntar antes de enviar. En las instrucciones no escritas del sexting aparece lo siguiente: “ASEGÚRATE DE QUE SEA CONSENTIDO”.

Quemar después de leer: 

Antes de empezar, es conveniente que hagáis un pacto de las reglas a seguir, que quede todo claro y que sea consensuado. Podéis establecer que borraréis todo el contenido una vez acabado el juego (tanto del teléfono como del ordenador o del historial). En caso de que os apetezca guardarlo, podéis recurrir a una carpeta oculta. De esta manera, si alguien te coge el teléfono, no tendrá ningún susto, y tú estarás mucho más tranqui enseñando las fotos de tus vacaciones. 

Escoge bien la plataforma

Antes de mandar cualquier cosa, escoge bien la plataforma por la que vas a enviar ese posado sexy, foto o vídeo. Hay aplicaciones, como Telegram, que te permiten mandar una foto que solo se ve durante unos segundos y no se puede descargar. Whatsapp ahora también tiene la opción de mandar fotos o vídeos que solo se pueden ver una vez (en este caso se podrían hacer pantallazos, así que ve con cuidado). Es tan sencillo como darle al 1 que aparece en la parte derecha de la barra de escribir cuando mandas una foto. Ahora te toca investigar qué app es la que más te conviene. 

La foto ideal

Prepara tu cámara, encuentra la pose en la que te sientas más a gusto, escoge una buena iluminación que resalte las partes de tu cuerpo que más te gusten y… ¡dispara! Además, piensa que el hecho de quedar bien en una foto resulta estimulante para la persona que recibe el regalo; pero, sobre todo, te hará sentirte mejor a ti. ¡Te hará sentir deseadx!

Trucos para que no te identifiquen: 

  • Hazte fotos de cuello para abajo, dejando tu cara fuera, o haz una foto en la que no se te reconozca del todo, con algún disfraz, atuendo divertido o lo que te inspire el momento. 
  • Evita exponer partes de tu cuerpo en las que tengas una marca especial o un tatuaje particular que ayuden a identificarte. 
  • Si mandas un vídeo, lo mejor es mandarlos sin sonido para que tu voz no se reconozca. Si te apetece añadir algo de sonido juega con los susurros, gemiditos o lo que te apetezca ese día.  

No tienes por qué ser Calderón de la Barca

Si no eres tan amante de las artes de la fotografía y te va más jugar con el arte de la palabra, no te preocupes, no tienes que saber de literatura para dominar las artes del dirty talk. No solo es lo que decimos, sino cómo lo decimos. La ventaja de un mensaje es que puedes tomarte tu tiempo para escribirlo, pensártelo y sacar tu lado más creativo. Se supone que tiene que ser algo divertido, así que no le des demasiadas vueltas. Si te encallas, puedes jugar con lo siguiente: lánzate a crear frases cortas y sencillas usando palabras que te gusten. Puedes estructurar la frase con un “Tengo un juguete nuevo con el que podemos jugar...”, “Me gusta mucho cuando me tocas…” o una forma más compleja: “Me gusta mucho la forma en la que ___ mi ___”.

dirty talk

Un remake a la altura

La fantasía se alimenta de recuerdos. Si tienes una pareja estable, con la que has vivido mil y una situaciones sensuales, podrás iniciar tu propio guion que recoja la mayoría de los capítulos del Kamasutra. “¿Recuerdas aquella vez que…?” será el inicio de una nueva aventura basada en algo ya vivido. El simple hecho de pensar en “aquella vez que…” ya te está dando ideas… El poder de los recuerdos.

Las preguntas también son sexys

Aunque hacer preguntas a veces puede cortar un poco, es la manera ideal de encender a tu pareja. ¿Qué le puedes preguntar? Aquí te dejamos algunas ideas: 

  • ¿Tienes alguna fantasía sexual? De esta manera podéis ir encendiendo la bombilla de la imaginación y, quién sabe, quizá llevar esa fantasía a la realidad en vuestro próximo ciberencuentro...
  • ¿Dónde quieres tocarme primero? Es una pregunta simple, sexy y que abre la puerta a una buena conversación subida de tono. 
  • ¿Quieres ser mi alarma mañana por la mañana? Alguna metáfora de este tipo te puede servir si quieres tener una noche tórrida con tu pareja pero no te atreves a decirlo de manera directa. 
  • Acabo de tener el mejor sueño erótico contigo. ¿Te lo cuento? Es una manera simple de pedir consentimiento y de avisar de que se viene algo subido de tono. Un 2x1 casi perfecto.
  • ¿Cuándo fue la última vez que pensaste en mí? Esta pregunta es perfecta para reavivar la llama en parejas.
  • ¿Recuerdas la vez que hicimos _______? Siguiendo la línea de la pregunta anterior, ayudará a volver a conectaros recordando momentos calientes que pasasteis juntos. 
  • ¿Te gustaría verme ahora mismo? Con esta pregunta, aparte de encender a la otra persona, también te aseguras de que quiere recibir una foto o vídeo tuyos. 

    Experimenta

    ¡Tú decides lo que quieres escribir y enviar! Para salir un poco de la rutina de vídeos, selfies y mensajes, ¿por qué no pruebas otras cosas más creativas?  

    • Incorpora notas de voz: el sexting va más allá de las palabras y las fotos. No tienen por qué ser palabras, pueden ser gemidos, el ruido de tu juguete sexual favorito o incluso la lectura de un relato erótico. El sonido es un gran aliado para encender el deseo sexual.
    • Usa imágenes eróticas que te inspiren: puedes usar vídeos, gifs o incluso alguna fotografía de tu artista favoritx. Pueden ir acompañados de alguna frase tipo… “Esto me ha hecho pensar en ti” o “Deberíamos probar algo así en nuestro próximo encuentro”. 
    • Abre tu mente a la gran amplitud de métodos de envío: no solo existe Whatsapp o Tinder para mandar un buen mensaje, foto o vídeo. Prueba con otras vías como: el mail, un sms, una carta, o un mensaje privado por RRSS. Experimenta, pero siempre con seguridad y consentimiento.

    Hazlo a tu manera

    Nuestro último consejo, el más básico de todos, es que hagas lo que hagas, sea con tu personalidad, tu voz y tu creatividad. Escoge tu lenguaje visual o las palabras que más te convengan y con las que estés más a gusto. Si no te sientes cómodx diciéndolo de forma muy explícita, juega con las metáforas, y viceversa. Ve paso a paso y encuentra tu camino. Busca ejemplos y hazlos tuyos. 

    ...

    Y recuerda, tú tienes el protagonismo y el control. Puedes incorporar lo que desees y compartirlo con quien quieras (pero que sea de confianza). No temas a dónde te pueden llevar tus fantasías, ya que solo estás jugando un rol diferente. Es un buen comienzo para explorar ideas que podrás llevar a cabo, si quieres, más adelante en vivo, en directo… y en carne.